Ti­cos tra­ba­jan más pe­ro sin ser muy pro­duc­ti­vos

En Cos­ta Ri­ca se la­bo­ra, en pro­me­dio, 2.230 ho­ras al año mien­tras que en Ale­ma­nia, 1.371

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - An­drea Ro­drí­guez Val­ver­de an­drea.rodriguez@el­fi­nan­cie­rocr.com Da­niel Sa­la­zar Mu­ri­llo da­niel.sa­la­zar@el­fi­nan­cie­rocr.com

Cos­ta Ri­ca de­ci­dió com­pa­rar­se en las gran­des li­gas y los re­sul­ta­dos no son alen­ta­do­res.

Un úl­ti­mo in­for­me emi­ti­do por la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) evi­den­ció que el país destaca, por de­ba­jo de Mé­xi­co, co­mo una de las na­cio­nes don­de se re­por­tan las ma­yo­res can­ti­da­des de ho­ras la­bo­ra­das por tra­ba­ja­dor anual­men­te, en­tre los paí­ses que in­te­gran la en­ti­dad.

La ci­fra pa­ra Cos­ta Ri­ca, des­de que se lle­van re­por­tes, vie­ne –ade­más– en sos­te­ni­do as­cen­so des­de el 2013. El da­to, por sí so­lo, atur­de pe­ro no no­quea.

Es cuan­do se su­ma el in­gre­dien­te de pro­duc­ti­vi­dad don­de los re­sul­ta­dos de OCDE se vuel­ven mu­cho más preo­cu­pan­tes, la ten­den­cia in­ter­na­cio­nal in­di­ca que tra­ba­jar más no sue­le ser un si­nó­ni­mo de pro­du­cir más.

De acuer­do The Con­fe­ren­ce Board, pa­ra el 2015 un tra­ba­ja­dor cos­ta­rri­cen­se, ge­ne­ra­ba en pro­me­dio lo equivalente a $14 por ho­ra, cuan­do nues­tro par la­ti­noa­me­ri­cano, Chi­le, por ejem­plo re­por­ta­ba unos $27.

Un Có­di­go de Tra­ba­jo rí­gi­do y pro­tec­cio­nis­ta, una com­pe­ti­ti­vi­dad país en aprie­tos y una cul­tu­ra en don­de “el que más tra­ba­ja es el que lo ha­ce me­jor”, sa­len al pa­so de las po­si­bles cau­sas que ex­pli­ca­rían ese com­por­ta­mien­to.

Las con­se­cuen­cias: em­plea­dos des­gas­ta­dos y em­pre­sas al fi­lo de la crea­ti­vi­dad pa­ra re­ver­tir la ten­den­cia.

La com­pa­ra­ción de la OCDE lle­ga en mo­men­tos cuan­do Cos­ta Ri­ca tra­ba­ja con­tra re­loj pa­ra con­ver­tir­se en miem­bro ofi­cial del fo­ro in­ter­na­cio­nal.

Re­sul­ta­dos co­mo dar­dos

De 38 paí­ses ana­li­za­dos, Cos­ta Ri­ca y Mé­xi­co se en­cuen­tran a la ca­be­za de las na­cio­nes que en 2015 los tra­ba­ja­do­res la­bo­ran más ho­ras por año, 2.230 y 2.246 , res­pec­ti­va­men­te, se­gún sus pro­pias me­di­cio­nes.

Se tra­ta ade­más, de un nú­me­ro que le va­le ubi­car­se por en­ci­ma del pro­me­dio de to­dos los paí­ses que in­te­gran la OCDE.

Los da­tos se con­tra­po­nen a na­cio­nes más desa­rro­lla­das, co­mo el ca­so de Ale­ma­nia, don­de el pro­me­dio se re­du­ce a 1.371 pa­ra el mis­mo periodo de aná­li­sis.

La en­ti­dad con se­de en Pa­rís ad­vier­te que los da­tos es­tán des­ti­na­dos a com­pa­ra­cio­nes de tendencias a lo lar­go del tiem­po y no a aná­li­sis ver­ti­ca­les pa­ra la com­pa­ra­ción en­tre las na­cio­nes, a cau­sa de las di­fe­ren­cias en­tre las fuen­tes y los mé­to­dos de cálcu­lo de ca­da país.

