Com­pro­mé­ta­se con el IVM

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Es­te­ban Ber­mú­dez

Afi­na­les de 2016, jus­to an­tes de las fies­tas na­vi­de­ñas, la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca por me­dio de su es­cue­la de Ma­te­má­ti­ca re­ve­ló una eva­lua­ción ac­tua­rial del Ré­gi­men de In­va­li­dez Ve­jez y Muer­te (IVM) ad­mi­nis­tra­do por la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial (CCSS), con re­sul­ta­dos preo­cu­pan­tes que de­be­rían lle­var a la me­di­ta­ción.

Es­te es­tu­dio no so­lo de­be lla­mar a la re­fle­xión a los to­ma­do­res de de­ci­sión de es­te país, sino a ca­da uno de los ciu­da­da­nos. Me per­mi­to re­co­men­dar ac­cio­nes a se­guir pa­ra di­ver­sas pro­fe­sio­nes e in­vi­tar a to­dos a leer el do­cu­men­to en cues­tión.

La pri­me­ra re­co­men­da­ción, va di­ri­gi­da a los abo­ga­dos: Uno de los ac­tua­rios del es­tu­dio de­nun­ció en el pe­rió­di­co La Na­ción (21 de di­ciem­bre 2016) que, en los años 2005 y 2006, se hi­cie­ron más la­xos los re­qui­si­tos de pen­sión, al per­mi­tir pen­sio­nes an­ti­ci­pa­das dis­mi­nui­das. Es­tas re­for­mas, pro­vo­ca­ron que el de­te­rio­ro del IVM au­men­ta­ra. Es de­ber de los in­ves­ti­ga­do­res ju­di­cia­les, abo­ga­dos y en­car­ga­dos de la jus­ti­cia de es­te país, in­da­gar si hu­bo de­li­to, al po­ner en ries­go la pen­sión de la ma­yo­ría de los cos­ta­rri­cen­ses.

En es­te mis­mo sen­ti­do, los pe­rio­dis­tas y for­ma­do­res de opi­nión de­be­rían in­di­car los nom­bres de quie­nes vo­ta­ron es­tas re­for­mas, quién fir­mó los es­tu­dios téc­ni­cos que lo per­mi­tie­ron, y no con­ti­núen en el ano­ni­ma­to.

Tam­bién es­te gru­po de pro­fe­sio­na­les de­be in­for­mar e ins­truir en pen­sio­nes a la po­bla­ción y no bus­car so­la­men­te alar­mis­mos, que no re­quie­re el IVM.

A la luz de es­ta de­nun­cia, se mues­tra que el IVM ne­ce­si­ta con­tra­pe­sos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes tal co­mo lo tie­ne el Ré­gi­men de Pen­sio­nes del Ma­gis­te­rio con la Su­pen , por lo que los ad­mi­nis­tra­do­res de em­pre­sas, po­drían ana­li­zar si la es­truc­tu­ra ac­tual del IVM es la más ade­cua­da, o si re­quie­re una ins­ti­tu­ción en­car­ga­da de las pen­sio­nes in­de­pen­dien­te, con una es­truc­tu­ra fuer­te y se­pa­ra­da del Se­gu­ro de En­fer­me­dad y Ma­ter­ni­dad de la CCSS.

Ca­be se­ña­lar que del es­tu­dio va­le ana­li­zar­se la ta­sa de ren­di­mien­to (pág. 293) que es la hi­pó­te­sis más sen­si­ble. La mis­ma nor­ma­ti­va se­ña­la que es­ta ta­sa de­be ser de mer­ca­do a la fe­cha fo­cal del es­tu­dio (31 de di­ciem­bre de 2015).

Lla­ma la aten­ción que en la eva­lua­ción uti­li­za­ran una ta­sa del 4% real em­plean­do re­fe­ren­cias de 30 años en su es­ce­na­rio ba­se (1985-2015) y en el es­ce­na­rio pe­si­mis­ta un 2,9%. Si la Ta­sa Bá­si­ca Pa­si­va (TBP) real his­tó­ri­ca en Cos­ta Ri­ca ron­da el 3,5%, uno se po­dría pre­gun­tar: ¿Por qué los uni­ver­si­ta­rios creen que es po­si­ble que en el IVM se ha­ga una ges­tión de in­ver­sio­nes más ba­jas que la TBP en su peor es­ce­na­rio? ¿Por qué una ta­sa con re­fe­ren­cia de tres dé­ca­das se con­si­de­ra de mer­ca­do. En el mis­mo es­tu­dio, se in­di­ca que el IVM rin­de un 4,8% real en úl­ti­mos años (pág. 132).

