Cor­po­ra­ti­vis­mo in­ter­ven­cio­nis­ta

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Ed­mund S. Phelps

“Una por­ción con­si­de­ra­ble del pú­bli­co se ha exas­pe­ra­do con los lí­de­res gu­ber­na­men­ta­les que pa­re­cen te­ner otras prio­ri­da­des en lu­gar de res­tau­rar un cre­ci­mien­to de ba­se am­plia”.

Chica­go.– En Es­ta­dos Uni­dos, mu­chos creen que un des­pla­za­mien­to po­lí­ti­co in­terno que lle­ve del cos­mo­po­li­tis­mo al na­cio­na­lis­mo y de las “éli­tes” me­tro­po­li­ta­nas iz­quier­dis­tas a las “po­pu­lis­tas” ru­ra­les de de­re­cha es­tá ac­tual­men­te en mar­cha. La ideo­lo­gía eco­nó­mi­ca im­pe­ran­te tam­bién es­tá des­pla­zán­do­se des­de un cor­po­ra­ti­vis­mo re­gu­la­dor re­dis­tri­bu­ti­vo a al­go pa­re­ci­do al vie­jo cor­po­ra­ti­vis­mo in­ter­ven­cio­nis­ta.

Vo­tan­tes des­con­ten­tos se en­cuen­tran de­trás de am­bos cam­bios. Du­ran­te dé­ca­das, los es­ta­dou­ni­den­ses cre­ye­ron que via­ja­ban so­bre una al­fom­bra má­gi­ca de cre­ci­mien­to gra­cias a los avan­ces en la cien­cia y al sur­gi­mien­to de Si­li­con Va­lley.

De he­cho, el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad to­tal de los fac­to­res ha si­do len­to des­de prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1970. El au­ge de la red de In­ter­net del pe­rio­do 1996-2004 fue so­lo una fu­gaz desviación de di­cha ten­den­cia.

Con el pa­sar del tiem­po, a me­di­da que las em­pre­sas re­cor­ta­ban la in­ver­sión en res­pues­ta a los ren­di­mien­tos de­cre­cien­tes, el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad de la mano de obra y de los sa­la­rios por ho­ra ha dis­mi­nui­do, y tra­ba­ja­do­res de mu­chos ho­ga­res han aban­do­na­do el tra­ba­jo.

Es­te es el “es­tan­ca­mien­to se­cu­lar” que el eco­no­mis­ta Al­vin Han­sen des­cri­bió en el pa­sa­do. No ha afec­ta­do par­ti­cu­lar­men­te a la ri­que­za es­ta­ble­ci­da por­que las ta­sas de in­te­rés ul­tra­ba­jas lle­va­ron a los pre­cios de las ac­cio­nes a dis­pa­rar­se. Sin em­bar­go, una por­ción con­si­de­ra­ble del pú­bli­co se ha exas­pe­ra­do con los lí­de­res gu­ber­na­men­ta­les que pa­re­cen te­ner otras prio­ri­da­des en lu­gar de res­tau­rar un cre­ci­mien­to de ba­se am­plia. Al­gu­nos co­men­ta­ris­tas lle­gan in­clu­so a la con­clu­sión de que el ca­pi­ta­lis­mo ha ter­mi­na­do su cur­so, y que la eco­no­mía ter­mi­na­rá aho­ra en un es­ta­do re­la­ti­va­men­te es­ta­cio­na­rio de sa­tu­ra­ción de ca­pi­tal.

De he­cho, des­de 1970, la re­mu­ne­ra­ción agre­ga­da por mano de obra (sa­la­rios más be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios) ha cre­ci­do so­la­men­te un po­co más len­ta­men­te que las ga­nan­cias agre­ga­das, y el cre­ci­mien­to del sa­la­rio pro­me­dio en la par­te in­fe­rior de la es­ca­la de in­gre­sos no se ha des­ace­le­ra­do en re­la­ción con la “cla­se me­dia”. Sin em­bar­go, la com­pen­sa­ción pro­me­dio por ho­ra de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pri­va­do (em­plea­dos de pro­duc­ción y em­plea­dos que no son su­per­vi­so­res) ha cre­ci­do mu­cho más len­ta­men­te que los be­ne­fi­cios de to­dos los de­más. Y, la ta­sa de par­ti­ci­pa­ción de la mano de obra mas­cu­li­na ha dis­mi­nui­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te con res­pec­to a la de las mu­je­res.

En el 2015, la par­ti­ci­pa­ción de la industria ma­nu­fac­tu­re­ra en el em­pleo to­tal fue so­lo de un cuar­ta par­te del ni­vel que al­can­zó en 1970.

