La de­sigual Su­dá­fri­ca con­si­de­ra un sa­la­rio míi­ni­mo E lla es em­plea­da oca­sio­nal en un su­per­mer­ca­do lo­cal, y su es­po­so la­bo­ra en pre­ven­ción del Si­da. Pe­ro nin­guno de los dos tra­ba­jos es su­fi­cien­te­men­te re­gu­lar pa­ra una “ca­sa ade­cua­da”, di­ce Zwai Lu­go­go, por

El Go­bierno es­tá so­pe­san­do es­ta me­di­da, co­mún en las eco­no­mías desa­rro­lla­das, de­bi­do al cre­cien­te des­con­ten­to por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en­tre los vo­tan­tes ne­gros

El Financiero (Costa Rica) - - Desde Nueva York - No­ri­mit­su Onis­hi KHAYELITSHA, SU­DÁ­FRI­CA

Di­vi­sio­nes pro­fun­das

En po­cos lu­ga­res las di­vi­sio­nes son tan pro­fun­das co­mo en Su­dá­fri­ca. Co­mu­ni­da­des ri­cas con es­tán­da­res de vi­da igua­les a los de Oc­ci­den­te y ha­bi­ta­das des­pro­por­cio­na­da­men­te por gen­te blan­ca co­lin­dan in­có­mo­da­men­te con asen­ta­mien­tos muy po­bres.

Un son­deo del Go­bierno da­do a co­no­cer en enero ha­lló que los sud­afri­ca­nos ne­gros, quie­nes cons­ti­tu­yen 80 % de la po­bla­ción, so­lo ga­na­ron una quin­ta par­te de los in­gre­sos de los blan­cos en 2015.

Al­gu­nas eco­no­mías afri­ca­nas más pe­que­ñas, co­mo las de Ca­me­rún, Gha­na y Cos­ta de Mar­fil, ya tie­nen un sa­la­rio mí­ni­mo na­cio­nal. Pe­ro so­lo un pe­que­ño por­cen­ta­je de sus tra­ba­ja­do­res es­tá en la eco­no­mía for­mal y, por tan­to, es ele­gi­ble pa­ra el mí­ni­mo, di­cen los ex­per­tos. E in­clu­so pa­ra ellos, las re­glas tien­den a no apli­car­se.

Un sa­la­rio mí­ni­mo na­cio­nal se­ría más sig­ni­fi­ca­ti­vo en una eco­no­mía gran­de co­mo Su­dá­fri­ca, di­cen los ex­per­tos, por­que la fuer­za laboral for­mal es su­pe­rior (de al­re­de­dor del 80 % de to­dos los tra­ba­ja­do­res). Mi­llo­nes de per­so­nas se­rían ele­gi­bles.

No obs­tan­te, Su­dá­fri­ca, la eco­no­mía más desa­rro­lla­da del Áfri­ca sub­saha­ria­na, es­tá so­por­tan­do las mis­mas fuer­zas que el res­to del con­ti­nen­te. No es­tá cre­cien­do lo su­fi­cien­te pa­ra ab­sor­ber una po­bla­ción en rá­pi­do au­men­to que es­tá de­jan­do las áreas ru­ra­les pa­ra bus­car tra­ba­jo en si­tios co­mo Khayelitsha, uno de los asen­ta­mien­tos más gran­des del país con cer­ca de 400.000 per­so­nas.

Hay otro mo­ti­vo de ur­gen­cia pa­ra que el Go­bierno ac­túe: el Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano, que ayu­dó a li­be­rar a los sud­afri­ca­nos ne­gros del do­mi­nio de la mi­no­ría blan­ca y que ha go­ber­na­do al país des­de 1994, si­gue do­li­do por ha­ber per­di­do la ma­yo­ría de las ciu­da­des más gran­des en las elec­cio­nes de ju­lio del 2016.

En al­gún tiem­po el par­ti­do po­día con­fiar con el fiel apo­yo de la ma­yo­ría ne­gra. Pe­ro la co­rrup­ción y el es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co en­tre mi­llo­nes de per­so­nas han ero­sio­na­do cons­tan­te­men­te el apo­yo con el pa­so de los años, re­sul­tan­do en el peor desem­pe­ño del par­ti­do en las elec­cio­nes des­de el fin del apart­heid, en 1994.

Las frus­tra­cio­nes son evi­den­tes en Kha­ye­lits­ham; si­tua­do más o me­nos en­tre dos de las áreas más ri­cas de Su­dá­fri­ca: Ciu­dad del Ca­bo y la fa­mo­sa zo­na vi­ní­co­la de Ste­llen­bosch. Es­ta­ble­ci­do en 1983 por el go­bierno del

apart­heid, Khayelitsha, que en xho­sa sig­ni­fi­ca “nue­va ca­sa”, apor­ta mu­chos de los tra­ba­ja­do­res pa­ra am­bas co­mu­ni­da­des.

