Whis­key y ha­ri­na, sal­va­vi­das pa­ra los agri­cul­to­res

An­te la cai­da del pre­cio de los gra­nos, mu­chos agu­zan el in­ge­nio

El Financiero (Costa Rica) - - The Wall Street Journal Americas - POR JES­SE NEW­MAN

En vez de ven­der to­da su co­se­cha ré­cord de maíz a las plan­tas de eta­nol o a los ga­na­de­ros ex­tran­je­ros, Jim Wal­ter y su hi­jo Ja­mie es­tán trans­for­man­do una por­ción en un pro­duc­to más lu­cra­ti­vo: whis­key.

Los Wal­ter cul­ti­van maíz en Illi­nois y son par­te de un re­du­ci­do gru­po que es­tá en­con­tran­do for­mas in­ge­nio­sas pa­ra sa­car­les más di­ne­ro a sus cul­ti­vos, en mo­men­tos en que un ex­ce­so de pro­duc­ción es­tá re­du­cien­do los pre­cios de los gra­nos a sus ni­ve­les más ba­jos en va­rios años. Ellos es­pe­ran que al sa­tis­fa­cer un cam­bio en los gus­tos de los con­su­mi­do­res ha­cia los pro­duc­tos lo­ca­les de al­ta ca­li­dad, las ga­nan­cias sean más con­fia­bles que las ob­te­ni­das con los tur­bu­len­tos mer­ca­dos glo­ba­les de gra­nos.

“Era ob­vio pa­ra no­so­tros que no era un mo­de­lo de ne­go­cios a lar­go pla­zo”, di­ce Ja­mie Wal­ter res­pec­to a la de­pen­den­cia de su gran­ja de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les de los cul­ti­vos, los cua­les han os­ci­la­do mar­ca­da­men­te es­ta dé­ca­da. Aho­ra, la fa­mi­lia, que lle­va cin­co ge­ne­ra­cio­nes en el ne­go­cio, se ha ex­pan­di­do con su em­pre­sa Whis­key Acres Dis­ti­lling Co., la cual lle­va tres años des­ti­lan­do maíz y tri­go pa­ra ven­der su li­cor a unos 100 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, en Chica­go.

“Crear un pro­duc­to con va­lor agre­ga­do nos da la opor­tu­ni­dad de te­ner éxi­to”, di­ce Ja­mie, in­di­can­do que la cons­truc­ción de la des­ti­le­ría jun­to con su so­cio Nick Na­ge­le, la cual tu­vo un cos­to de US$1 mi­llón, fue una al­ter­na­ti­va a acu­mu­lar deu­da pa­ra ex­pan­dir su gran­ja de po­co más de 800 hec­tá­reas. “Que­ría­mos es­ta­ble­cer nues­tro pro­pio po­der de fi­ja­ción de pre­cios”.

Los pre­cios del maíz y el tri­go en el Chica­go Board of Tra­de han caí­do ca­si 60% des­de su cé­nit re­cien­te de 2012. La so­ya ha ba­ja­do 44% du­ran­te el mis­mo pe­río­do. El re­sul­ta­do es que los in­gre­sos de las gran­jas han caí­do des­de sus má­xi­mos de 2013. Mu­chos agri­cul­to­res es­ta­dou­ni­den­ses per­de­rán di­ne­ro es­te año, advierten los eco­no­mis­tas.

Des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, los agri­cul­to­res han bus­ca­do me­jo­rar sus ga­nan­cias al in­cre­men­tar el ren­di­mien­to de sus cul­ti­vos, re­du­cir cos­tos y ex­pan­dir sus ope­ra­cio­nes. Los equi­pos más gran­des y so­fis­ti­ca­dos y las se­mi­llas de al­ta tec­no­lo­gía han alen­ta­do una ten­den­cia ha­cia las gran­jas más gran­des y con ma­yo­res re­qui­si­tos de ca­pi­tal. Aho­ra, la cre­cien­te de­man­da de ali­men­tos pro­du­ci­dos de ma­ne­ra lo­cal coin­ci­de con las preo­cu­pa­cio­nes so­bre los vo­lá­ti­les pre­cios de los cul­ti­vos, lo que ofre­ce una opor­tu­ni­dad a los agri­cul­to­res pa­ra que tra­ten de re­du­cir la bre­cha en­tre sus cul­ti­vos y los con­su­mi­do­res.

“Sin du­da, la ma­yo­ría de los pro­duc­to­res es­tá bus­can­do for­mas de me­jo­rar sus már­ge­nes”, di­ce Mark Jen­sen, di­rec­tor de ries­go de la coo­pe­ra­ti­va de cré­di­to agrí­co­la Farm Cre­dit Ser­vi­ces of Ame­ri­ca.

