La mo­ral fis­cal

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión -

Las fi­nan­zas de un es­ta­do des­can­san so­bre la dis­po­si­ción a pa­gar im­pues­tos de sus ciu­da­da­nos. Es lo que al­gu­nos lla­man la mo­ral fis­cal. Di­fí­cil­men­te las fi­nan­zas pú­bli­cas de un país pue­den es­tar sa­nas, si la mo­ral fis­cal es po­bre o en­de­ble. Por es­te mo­ti­vo, en la pre­sen­te edi­ción, pre­sen­ta­mos un re­por­ta­je so­bre la dis­po­si­ción a pa­gar im­pues­tos en Cos­ta Ri­ca.

En pri­me­ra ins­tan­cia, se pue­de de­cir que la dis­po­si­ción de las per­so­nas y de las em­pre­sas a pa­gar im­pues­tos de­pen­de­rá de las san­cio­nes con las cua­les se cas­ti­gue el frau­de fis­cal y de la pro­ba­bi­li­dad de des­cu­bri­mien­to del frau­de fis­cal. Con es­ta te­sis, las au­to­ri­da­des fis­ca­les cuen­tan con dos ele­men­tos pa­ra en­fren­tar la eva­sión: san­cio­nes fuer­tes y la acu­cio­si­dad pa­ra des­cu­brir a los in­frac­to­res.

Sin em­bar­go, el en­fo­que an­te­rior, aun­que útil, no es su­fi­cien­te pa­ra ex­pli­car la con­duc­ta de los ciu­da­da­nos con res­pec­to a la dis­po­si­ción del pa­go de los im­pues­tos. Hay otros ele­men­tos que de­ben ser con­si­de­ra­dos y que va­mos a enu­me­rar pa­ra ex­pli­car la es­ca­sa dis­po­si­ción que tie­nen los cos­ta­rri­cen­ses al pa­go de im­pues­tos.

El pa­go de im­pues­tos for­ma par­te de un con­tra­to so­cial, los ciu­da­da­nos los pa­gan y a cam­bio, a tra­vés del gas­to pú­bli­co, es­pe­ran re­ci­bir bie­nes y ser­vi­cios que me­jo­ren su bie­nes­tar. Es­te con­tra­to, en el ca­so de Cos­ta Ri­ca, no es­tá to­tal­men­te cla­ro. Hay im­por­tan­tes áreas del gas­to pú­bli­co don­de los cos­ta­rri­cen­ses tie­nen fuer­tes in­sa­tis­fac­cio­nes que no in­cen­ti­van el cum­pli­mien­to de las car­gas im­po­si­ti­vas. Por lo tan­to, no se pue­de des­li­gar mo­ral tri­bu­ta­ria con la efec­ti­vi­dad del gas­to pú­bli­co.

El Go­bierno Cen­tral, a par­tir del 2008, au­men­tó el gas­to pú­bli­co, pe­ro lo hi­zo prin­ci­pal­men­te en el ru­bro de los sa­la­rios y es­to no ha re­per­cu­ti­do en el bie­nes­tar del con­jun­to de la po­bla­ción. ¿Se­rá jus­to pe­dir­le a los cos­ta­rri­cen­ses que pa­guen más im­pues­tos pa­ra fi­nan­ciar un gas­to que no les ha be­ne­fi­cia­do di­rec­ta­men­te?

Den­tro del gas­to pú­bli­co hay ele­men­tos irri­tan­tes pa­ra los ciu­da­da­nos que mi­nan la mo­ral fis­cal y po­nen cues­ta arri­ba cual­quier in­ten­to de re­for­ma tri­bu­ta­ria. Uno de ellos es el sis­te­ma de re­mu­ne­ra­cio­nes de los em­plea­dos pú­bli­cos. Es­tos re­ci­ben au­men­tos au­to­má­ti­cos en sus sa­la­rios in­de­pen­dien­te­men­te de la ca­li­dad de su desem­pe­ño. La­men­ta­ble­men­te, la se­ma­na pa­sa­da el Po­der Eje­cu­ti­vo y el par­ti­do ofi­cial sa­bo­tea­ron un tí­mi­do pro­yec­to de ley que pre­ten­día re­gu­lar es­ta si­tua­ción.

Otro ele­men­to irri­tan­te den­tro del gas­to pú­bli­co son las pen­sio­nes de “lu­jo” re­ci­bi­das por de­ter­mi­na­dos je­rar­cas del sec­tor pú­bli­co. En es­to se avan­zó par­cial­men­te con la apro­ba­ción de le­gis­la­ción el año pa­sa­do. Sin em­bar­go, to­da­vía sub­sis­te el sis­te­ma de pen­sio­nes del Po­der Ju­di­cial que ha otor­ga­do pen­sio­nes al­tí­si­mas a ma­gis­tra­dos y a otros fun­cio­na­rios. En es­te ca­so el pro­ble­ma no es tan­to la mag­ni­tud de la pen­sión, el pro­ble­ma bá­si­co es que son pen­sio­nes don­de los be­ne­fi­cia­dos no han con­tri­bui­do lo su­fi­cien­te pa­ra fi­nan­ciar­las.

El pa­go de im­pues­tos de­be fa­ci­li­tar­se por me­dio de un sis­te­ma tri­bu­ta­rio sim­ple. Es­te no es el ca­so de Cos­ta Ri­ca, don­de exis­ten múl­ti­ples tri­bu­tos y sis­te­mas po­co ami­ga­bles pa­ra el con­tri­bu­yen­te. El país de­be­ría apos­tar a la exis­ten­cia de po­cos im­pues­tos, sim­ples pa­ra el con­tri­bu­yen­te y bien ad­mi­nis­tra­dos.

La exis­ten­cia de múl­ti­ples exo­ne­ra­cio­nes re­du­ce la ca­pa­ci­dad en la re­cau­da­ción de los im­pues­tos, di­fi­cul­ta la ad­mi­nis­tra­ción de los im­pues­tos y con­tri­bu­ye a la inequi­dad. Es­ta si­tua­ción re­du­ce la mo­ral fis­cal de los con­tri­bu­yen­tes.

En con­clu­sión, pa­ra me­jo­rar las fi­nan­zas pú­bli­cas se de­be me­jo­rar la mo­ral tri­bu­ta­ria, pe­ro pa­ra ha­cer es­to se de­be sim­pli­fi­car el sis­te­ma tri­bu­ta­rio y ase­gu­rar­se de que el gas­to pú­bli­co se con­vier­ta en bie­nes­tar pa­ra los ciu­da­da­nos y no en fuen­te de pri­vi­le­gios pa­ra unos po­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.