Le­no­vo aún no di­gie­re a Mo­to­ro­la

El Financiero (Costa Rica) - - The Wall Street Journal Americas -

y mar­ke­ting de Mo­to­ro­la y que ob­ser­va una ro­bus­ta de­man­da glo­bal del nue­vo mo­de­lo in­sig­nia del fa­bri­can­te es­ta­dou­ni­den­se, el Mo­to Z.

En 2005, cuan­do Le­no­vo com­pró el ne­go­cio de compu­tado­ras per­so­na­les de IBM, nu­me­ro­sos ob­ser­va­do­res es­ti­ma­ron que el fa­bri­can­te chino era de­ma­sia­do pe­que­ño e inex­per­to pa­ra en­de­re­zar el rum­bo de la fi­lial. El pro­pio Yang ca­li­fi­có la ope­ra­ción co­mo una boa tra­gán­do­se un ele­fan­te.

No obs­tan­te Le­no­vo, que de­tec­tó una opor­tu­ni­dad pa­ra es­ta­ble­cer una pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal, se preo­cu­pó de con­ser­var la ba­se de clien­tes cor­po­ra­ti­vos de IBM en EE.UU. y, al mis­mo tiem­po, ex­pan­dir la mar­ca en los mer­ca­dos emer­gen­tes y en nue­vas di­vi­sio­nes de ne­go­cios, una es­tra­te­gia que de­no­mi­na “pro­te­ger y ata­car”.

Yang tras­la­dó tem­po­ral­men­te su do­mi­ci­lio a Ca­ro­li­na del Nor­te pa­ra en­ten­der a ca­ba­li­dad el ne­go­cio de IBM y apren­der in­glés y re­tu­vo a los prin­ci­pa­les eje­cu­ti­vos de la fi­lial. La com­pa­ñía chi­na pron­to su­peró a HP Inc. y Dell Inc. y pa­só a ser el ma­yor fa­bri­can­te de PC del mundo.

Mo­to­ro­la era un blan­co atrac­ti­vo pa­ra Yang. Su pri­mer ce­lu­lar a me­dia­dos de los años 90 era de esa mar­ca, una épo­ca en la que mar­ca­ba un as­cen­so me­teó­ri­co en Le­no­vo, don­de em­pe­zó re­par­tien­do compu­tado­ras en bi­ci­cle­ta y lle­gó a en­ca­be­zar el ne­go­cio de PC.

Goo­gle Inc. ha­bía com­pra­do Mo­to­ro­la por US$12.500 mi­llo­nes en 2011 con la in­ten­ción de que­dar­se con sus pa­ten­tes. Yang in­vi­tó a ce­nar a su ca­sa de Bei­jing al presidente eje­cu­ti­vo de la jun­ta di­rec­ti­va del gi­gan­te de Si­li­con Va­lley, Eric Sch­midt, un año des­pués. Yang cuen­ta que Schd­midt lo lla­mó en no­viem­bre de 2013 pa­ra pre­gun­tar­le si se­guía in­tere­sa­do.

Dos me­ses des­pués, Le­no­vo ad­qui­rió Mo­to­ro­la Mo­bi­lity de ma­nos de Goo­gle, que se que­dó con la ma­yo­ría de sus pa­ten­tes.

El mer­ca­do de te­le­fo­nía mó­vil tie­ne una lar­ga lis­ta de gi­gan­tes caí­dos, co­mo No­kia Corp., que no lo­gró ha­cer a tiem­po el cam­bio de los te­lé­fo­nos tra­di­cio­na­les a los in­te­li­gen­tes. Aun­que Mo­to­ro­la era una de las cin­co ma­yo­res mar­cas de mó­vi­les cuan­do la com­pró Le­no­vo, re­gis­tra­ba pér­di­das y es­ta­ba muy de­trás de los lí­de­res del mer­ca­do.

