Po­ten­cie su fir­ma con pa­ri­dad de gé­ne­ro

Em­po­de­rar ta­len­to fe­me­nino pue­de dar me­jo­res re­sul­ta­dos

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia - Evelyn Fer­nán­dez Mo­ra evelyn.fer­nan­dez@el­fi­nan­cie­rocr.com

La pa­ri­dad de gé­ne­ro pue­de for­ta­le­cer la in­no­va­ción, me­jo­rar la to­ma de de­ci­sio­nes y los bue­nos re­sul­ta­dos en las em­pre­sas.

Un re­cien­te es­tu­dio de la con­sul­to­ra EY da a co­no­cer que si una em­pre­sa lo­gra­ra te­ner en su pla­ni­lla al me­nos un 30% de mu­je­res en pues­tos de li­de­raz­go po­dría agre­gar has­ta seis pun­tos por­cen­tua­les en el mar­gen ne­to de ren­ta­bi­li­dad.

El es­tu­dio fue rea­li­za­do a 350 per­so­nas en pues­tos de li­de­raz­go y eje­cu­ti­vos sé­nior en em­pre­sas de 51 paí­ses.

El aná­li­sis ci­ta que las com­pa­ñías no se en­fo­can en el desa­rro­llo del li­de­raz­go fe­me­nino. Si bien el 72% di­ce ser efi­caz atra­yen­do mu­je­res a su or­ga­ni­za­ción y re­te­nién­do­las, so­lo el 56% afir­ma ser efi­cien­te en la iden­ti­fi­ca­ción, re­ten­ción y pro­mo­ción de mu­je­res lí­de­res.

El es­tu­dio de EY se afir­ma que, aun cuan­do más de la mi­tad de los en­cues­ta­dos di­jo te­ner que es­for­zar­se más pa­ra pro­mo­ver a las mu­je­res en po­si­cio­nes de li­de­raz­go, me­nos de una quin­ta par­te (18%) tie­ne pro­gra­mas es­truc­tu­ra­dos y for­ma­les pa­ra desa­rro­llar a las mu­je­res pa­ra el li­de­raz­go.

Aún así, la ma­yo­ría de los en­cues­ta­dos di­ce va­lo­rar la di­ver­si­dad y con­si­de­ra que su or­ga­ni­za­ción es­tá en pro­gre­so ha­cia la pa­ri­dad de gé­ne­ro e, in­clu­so, al­gu­nos creen que es un te­ma su­pe­ra­do, pe­se a que so­lo el 13% an­ti­ci­pa me­jo­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años.

“El es­tu­dio se­ña­la que me­nos de la mi­tad de las or­ga­ni­za­cio­nes tie­nen pro­gra­mas pa­ra me­dir for­mal­men­te el pro­gre­so y muy po­cas em­pre­sas tie­nen mé­tri­cas pa­ra dar se­gui­mien­to a las mu­je­res a me­di­da que avan­zan en su ca­rre­ra”, di­jo Ga­brie­la Mo­ra­les, coor­di­na­do­ra de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial de EY Cen­troa­mé­ri­ca.

De he­cho, so­lo el 2% de las or­ga­ni­za­cio­nes con­sul­ta­das mi­de el impacto de las jun­tas con di­ver­si­dad de gé­ne­ro en el desem­pe­ño fi­nan­cie­ro y el 70% no lo tie­ne con­tem­pla­do rea­li­zar.

Des­ven­ta­ja

La da­ta mues­tra la des­ven­ta­ja que lle­va la mu­jer res­pec­to a la ocu­pa­ción de po­si­cio­nes o car­gos em­pre­sa­ria­les y gu­ber­na­men­ta­les a ni­vel mun­dial, una reali­dad de la que no es­ca­pa Cos­ta Ri­ca.

Ac­tual­men­te, la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res es­tá a 117 años de dis­tan­cia de acuer­do con el in­for­me ti­tu­la­do “Las cien­cias de la vi­da”, ela­bo­ra­do por el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, du­ran­te el 2015.

Se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos (INEC), in­clui­dos en la En­cues­ta Con­ti­nua de Em­pleo del III Tri­mes­tre del 2016, la ta­sa de ocu­pa­ción en el país fue de 65,6% pa­ra hom­bres y 38,6% pa­ra mu­je­res.

El des­em­pleo era de 8,4% pa­ra hom­bres y 11,9% pa­ra mu­je­res.

Ana Ga­ri­ta, coor­di­na­do­ra del Área de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Mu­jer, des­ta­có que los mis­mos da­tos con­fir­man que, en tér­mi­nos de las em­pre­sas y el mer­ca­do la­bo­ral, el prin­ci­pal re­to pa­ra la mu­jer es po­der in­gre­sar.

A par­tir de ahí, hay otros as­pec­tos co­mo, his­tó­ri­ca­men­te, asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad del cui­do de hi­jos o hi­jas, per­so­nas con al­gu­na de­pen­den­cia y per­so­nas adul­tas ma­yo­res.

