Ali­men­tos ti­cos ten­drían opor­tu­ni­dad en Chi­na

País aún afi­na es­tra­te­gia, diez años des­pués del res­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes

El Financiero (Costa Rica) - - Economía Y Política - Da­niel Sa­la­zar Mu­ri­llo da­niel.sa­la­zar@el­fi­nan­cie­rocr.com

A diez años del res­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, ex­por­tar a la se­gun­da po­ten­cia eco­nó­mi­ca del glo­bo aún si­gue sien­do un re­to pa­ra Cos­ta Ri­ca.

Hoy, tras los cam­bios de­mo­grá­fi­cos y eco­nó­mi­cos del gi­gan­te, Chi­na abre una puer­ta a la ex­por­ta­ción de bie­nes de la in­dus­tria ali­men­ta­ria al país, pe­ro te­je –al mis­mo tiem­po– una ame­na­za co­mer­cial con­tra los ne­go­cios la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Por un la­do, la ame­na­za es no­ta­ble: Chi­na con­quis­ta con fuer­za el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se que –an­tes– era ocu­pa­do por Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Hoy los pro­duc­tos chi­nos com­pi­ten con un ter­cio de los bie­nes que Cos­ta Ri­ca ven­de a Es­ta­dos Uni­dos (EE. UU.) y con ca­si dos ter­cios de lo que los ti­cos ven­den a sus ve­ci­nos de La­ti­noa­mé­ri­ca.

La com­pe­ten­cia pa­ra Cos­ta Ri­ca es no­to­ria y cre­cien­te, pe­ro tam­bién se te­je una opor­tu­ni­dad: si no se pue­de ven­cer al gi­gan­te, es me­jor unír­se­le y ver­lo co­mo un po­ten­cial clien­te.

Al me­nos esa una de las su­ge­ren­cias que la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Ce­pal) ex­tien­de a la re­gión, a la cual su­gie­re di­ver­si­fi­car y am­pliar su ofer­ta ex­por­ta­do­ra ha­cia Chi­na: hoy do­mi­na­da re­gio­nal­men­te por cua­tro pro­duc­tos de ba­jo va­lor agre­ga­do.

¿Có­mo di­fer­si­fi­car la ofer­ta ex­por­ta­do­ra a Chi­na? ¿Qué ven­der­le? Hay una puer­ta abier­ta: la po­ten­cia ne­ce­si­ta­rá de más ali­men­tos en el fu­tu­ro y paí­ses co­mo Cos­ta Ri­ca po­drían ven­dér­se­los.

Otra Chi­na, otro mer­ca­do

Iró­ni­ca­men­te Chi­na es hoy el prin­ci­pal de­fen­sor de la glo­ba­li­za­ción. El men­sa­je que die­ra el pre­si­den­te de Chi­na, Xi Jin­ping, en Da­vos de­mos­tró su aper­tu­ra al co­mer­cio con otros paí­ses.

“Se­guir el pro­tec­cio­nis­mo es co­mo en­ce­rrar­se en un sa­lón os­cu­ro: eso pue­de que evi­te el vien­to y la llu­via, pe­ro tam­bién se que­da­rán afue­ra la luz y el ai­re”, di­jo en enero el lí­der asiá­ti­co.

Ese dis­cur­so no es más que el re­fle­jo de un país trans­for­ma­do. Hoy Chi­na ex­pe­ri­men­ta fuer­tes in­cre­men­tos en los sa­la­rios de sus ciu­da­da­nos (el pa­go pro­me­dio por ho­ra pa­ra ma­nu­fac­tu­ra, por ejem­plo, se tri­pli­có en­tre el 2005 y el 2016), tie­ne una po­bla­ción mu­cho más ur­ba­ni­za­da y hay me­nos per­so­nas de­di­ca­das a las la­bo­res de agri­cul­tu­ra. k Vea gráfico “Ex­por­ta­cio­nes a Chi­na...”.

Ese pro­ce­so es cla­ve, si se con­si­de­ra que Chi­na ne­ce­si­ta ali­men­tar a un 19% de la po­bla­ción mun­dial. Su to­tal de ha­bi­tan­tes –ade­más– si­gue cre­cien­do: por año ese país su­ma el equi­va­len­te a 1,4 ve­ces la can­ti­dad de re­si­den­tes de Cos­ta Ri­ca.

Por eso la op­ción “ob­via” –di­ce la Ce­pal– es con­si­de­rar a la agri­cul­tu­ra y la agroin­dus­tria co­mo pun­tas de lan­za pa­ra di­ver­si­fi­car la ofer­ta ex­por­ta­do­ra a Chi­na. Allí los paí­ses que pue­den te­ner más éxi­to son los que ya tie­nen tra­ta­dos con esa zo­na asiá­ti­ca (Chi­le, Cos­ta Ri­ca y Pe­rú).

“Es un país en don­de es­tá cre­cien­do mu­cho el con­su­mo. Ahí los pro­duc­tos de­li­ca­tes­sen tie­nen mu­chas opor­tu­ni­da­des” di­ce Jo­sé Du­rán, que –jun­to con el in­ves­ti­ga­dor de la Ce­pal An­drea Pe­llan­dra– han se­gui­do de cer­ca la evo­lu­ción co­mer­cial de Chi­na y su re­la­ción con la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Am­bos creen que pro­duc­tos co­mo la pi­ña, la man­za­na, la ce­rees­tán za y otros si­mi­la­res con va­lor agre­ga­do po­drían te­ner gran­des opor­tu­ni­da­des.

¿Por qué no des­pe­ga­mos?