Mu­chos ana­lis­tas pen­sa­ron que la com­bi­na­ción po­día dar fru­tos, te­nien­do en cuen­ta la ex­pe­rien­cia de Le­no­vo. El éxi­to de IBM, en par­ti­cu­lar, creó “un cier­to au­ra de in­ven­ci­bi­li­dad”, se­ña­la Neil Maws­ton, ana­lis­ta de Stra­tegy Analy­tics.

En un ini­cio, Yang le di­jo a los eje­cu­ti­vos de Le­no­vo que no se in­mis­cu­ye­ran en los asun­tos de Mo­to­ro­la, re­pi­tien­do lo que hi­zo con IBM. Pro­me­tió de­vol­ver la ren­ta­bi­li­dad de la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se en seis me­ses y les ase­gu­ró a los em­plea­dos que no pla­nea­ba rea­li­zar des­pi­dos en EE.UU. ni tras­la­dar pues­tos a Chi­na.

Tam­bién in­sis­tió en que Mo­to­ro­la re­gre­sa­ra a Chi­na, un país que aban­do­nó tras ser aqui­ri­da por Goo­gle.

“Le­no­vo es un ciu­da­dano glo­bal al igual que us­te­des”, ma­ni­fes­tó, se­gún tes­ti­mo­nios de al­gu­nos asis­ten­tes. “Tie­nen que ven­der pro­duc­tos glo­bal­men­te”.

Le­no­vo era un gi­gan­te en Chi­na, don­de al­can­zó bre­ve­men­te el pri­mer lu­gar en ventas en 2014. Yang op­tó por man­te­ner a Le­no­vo y Mo­to­ro­la co­mo mar­cas se­pa­ra­das. Mo­to­ro­la se di­ri­gi­ría al mer­ca­do de al­ta ga­ma, com­pi­tien­do con­tra Ap­ple y Sam­sung, mien­tras que Le­no­vo se con­cen­tra­ría en los dis­po­si­ti­vos más ba­ra­tos.

Mo­to­ro­la con­ser­va­ba una ba­se leal de fa­ná­ti­cos des­de su apo­geo de ini­cios de los años 2000 y Yang pen­sa­ba que la ven­ta de dos mar­cas ayu­da­ría a la em­pre­sa com­bi­na­da a ga­nar par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do.

Al­gu­nos se pre­gun­ta­ban por­qué Le­no­vo no po­día po­ner su mar­ca en pro­duc­tos de al­ta ga­ma, se­gún fuen­tes cer­ca­nas. Ca­si una dé­ca­da an­tes, los Thin­kPads de IBM pa­sa­ron a ser los Thin­kPads de Le­no­vo.

A al­gu­nos eje­cu­ti­vos les preo­cu­pa­ba que Mo­to­ro­la per­die­ra fuer­za en EE.UU. y Bra­sil, que re­pre­sen­ta­ron la ma­yor par­te de los 10,6 mi­llo­nes de te­lé­fo­nos en­via­dos en el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2014.

Le­no­vo anun­ció en enero de 2015 el re­gre­so de Mo­to­ro­la a Chi­na, pe­ro de­ci­dió ven­der los mo­de­los ex­clu­si­va­men­te por in­ter­net, emu­lan­do la es­tra­te­gia de Xiao­mi Corp.

Los ci­ber­nau­tas, no obs­tan­te, mos­tra­ron po­ca afi­ni­dad por los dis­po­si­ti­vos de Mo­to­ro­la, cu­yos pre­cios eran al­tos. Mo­to­ro­la no di­vul­ga sus ventas en Chi­na, pe­ro la fir­ma de in­ves­ti­ga­ción In­ter­na­tio­nal Da­ta Corp. (IDC) cal­cu­la que los en­víos en Chi­na ron­da­ron las 200.000 uni­da­des en 2015, com­pa­ra­do con 65 mi­llo­nes de Xiao­mi.