Las gran­jas le­che­ras y huer­tos ha­ce tiem­po abrie­ron sus puer­tas a los vi­si­tan­tes dis­pues­tos a com­prar que­sos ar­te­sa­na­les y si­dra de man­za­na di­rec­ta­men­te a los agri­cul­to­res. Los ga­na­de­ros han lan­za­do ra­zas de he­ren­cia y car­ne de ani­ma­les ali­men­ta­dos úni­ca­men­te con pas­to, que les per­mi­te co­lo­car sus nom­bres en los me­nús de los res­tau­ran­tes de re­nom­bre. Ac­tual­men­te, al­gu­nos agri­cul­to­res, ade­más de pro­du­cir li­cor, es­tán con­vir­tien­do sus gra­nos en ha­ri­na e ins­ta­lan­do mo­li­nos en sus gran­jas o han co­men­za­do a plan­tar los gra­nos que se usan pa­ra ha­cer tor­ti­llas y chips.

“Es­pe­ro in­ter­pre­tar es­to co­mo una ten­den­cia que se ace­le­ra­rá mien­tras más tiem­po se man­ten­gan de­pri­mi­dos los pre­cios y los in­gre­sos”, di­ce Ran­dall West­gren, pro­fe­sor de eco­no­mía agrí­co­la y apli­ca­da de la Uni­ver­si­dad de Mis­sou­ri. West­gren pre­di­ce que los agri­cul­to­res com­bi­na­rán sus inversiones pa­ra for­mar ne­go­cios di­ri­gi­dos al con­su­mi­dor en los que se ne­ce­si­te mu­cho ca­pi­tal.

Los agri­cul­to­res co­mo la fa­mi­lia Wal­ter y su whis­key aún son po­co co­mu­nes. El pro­ce­sa­mien­to de gra­nos en la gran­ja re­quie­re una inversión sig­ni­fi­ca­ti­va y pa­ra mu­chos cul­ti­va­do­res el sis­te­ma ac­tual de ven­der cul­ti­vos a los ele­va­do­res de gra­nos, los cua­les pro­veen a los fa­bri­can­tes de ali­men­tos, ga­na­de­ros y ex­por­ta­do­res, si­gue sien­do una for­ma efi­cien­te de ven­der sus gra­nos.

Sin em­bar­go, ca­da vez más de ellos se es­tán pa­san­do a se­mi­llas que no han si­do mo­di­fi­ca­das ge­né­ti­ca­men­te, las cua­les pue­den ser más ba­ra­tas y atrac­ti­vas pa­ra los con­su­mi­do­res dis­pues­tos a pa­gar una pri­ma por pro­duc­tos no trans­gé­ni­cos. Otros es­tán ex­pan­dién­do­se al ne­go­cio ga­na­de­ro, ins­ta­lan­do gran­jas de cer­dos o pollos pa­ra un pro­duc­tor de ma­yor ta­ma­ño a cam­bio de un in­gre­so es­ta­ble.

Tom Hun­ton agre­gó un mo­lino de pie­dra a su gran­ja en Ore­gón en 2011, lue­go de que la re­ce­sión so­ca­vó los pre­cios de los cul­ti­vos es­pe­cia­li­za­dos que pro­du­ce, in­clu­yen­do se­mi­llas de pas­to pa­ra jar­di­nes y cam­pos de golf. Su mo­lino, Ca­mas Country Mill, trans­for­ma el tri­go de su gran­ja de 1.214 hec­tá­reas en ha­ri­na pa­ra pa­na­de­rías y res­tau­ran­tes en Portland y Seattle.

La ca­de­na de co­mi­da rá­pi­da Chi­potle Me­xi­can Grill Inc. es uno de sus clien­tes, así co­mo es­cue­las y res­tau­ran­tes en lu­ga­res tan le­ja­nos co­mo Nue­va York. Los in­gre­sos de Hun­ton pro­ce­den­tes del tri­go blan­co sua­ve que pro­ce­sa en su mo­lino su­man US$8 por bus­hel, fren­te a US$4,60 por bus­hel por el grano que re­cien­te­men­te en­vió a Portland pa­ra ex­por­tar a paí­ses co­mo Japón y Co­rea del Sur.

“¿Es tan sim­ple co­mo car­gar un va­gón y re­ci­bir un che­que? No”, di­ce. “Pe­ro hay ver­da­de­ras re­com­pen­sas pa­ra el mo­men­to en que la trans­for­ma­mos en ha­ri­na y la ven­de­mos”.

Jim Wal­ter (izq.) y su hi­jo Ja­mie Wal­ter lan­za­ron Whis­key Acres Dis­ti­lling en su gran­ja pa­ra pro­te­ger su ne­go­cio de los vai­ve­nes del mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.