Las pér­di­das de pues­tos de tra­ba­jo de ma­nu­fac­tu­ra en el Cin­tu­rón de Óxi­do de Es­ta­dos Uni­dos de­ja­ron, de ma­ne­ra pre­do­mi­nan­te, a hom­bres blan­cos de cla­se obre­ra con un ni­vel de vi­da que es so­lo al­go su­pe­rior al al­can­za­do por sus pa­dres. Du­ran­te mu­chos años, es­pe­cial­men­te en los Apa­la­ches, ellos han sen­ti­do que la so­cie­dad les ha mos­tra­do po­co res­pe­to. Ya no pue­den desem­pe­ñar pa­pe­les im­por­tan­tes den­tro de sus fa­mi­lias, co­mu­ni­da­des o de su país, y la per­cep­ción de que quie­nes per­ci­ben al­tos in­gre­sos no es­tán pa­gan­do su por­ción jus­ta, mien­tras otros re­ci­ben be­ne­fi­cios sin tra­ba­jar, mag­ni­fi­ca su sen­sa­ción de in­jus­ti­cia.

No obs­tan­te, tam­bién exis­ten ra­zo­nes más pro­fun­das pa­ra su enojo. Es­tos hom­bres han per­di­do la opor­tu­ni­dad de ha­cer un tra­ba­jo sig­ni­fi­ca­ti­vo y de sen­tir una sen­sa­ción de pro­ta­go­nis­mo; y, se han vis­to pri­va­dos de un es­pa­cio don­de pue­den pros­pe­rar, al ga­nar la sa­tis­fac­ción de te­ner éxi­to en al­go, y cre­cer en una vo­ca­ción que les pro­por­cio­ne au­to­rrea­li­za­ción. Les gus­ta­ría ser ca­pa­ces de ima­gi­nar y crear co­sas que im­por­tan. Los “em­pleos bue­nos” en al­gu­nas ra­mas de la ma­nu­fac­tu­ra ofre­cían a es­tos hom­bres la pers­pec­ti­va de nue­vos re­tos, de apren­di­za­je y pro­mo­cio­nes com­ple­men­ta­rias. Los pues­tos de tra­ba­jo en los pel­da­ños in­fe­rio­res en ventas al por me­nor y en la industria de ser­vi­cios no ofre­cen na­da de lo an­tes men­cio­na­do.

Al per­der sus “em­pleos bue­nos”, es­tos hom­bres per­die­ron la fuen­te cen­tral que les pro­por­cio­na­ba sig­ni­fi­ca­do a sus vi­das. El au­men­to de sui­ci­dios y muer­tes re­la­cio­na­das con las dro­gas en­tre es­ta­dou­ni­den­ses que se ha­lló en el es­tu­dio con­du­ci­do por An­ne Ca­se y An­gus Dea­ton es evi­den­cia de di­cha pér­di­da.

Pa­ra de­ter­mi­nar una res­pues­ta apro­pia­da a es­te pro­ble­ma, pri­me­ro de­be­mos con­si­de­rar las cau­sas sub­ya­cen­tes del es­tan­ca­mien­to en Oc­ci­den­te. Han­sen, en un ar­tícu­lo de 1934, es­cri­bió que el “es­tan­ca­mien­to se­cu­lar es cau­sa­do por la fal­ta de nue­vos in­ven­tos o nue­vas in­dus­trias”; y, co­mo de­mues­tro

en mi li­bro Mass Flou­ris­hing: How Grass­roots In­no­va­tion Crea­ted Jobs, Cha­llen­ge, and

Chan­ge, la in­no­va­ción es­ta­dou­ni­den­se co­men­zó a dis­mi­nuir o es­tre­char­se a fi­na­les de la dé­ca­da de 1960.

Pa­ra ese en­ton­ces, el es­pí­ri­tu in­no­va­dor de Es­ta­dos Uni­dos –el amor por ima­gi­nar, ex­plo­rar, ex­pe­ri­men­tar y crear– se ha­bía de­bi­li­ta­do dan­do pa­so a una ideo­lo­gía cor­po­ra­ti­vis­ta que se per­meó en to­dos los ni­ve­les de go­bierno y re­em­pla­zó a la ideo­lo­gía in­di­vi­dua­lis­ta so­bre la cual el ca­pi­ta­lis­mo pros­pe­ra. Si bien la pro­pie­dad pri­va­da si­gue sien­do ex­ten­sa, el Go­bierno ejer­ce aho­ra el con­trol so­bre gran par­te del sec­tor pri­va­do. Un ac­tor pri­va­do con una nue­va idea a me­nu­do ne­ce­si­ta la apro­ba­ción del Go­bierno pa­ra im­ple­men­tar­la; y, las em­pre­sas que en­tran en una industria exis­ten­te de­ben com­pe­tir con par­ti­ci­pan­tes ya es­ta­ble­ci­dos que nor­mal­men­te ya cuen­tan con el apo­yo gu­ber­na­men­tal. Si bien Si­li­con Va­lley creó nue­vas in­dus­trias y me­jo­ró el rit­mo de la in­no­va­ción du­ran­te un pe­rio­do cor­to, tam­bién se ha to­pa­do con ren­di­mien­tos de­cre­cien­tes.