Mien­tras las ventas no des­pe­ga­ban, Le­no­vo to­mó una de­ci­sión que de­jó a mu­chos eje­cu­ti­vos per­ple­jos. En ma­yo de 2015 lan­zó una nue­va mar­ca de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, que bau­ti­zó Zuk.

De­ce­nas de em­plea­dos fue­ron trans­fe­ri­dos a Zuk, res­tán­do­le per­so­nal a la atri­bu­la­da di­vi­sión de te­lé­fo­nos de Le­no­vo, di­ce una fuen­te cer­ca­na.

La ana­lis­ta de IDC, Me­lis­sa Chu, se­ña­la que las ventas de ZUK han si­do mí­ni­mas.

A su vez, mien­tras las ventas de Mo­to­ro­la caían en EE.UU., al­gu­nos em­plea­dos apun­ta­ban el de­do a la fal­ta de in­ver­sión. La com­pa­ñía gas­tó US$21,6 mi­llo­nes en publicidad en EE.UU. du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2015, com­pa­ra­do con US$178,8 mi­llo­nes de Sam­sung, se­gún Kan­tar Me­dia.

Du­ran­te una reunión de emer­gen­cia en­tre una de­ce­na de eje­cu­ti­vos de Le­no­vo en Bei­jing en ju­nio de 2015, Yang acu­só a los ge­ren­tes de no ha­cer lo su­fi­cien­te en el mer­ca­do mó­vil, en es­pe­cial con­tra Xiao­mi, se­gún un asis­ten­te al en­cuen­tro. “Aun­que les pegue con un mar­ti­llo, no van a des­per­tar”, di­jo Yang se­gún una fuen­te, un co­men­ta­rio que fue re­co­gi­do por la pren­sa chi­na.

Yang in­sis­tió en no in­tre­ve­nir de­ma­sia­do en Mo­to­ro­la y de­sig­nó a Chen Xu­dong, un eje­cu­ti­vo con una lar­ga ca­rre­ra en Le­no­vo, a car­go del ne­go­cio glo­bal de ce­lu­la­res de las dos com­pa­ñías.

An­te los tro­pie­zos de Mo­to­ro­la en las dos ma­yo­res eco­no­mías del mundo, Le­no­vo anun­ció en agos­to de 2015 un re­cor­te de cos­tos de US$1.350 mi­llo­nes anua­les y el des­pi­do de 3.200 em­plea­dos.

En el tri­mes­tre fi­na­li­za­do en sep­tiem­bre, la par­ti­ci­pa­ción de Le­no­vo en el mer­ca­do chino de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes era in­fe­rior a 2%, tras ha­ber ron­da­do 12% en los tres años pre­vios, se­gún IDC. Mo­to­ro­la des­cen­dió al sex­to lu­gar en EE.UU., tras ha­ber­se ubi­ca­do en los cin­co pri­me­ros pues­tos en 2014 y 2015. Los en­víos de sus mo­de­los a Chi­na son in­sig­ni­fi­can­tes, se­gún IDC.

Si bien Le­no­vo as­cen­dió dos pues­tos pa­ra al­can­zar el sex­to lu­gar en­tre los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes de smartp­ho­nes del mundo en el ter­cer tri­mes­tre de 2016, no es­tá cla­ro si la em­pre­sa con­ser­va­rá el pues­to, di­ce el ana­lis­ta de IDC Br­yan Ma.

Le­no­vo anun­ció en sep­tiem­bre otros 1.000 des­pi­dos, la ma­yo­ría de ellos en Mo­to­ro­la, se­gún fuen­tes al tan­to. Le­no­vo trans­fi­rió a Chen en no­viem­bre al ne­go­cio de ser­vi­cio al clien­te.

Un vis­ta­zo a la se­de de Le­no­vo en Bei­jing.

Le­no­vo se­ña­la que el nue­vo mo­de­lo in­sig­nia de Mo­to­ro­la, el Mo­to Z, ha te­ni­do una bue­na aco­gi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.