“La in­cor­po­ra­ción de los hom­bres en las ta­reas do­més­ti­cas y de cuidados ha si­do muy len­ta y en ta­reas muy pun­tua­les y es­ca­sas, lo que sig­ni­fi­ca que las mu­je­res si­guen lle­van­do el ma­yor pe­so de es­te tra­ba­jo, tan­to en tér­mi­nos del tiem­po de­di­ca­do co­mo la ener­gía fí­si­ca y emo­cio­nal e, in­clu­so eco­nó­mi­ca, por lo que la do­ble o tri­ple jor­na­da la­bo­ral de las mu­je­res si­gue sien­do una reali­dad que im­pac­ta ne­ga­ti­va­men­te un ac­ce­so jus­to e igua­li­ta­rio al ám­bi­to la­bo­ral y a las opor­tu­ni­da­des de as­cen­so”, di­jo Ga­ri­ta.

La in­ser­sión

Una vez que las mu­je­res se in­ser­tan en el mer­ca­do la­bo­ral, tam­bién se en­cuen­tran con otras ba­rre­ras.

Por ejem­plo, la bre­cha sa­la­rial en el sec­tor pri­va­do de Cos­ta Ri­ca en­tre hom­bres y mu­je­res es del 27%. Otra bre­cha es el ac­ce­so a pues­tos de de­ci­sión. Da­tos del INEC in­di­can que, en el país, de ca­da 10 ge­ren­tes o di­rec­to­res úni­ca­men­te tres son mu­je­res en el sec­tor pri­va­do.

Tam­bién se de­be tra­ba­jar en eli­mi­nar es­te­reo­ti­pos so­bre cier­tas pro­fe­sio­nes u ocu­pa­cio­nes que tra­di­cio­nal­men­te han ocu­pa­do los hom­bres y que per­mi­ti­rían más opor­tu­ni­da­des pa­ra las mu­je­res, así co­mo otras ma­ni­fes­ta­cio­nes de dis­cri­mi­na­ción se­xis­ta y vio­len­cia con­tra las mu­je­res co­mo, por ejem­plo, el hos­ti­ga­mien­to se­xual en es­pa­cios la­bo­ra­les.

Cynt­hia Cas­tro, di­rec­to­ra de Desa­rro­llo So­cial de la con­sul­to­ra RBA, ex­ter­nó que el prin­ci­pal re­to de las or­ga­ni­za­cio­nes de nues­tro país es su­pe­rar el “gen­der

blind­ness” (ce­gue­ra an­te al gé­ne­ro) del que ha­bla la re­vis­ta Har­vard Bu­si­ness Re­view, que se re­fie­re a có­mo las or­ga­ni­za­cio­nes asu­men que no tie­nen bre­chas de gé­ne­ro, pe­ro real­men­te se de­be a que no las han iden­ti­fi­ca­do.

Cas­tro re­sal­tó que la ma­yo­ría de las em­pre­sas no han rea­li­za­do pro­ce­sos diag­nós­ti­cos pa­ra iden­ti­fi­car sus bre­chas de gé­ne­ro, a pe­sar de que las mu­je­res controlan el 70 % de las de­ci­sio­nes de com­pra a ni­vel glo­bal.

Pro­cu­ran eli­mi­nar bre­cha

EY in­for­mó tam­bién que los mer­ca­dos ban­ca­rios y de ca­pi­tal son los lí­de­res en abor­dar el desafío de la di­ver­si­dad de gé­ne­ro.

El Ban­co de Cos­ta Ri­ca es uno de los que ase­gu­ra te­ner una pla­ni­lla ca­si igua­li­ta­ria. Aho­ra tie­ne 2.202 co­la­bo­ra­do­res hom­bres (52%) y 1.988 mu­je­res (48%) se­gún su ge­ren­te Cor­po­ra­ti­vo de Ca­pi­tal Hu­mano, Luis Feo­li.

Otras in­dus­trias tie­nen ma­yo­res re­tos. Por ejem­plo, del to­tal de em­plea­dos de Wa­lmart Cos­ta Ri­ca (14.106), un 38% son mu­je­res y un 62% hom­bres.

Wa­lmart in­for­mó que tra­ba­ja el te­ma den­tro del Con­se­jo Con­sul­ti­vo de Equi­dad e In­clu­sión, en el que desa­rro­lla ini­cia­ti­vas que ase­gu­ren igual­dad de opor­tu­ni­da­des en­tre hom­bres y mu­je­res y desa­rro­llo del ta­len­to fe­me­nino.

Por ejem­plo, cuen­tan, en­tre otros, con pro­gra­mas de ho­ra­rios fle­xi­bles y y pro­mue­ven el balance vi­da-tra­ba­jo.

“Nues­tro Re­gla­men­to Au­tó­no­mo de Tra­ba­jo ga­ran­ti­za la erra­di­ca­ción de cual­quier prác­ti­ca o mo­da­li­dad de dis­cri­mi­na­ción”. Luis Feo­li Ge­ren­te de Ca­pi­tal Hu­mano, BCR “Las ban­das sa­la­ria­les de­ben pro­te­ger que las re­mu­ne­ra­cio­nes se es­ta­blez­can por cri­te­rios pun­tua­les”. Cynt­hia Cas­tro Di­rec­to­ra de Desa­rro­llo So­cial, RBA

ISTOCK PA­RA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.