Es­tas pre­gun­tas re­co­mien­do que las res­pon­dan los eco­no­mis­tas, fi­nan­cis­tas, ya que nos po­drían acla­rar si la cri­sis en las pen­sio­nes se acer­ca más al 2027 o al 2034 (pág. 207).

Otro te­ma que de­be­rían acla­rar­nos los en­car­ga­dos de la sa­lud en el país, y los de­mó­gra­fos es so­bre la re­co­men­da­ción de ele­var la pen­sión a los 70 años. En Cos­ta Ri­ca la es­pe­ran­za de vi­da sa­lu­da­ble ron­da esas sie­te dé­ca­das. Es­ta me­di­da, es el pro­me­dio de años que una per­so­na es­ta­rá sa­na sin pér­di­das fun­cio­na­les, es de­cir, la re­co­men­da­ción del es­tu­dio po­dría lle­var a la gen­te al lí­mi­te de pen­sio­nar­se con es­ca­sa sa­lud.

A la lar­ga re­sul­ta­ría en que au­men­ten las pen­sio­nes por in­va­li­dez o que siem­pre se ade­lan­te la pen­sión sin lo­grar el efec­to es­pe­ra­do en el IVM.

La re­co­men­da­ción de ele­var la co­ti­za­ción tri­par­ti­ta, sig­ni­fi­ca­ría una dis­mi­nu­ción del po­der ad­qui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res en ge­ne­ral, una re­duc­ción de las uti­li­da­des de las em­pre­sas y un au­men­to en el gas­to del Go­bierno, por lo que, es re­co­men­da­ble que los mi­cro­eco­no­mis­tas, mer­ca­dó­lo­gos, y ad­mi­nis­tra­do­res, ana­li­cen el im­pac­to en el con­su­mo y en la pro­duc­ción y un aná­li­sis en el lar­go pla­zo pa­ra va­lo­rar el im­pac­to de la re­co­men­da­ción de una re­duc­ción del mon­to de la pen­sión.

Se de­be ana­li­zar la es­truc­tu­ra de las pen­sio­nes, ha­ce cer­ca de 20 años se creó un sis­te­ma mul­ti­pi­lar, que en­tre el aho­rro obli­ga­to­rio y vo­lun­ta­rio de­be­rían cu­brir el 40% de la pen­sión.

Nos po­de­mos pre­gun­tar a la luz de ex­pe­rien­cias co­mo la chi­le­na, la sal­va­do­re­ña y la ar­gen­ti­na, si las Ope­ra­do­ras de Pen­sio­nes Com­ple­men­ta­rias (OPC), cum­pli­rán con era res­pon­sa­bi­li­dad o da­rán me­nos di­ne­ro.

Pa­ra la fe­cha del es­tu­dio, los fon­dos ad­mi­nis­tra­dos por las OPC en la pen­sión com­ple­men­ta­ria obli­ga­to­ria eran en to­tal ¢3,644 bi­llo­nes, y la re­ser­va del IVM era de ¢2,074 bi­llo­nes, y el fon­do del Fon­do de Ca­pi­ta­li­za­ción La­bo­ral (FLC) de ¢578.000 mi­llo­nes.

Si se de­ja­ra a las OPC con la pen­sión vo­lun­ta­ria, y los aho­rros obli­ga­to­rios da­dos a los tra­ba­ja­do­res por los pa­tro­nos se tras­la­da­ran a su pen­sión bá­si­ca ( ROP y FCL), jun­to con el por­cen­ta­je de co­ti­za­ción, y se les per­mi­tie­ra rea­li­zar in­ver­sio­nes co­mo ac­tual­men­te ha­cen las OPC, se po­dría res­ca­tar y for­ta­le­cer al IVM.

Por su­pues­to con los es­tu­dios ac­tua­ria­les co­rres­pon­dien­tes, es­to se­ría una la­bor de los ac­tua­rios, ma­te­má­ti­cos y es­ta­dís­ti­cos.

Co­mo pue­den ver, el te­ma del IVM, abar­ca mu­chas pro­fe­sio­nes y no re­cae úni­ca­men­te en los re­pre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res, pa­tro­nos y del Es­ta­do, sino de ca­da uno los ciu­da­da­nos se­gún la pro­fe­sión, y si no ci­té la su­ya, lo in­vi­to a que es­té vi­gi­lan­te de to­das las re­for­mas, in­vo­lú­cre­se, y si cree ne­ce­sa­rio ele­var una ora­ción, há­ga­lo.

“Se de­be in­for­mar e ins­truir en pen­sio­nes y no bus­car so­la­men­te alar­mis­mos, que no re­quie­re el IVM”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.