Pa­ra reac­ti­var la in­no­va­ción, ne­ce­si­ta­mos cam­biar la for­ma en que se rea­li­zan los ne­go­cios. El go­bierno es­ta­dou­ni­den­se en­tran­te de Do­nald Trump de­be­ría cen­trar­se en abrir la com­pe­ten­cia, no so­lo en re­cor­tar las re­gu­la­cio­nes. Des­afor­tu­na­da­men­te, Trump no se ha en­fo­ca­do en es­to has­ta aho­ra: ra­ra vez ha men­cio­na­do la in­no­va­ción, y su equi­po es­tá con­si­de­ran­do un abor­da­je pe­li­gro­so que real­men­te po­dría so­ca­var­la.

Pa­ra em­pe­zar, Trump cul­pa al co­mer­cio, en lu­gar de cul­par a la in­no­va­ción per­di­da, por la di­fí­cil si­tua­ción en la que se en­cuen­tran los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses. Es cier­to que al­gu­nos eco­no­mis­tas muy ca­pa­ces pa­re­cen com­par­tir es­ta su­po­si­ción. Pe­ro, si bien las “na­cio­nes in­no­va­do­ras” tra­di­cio­na­les, co­mo por ejem­plo Es­ta­dos Uni­dos, el Reino Uni­do y Fran­cia, han ex­pe­ri­men­ta­do gran­des des­cen­sos en la par­ti­ci­pa­ción de la mano de obra mas­cu­li­na, las ta­sas de par­ti­ci­pa­ción han au­men­ta­do en las “na­cio­nes de­di­ca­das al co­mer­cio” co­mo en Ho­lan­da y Ale­ma­nia. Es­to su­gie­re que la prin­ci­pal cau­sa de di­cha si­tua­ción es la in­no­va­ción per­di­da, no el co­mer­cio.

En se­gun­do lu­gar, Trump es­tá su­po­nien­do que las me­di­das del la­do de la ofer­ta pa­ra im­pul­sar las ga­nan­cias de las em­pre­sas des­pués de im­pues­tos au­men­ta­rán los in­gre­sos y crea­rán em­pleos. Pe­ro tal abor­da­je tam­bién po­dría con­du­cir a una ex­plo­sión de la deu­da pú­bli­ca y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, po­dría pre­ci­pi­tar una pro­fun­da re­ce­sión.

Por úl­ti­mo, y lo peor de to­do, Trump pien­sa que al in­ti­mi­dar a cier­tas em­pre­sas, co­mo por ejem­plo a Ford y Ca­rrier, y al ayu­dar a otras, co­mo Goo­gle, im­pul­sa­rá la pro­duc­ción y el em­pleo. Es­ta es una ex­pan­sión de la po­lí­ti­ca cor­po­ra­ti­vis­ta en una pro­por­ción que no se ha vis­to des­de las eco­no­mías fas­cis­tas de Ale­ma­nia e Ita­lia en la dé­ca­da de 1930. Si es­te pen­sa­mien­to per­sis­te, ha­brá más in­ter­fe­ren­cias en el sec­tor em­pre­sa­rial pa­ra pro­te­ger a los par­ti­ci­pan­tes ya es­ta­ble­ci­dos y blo­quear a quie­nes re­cién lle­gan. Es­to obs­trui­rá las ar­te­rias de la eco­no­mía, y lo más pro­ba­ble es que se evi­te mu­chí­si­ma más in­no­va­ción de la que se es­ti­mu­le en­tre los par­ti­ci­pan­tes ya es­ta­ble­ci­dos.

Los for­mu­la­do­res de po­lí­ti­cas de­ben des­per­tar an­te los pe­li­gros del cor­po­ra­ti­vis­mo re­sur­gen­te ba­jo el go­bierno de Trump. Tal abor­da­je al es­tan­ca­mien­to y las pri­va­cio­nes eco­nó­mi­cas ame­na­za con hun­dir un cla­vo de pla­ta en el co­ra­zón de la in­no­va­ción –y de la cla­se obre­ra es­ta­dou­ni­den­se–.

ISTOCK PA­RA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.