Sin em­bar­go, im­pul­sar las ex­por­ta­cio­nes ha­cia Chi­na ha si­do –has­ta el mo­men­to– un dis­cur­so. Des­pués de la sa­li­da de In­tel, Cos­ta Ri­ca ha pro­me­dia­do ex­por­ta­cio­nes de $53 mi­llo­nes por año. Ca­si la mi­tad de ellas se con­cen­tran en la ven­ta de ma­de­ra (te­ca), car­ne, cue­ros y desechos de co­bre y alu­mi­nio, lo que im­pli­ca tam­bién una ba­ja di­ver­si­fi­ca­ción.

En el 2016, de he­cho, Cos­ta Ri­ca im­por­tó 45 ve­ces más de lo que ex­por­tó a Chi­na. Es el des­tino nú­me­ro 24 de las ex­por­ta­cio­nes de Cos­ta Ri­ca y, sin em­bar­go, tie­ne la se­gun­da po­si­ción en el to­tal de im­por­ta­cio­nes del país.

¿Por qué es tan di­fí­cil ex­por­tar a Chi­na? Jo­sé Ma­nuel Her­nan­do, pre­si­den­te de Cá­ma­ra Cos­ta­rri­cen­se de la In­dus­tria Ali­men­ta­ria (Ca­cia), tie­ne al­gu­nas ex­pli­ca­cio­nes, co­mo pro­duc­tor.

“No hay que ser ne­ga­ti­vo, pe­ro yo he fra­ca­sa­do por las ex­pec­ta­ti­vas de vo­lú­me­nes al­tos y pre­cios ba­jos que ellos tie­nen”, di­ce.

Tie­ne razón: hay im­por­tan­tes li­mi­tan­tes pa­ra los ex­por­ta­do­res, pe­ro la ma­yo­ría de las so­lu­cio­nes en ma­nos del Go­bierno.

Son va­rias di­fi­cul­ta­des: los tiem­pos pa­ra ad­qui­rir per­mi­sos, la fal­ta de una es­tra­te­gia país pa­ra ex­por­tar a Chi­na, la ba­ja pro­duc­ción de Cos­ta Ri­ca y las es­ca­sas es­tra­te­gias de re­gio­na­li­za­ción co­mer­cial con La­ti­noa­mé­ri­ca son las prin­ci­pa­les tra­bas.

Ven­der­le al gi­gan­te asiá­ti­co re­quie­re de cer­ti­fi­ca­dos que pue­den tar­dar has­ta cin­co años en ser apro­ba­dos. Sin em­bar­go, tam­bién es cla­ve con­tar con acom­pa­ña­mien­to es­ta­tal a la ho­ra de ha­cer ne­go­cios, ase­gu­ra el exem­ba­ja­dor de Cos­ta Ri­ca an­te Chi­na Mar­co Vi­ni­cio Ruiz.

“El país no ha he­cho es­tu­dios re­cien­tes de ofer­ta ex­por­ta­ble ni un es­fuer­zo pú­bli­co pa­ra com­pro­me­ter­se a le­van­tar esas ex­por­ta­cio­nes. Chi­na no pue­de fun­cio­nar co­mo mer­ca­do de ex­ce­den­tes ni de in­ten­tos oca­sio­na­les”, aña­de.

Ale­xan­der Mo­ra, mi­nis­tro de Co­mer­cio Ex­te­rior, con­cuer­da en la ne­ce­si­dad de una nue­va es­tra­te­gia, en la que ya tra­ba­jan con la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Ex­te­rior.

Ac­tual­men­te, di­ce, ex­por­tar a Chi­na tie­ne pre­cios más re­du­ci­dos (“es prác­ti­ca­men­te más ba­ra­to en­viar un con­te­ne­dor a Chi­na que a Mé­xi­co”) y eso pue­de apro­ve­char­se. Em­pe­ro, pa­ra en­con­trar éxi­to, el país de­be apos­tar­le a una es­tra­te­gia de ni­chos.

Ese ha si­do el se­gun­do tro­pie­zo has­ta el mo­men­to: Cos­ta Ri­ca “no pue­de”, ni de­be, “dar­se el lu­jo” de in­ten­tar cap­tar una cuo­ta de mer­ca­do ex­ten­si­va (se­gún adu­je­ron los in­ves­ti­ga­do­res de la Ce­pal a EF). El país de­be di­fe­ren­ciar­se, pues no le es po­si­ble en­trar a una com­pe­ten­cia por can­ti­dad ni por pre­cios.

Jaime Gra­na­dos, es­pe­cia­lis­ta del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo, con­cuer­da con ello.

“La ca­li­dad (pa­ra Cos­ta Ri­ca) no es un pro­ble­ma. Can­ti­dad, por el con­tra­rio, se­rá crí­ti­co”, di­ce el ana­lis­ta.

Por eso –adu­ce– ge­ne­rar un pro­ce­so de con­ver­gen­cia de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na que ya tie­nen tra­ta­dos con Chi­na (Pe­rú, Chi­le y Cos­ta Ri­ca) se­rá una bue­na op­ción pa­ra to­car la puer­ta a Chi­na.

“Es esen­cial in­ten­tar con­so­li­dar pro­duc­tos pro­ve­nien­tes de otros paí­ses pa­ra ge­ne­rar ma­yo­res vo­lú­me­nes”. Una unión es­tra­té­gi­ca co­mo la Alian­za del Pa­cí­fi­co le per­mi­ti­ría a Cos­ta Ri­ca lo­grar­lo, pe­ro –mien­tras tan­to– el país man­tie­ne con­ge­la­do su in­gre­so al gru­po.

Chi­na ha­ce mu­chos es­fuer­zos por ven­der, pe­ro no tan­tos por com­par. “Dar­le vuel­ta a esas di­ná­mi­cas se­ría lo ideal”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.