La or­ga­ni­za­ción pre­ci­sa, ade­más, que los da­tos apor­ta­dos son el re­sul­ta­do del to­tal de ho­ras tra­ba­ja­das por año, di­vi­di­dos por el nú­me­ro pro­me­dio de per­so­nas en el em­pleo.

To­man­do en cuen­ta esas pre­ci­sio­nes, nues­tro país re­por­ta una ten­den­cia al al­za en la can­ti­dad de ho­ras la­bo­ra­das des­de el 2013.

Cau­sas y afec­ta­cio­nes

Va­rias son las ra­zo­nes que ex­pli­can el com­por­ta­mien­to lo­cal.

En un pri­mer tér­mino, lo cul­tu­ral pa­sa la fac­tu­ra y cen­su­ra las bue­nas prác­ti­cas fo­rá­neas.

“En Cos­ta Ri­ca pen­sa­mos que si no ve­mos al tra­ba­ja­dor en sus pues­tos de tra­ba­jo per­de­mos el con­trol y, pa­ra el país, el tiem­po es una me­di­da de pro­duc­ti­vi­dad”, sos­tie­ne Adria­na Al­fa­ro, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Gru­po Deh­vi.

Si hi­la­mos más fino, en el Có­di­go de Tra­ba­jo y la mis­ma Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca po­dría es­tar la res­pues­ta. Una ri­gi­dez des­de las jor­na­das la­bo­ra­les lo ejem­pli­fi­ca.

En otras le­gis­la­cio­nes se anua­li­za la jor­na­da la­bo­ral, por ejem­plo, exis­te la po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer un má­xi­mo de ho­ras la­bo­ra­les por año, en lu­gar de se­ma­na­les. Una vez que se su­pera ese lí­mi­te se em­pie­zan a con­ta­bi­li­zar las ho­ras ex­tras. En Cos­ta Ri­ca ni si quie­ra se dis­cu­te es­ta op­ción.

“Te­ne­mos que cum­plir con lo rí­gi­do de las jor­na­das or­di­na­rias má­xi­mas. Si se quie­re ne­go­ciar otra for­ma en­ton­ces nos en­con­tra­mos con la li­mi­ta­ción que in­di­ca el Có­di­go”, co­men­ta Paola Gu­tie­rrez, abo­ga­da la­bo­ra­lis­ta.

Por otra par­te, exis­te un es­ce­na­rio com­ple­jo en com­pe­ti­ti­vi­dad país: ex­ce­so de trá­mi­tes y has­ta el caos vial, se su­ma a los ingredientes de una re­ce­ta in­efi­cien­te.

Co­mo res­pues­ta, las fir­mas pro­cu­ran ale­jar­se del com­por­ta­mien­to país y adop­tan prác­ti­cas efi­cien­tes. Cla­ro es­tá, en al­gu­nos ca­sos, al mis­mo mar­gen de la ley (y has­ta don­de los sec­to­res lo per­mi­tan).

En es­te pun­to, dis­po­si­cio­nes co­mo el mis­mo te­le­tra­ba­jo y has­ta las ta­reas por ob­je­ti­vos, di­bu­jan un nue­vo pa­no­ra­ma.

“Se tra­ta de con­ci­liar la vi­da familiar y la­bo­ral. Por un la­do, mo­ti­vo a mi tra­ba­ja­dor, y eso se tra­du­ce en pro­duc­ti­vi­dad y, por otro, se me­jo­ra la re­ten­ción de ta­len­to y el au­sen­tis­mo, por ejem­plo”, agre­gó Al­fa­ro.

“Hay una ten­den­cia mun­dial que es con­ci­liar la vi­da familiar con la la­bo­ral, en el país es­ta­mos re­tra­sa­dos”. Adria­na Al­fa­ro Di­rec­to­ra Ge­ne­ral Gru­po Deh­vi

“Más le­yes y más pro­tec­ción no se tra­du­ce ne­ce­sa­ria­men­te en más be­ne­fi­cios. Eso pa­sa en Cos­ta Ri­ca”. Paola Gutiérrez Abo­ga­da en de­re­cho la­bo­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.