Las ma­ña­nas de los días la­bo­ra­les, po­co des­pués de que rom­pe el alba, los hom­bres y mu­je­res de Khayelitsha de­jan sus ve­cin­da­rios y ca­mi­nan a las es­ta­cio­nes de tren o au­to­bús más cer­ca­nas. Pa­ra mu­chos, el via­je al tra­ba­jo (un le­ga­do de la pla­nea­ción ur­ba­na de la era del apart­heid pa­ra se­pa­rar áreas blan­cas y ne­gras) tar­da has­ta dos ho­ras por tra­mo.

Mucha gen­te de la ca­lle de Lu­go­go, co­no­ci­da co­mo Twe­cu Cres­cent, di­ce que el via­je les cuesta una cuar­ta par­te o un ter­cio de sus sa­la­rios men­sua­les. Pa­ra los sud­afri­ca­nos ne­gros a ni­vel na­cio­nal, el cos­to de los ta­xis, au­to­bu­ses y de­más trans­por­te de pa­sa­je­ros por ca­rre­te­ra re­pre­sen­ta 5,4 % del gas­to, en com­pa­ra­ción con el 0,2 % pa­ra los blan­cos, quie­nes tien­den a te­ner au­tos.

Te­jien­do bo­ne­tes

Sen­ta­da cer­ca de la par­te de­lan­te­ra de un au­to­bús, al la­do de una ven­ta­na, Ma­ka­ti­so Sek­ha­ma­ne te­jía un bo­ne­te ne­gro.

“Te­jo ca­da vez que ten­go un po­co de tiem­po li­bre”, di­jo Sek­ha­ma­ne, de 47 años, ex­pli­can­do que nor­mal­men­te ter­mi­na un bo­ne­te en dos días y lo ven­de en $4.

Los bo­ne­tes su­ple­men­tan los $400 al mes que ga­na tra­ba­jan­do seis días a la se­ma­na lim­pian­do ca­sas de gen­te blan­ca. Su es­po­so tal vez ga­ne $150 re­pa­ran­do re­fri­ge­ra­do­res. Am­bos in­gre­sos man­tie­nen a cin­co hi­jos y dos nie­tos.

Se es­pe­ra que gran par­te de la dis­cu­sión que ro­dea al sa­la­rio mí­ni­mo na­cio­nal (en­ca­be­za­da por el Go­bierno, em­pre­sas, tra­ba­ja­do­res y aca­dé­mi­cos) se en­fo­que en esa ci­fra. Se­gún el in­for­me del pa­nel, un sa­la­rio mí­ni­mo men­sual de unos $260 “ma­xi­mi­za­ría los be­ne­fi­cios pa­ra los po­bres y mi­ni­mi­za­ría cual­quier po­si­bi­li­dad” de des­in­cen­ti­vo pa­ra tra­ba­jar.

La can­ti­dad pro­pues­ta por el pa­nel es­tá por de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za laboral de $325 al mes, pe­ro da­do que el in­gre­so me­dio de los tra­ba­ja­do­res sud­afri­ca­nos es de ape­nas $280 al mes, el mí­ni­mo ayu­da­ría a re­du­cir la de­sigual­dad, in­di­có el pa­nel.

En Twe­cu Cres­cent, mu­chos de los em­plea­dos ya ga­nan el mí­ni­mo pro­pues­to, o más. Pe­ro sus sa­la­rios es­tán muy por de­ba­jo de lo per­ci­bi­do por los po­cos re­si­den­tes de las ca­sas más bo­ni­tas ($600 al mes un em­plea­do pú­bli­co, y $900 un ofi­cial de po­li­cía joven).

El mí­ni­mo pro­pues­to “no bas­ta”, di­ce Nom­be­ko Mn­dan­ga­so, quien ga­na cer­ca de $165 men­sua­les tra­ba­jan­do cin­co ho­ras al día co­mo afa­na­do­ra en un asi­lo de an­cia­nos. “No va a mar­car una di­fe­ren­cia”, con­si­de­ra.

Con su es­po­so, quien ga­na $245 al mes co­mo guar­dia de se­gu­ri­dad de tiem­po com­ple­to, tie­nen un in­gre­so de más de $400 . Pe­ro con el al­qui­ler, trans­por­te, luz y dos hi­jas, que­da po­co a fin de mes. Un sa­la­rio mí­ni­mo de “al me­nos” $340 por per­so­na, agre­ga, me­jo­ra­ría la si­tua­ción de su fa­mi­lia.

JOAO SIL­VA/NYTMK PA­RA EF

Una re­si­den­te de Khayelitsha sa­le de su ca­sa pa­ra ir a tra­ba­jar. Unas 400.000 per­so­nas vi­ven en es­te lu­gar ubi­ca­do en­tre dos de las zo­nas más ri­cas del país: Ciu­dad del Ca­bo y La re­gión vi­ní­co­la de Ste­llen­bosch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.