Las ven­ta­jas de vi­vir cer­ca de la ofi­ci­na

El Financiero (Costa Rica) - - The Wall Street Journal Americas -

Las com­pa­ñías que tie­nen po­lí­ti­cas que bo­rran esas fron­te­ras con­du­cen a los seg­men­ta­do­res a sen­tir­se me­nos sa­tis­fe­chos y com­pro­me­ti­dos con su tra­ba­jo, aun­que per­so­nal­men­te no sean par­te de esas po­lí­ti­cas, di­ce.

Los sub­si­dios tam­bién pue­den per­der atrac­ti­vo a me­di­da que cam­bian las vi­das de los tra­ba­ja­do­res.

En­tre 2012 y 2015, Gus­to, el fa­bri­can­te de soft­wa­re pa­ra nó­mi­nas y be­ne­fi­cios sa­la­ria­les, pa­gó a sus em­plea­dos US$750 al mes pa­ra vi­vir a 10 mi­nu­tos a pie de la ofi­ci­na.

“Nues­tra ins­pi­ra­ción pa­ra el es­ti­pen­dio de vi­vien­da era ca­si vol­ver a nues­tros días de la uni­ver­si­dad”, di­ce el presidente eje­cu­ti­vo, Jos­hua Ree­ves.

El por­cen­ta­je de em­plea­dos que uti­li­zan el es­ti­pen­dio ca­yó a fi­na­les de 2014, y el año pa­sa­do mu­chos fue­ron pa­dres. Gus­to cam­bió el be­ne­fi­cio por un pa­que­te de ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad que la em­pre­sa di­ce atrae a un gru­po más am­plio de tra­ba­ja­do­res.

Un gru­po de em­pre­sas de De­troit, in­clu­yen­do la fir­ma de tec­no­lo­gía Com­pu­wa­re Corp. y el pres­ta­mis­ta Quic­ken Loans Inc., le pa­gan a los tra­ba­ja­do­res que es­tén dis­pues­tos a mu­dar­se al cen­tro ur­bano co­mo par­te de los es­fuer­zos de cam­bio de ima­gen de la ciu­dad. El pro­gra­ma ha mo­ti­va­do a tra­ba­ja­do­res co­mo Sa­mant­ha Ha­rris a mu­dar­se de Inks­ter, Mi­chi­gan.

Ha­rris, una con­sul­to­ra sé­nior de ca­pa­ci­ta­ción de Quic­ken de 25 años, di­ce que el via­je de dos ho­ras ida y vuel­ta de su ca­sa al tra­ba­jo le es­tro­pea­ba los ner­vios y que pa­ra no que­dar atra­pa­da en el trá­fi­co a ve­ces de­ja­ba la ofi­ci­na an­tes de ter­mi­nar su tra­ba­jo. Aho­ra se aca­ba de com­prar una ca­sa a unos 6 ki­ló­me­tros de su ofi­ci­na, gra­cias a un prés­ta­mo de US$20.000 de su em­plea­dor. An­tes de eso, al­qui­la­ba un apar­ta­men­to a 3 ki­ló­me­tros del tra­ba­jo, pa­ra el que re­ci­bió una ayu­da de US$3.500 en al­qui­ler por más de dos años.

—Nik­ki Wa­ller con­tri­bu­yó a es­te ar­tícu­lo.

Ja­mes Co­nelly, ana­lis­ta de da­tos de Ad­de­par, vi­ve cer­ca de su tra­ba­jo y via­ja en bi­ci­cle­ta to­dos los días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.