Tu­ris­mo aca­pa­ra ali­men­tos en Cu­ba

La lle­ga­da ré­cord de ca­si 3,5 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes a es­ta is­la el año pa­sa­do ha cau­sa­do una cre­cien­te de­man­da de ali­men­tos

El Financiero (Costa Rica) - - The New York Times - Azam Ah­med LA HA­BA­NA, CU­BA © 2017 NEW YORK TI­MES NEWS SER­VI­CE

Pa­ra Lis­set Fe­li­pe, la pri­va­ción es una fa­ce­ta es­tán­dar de la vi­da cu­ba­na, una lu­cha com­par­ti­da por ca­si to­dos, ya sea que es­tén so­por­tan­do apa­go­nes o en bus­ca de pa­pel hi­gié­ni­co.

Pe­ro es­te año ha si­do di­fe­ren­te, en una for­ma in­clu­so más fun­da­men­tal, di­jo. Ella no ha com­pra­do una so­la ce­bo­lla ni un pi­mien­to ver­de, am­bos pro­duc­tos bá­si­cos de la die­ta cu­ba­na. El ajo, di­jo, es una ra­re­za, mien­tras que el agua­ca­te, una de­li­cia que ella dis­fru­ta­ba de vez en cuan­do, tam­bién ha es­ta­do ca­si au­sen­te de su me­sa.

“Es un desas­tre”, di­jo Fe­li­pe, de 42 años, quien ven­de ai­res acon­di­cio­na­dos al Go­bierno. “Nun­ca vi­vi­mos con lu­jos, pe­ro la co­mo­di­dad que al­gu­na vez tu­vi­mos ya no exis­te”.

Los cam­bios en Cu­ba en los úl­ti­mos años a me­nu­do han in­si­nua­do una nue­va era de po­si­bi­li­da­des: una eco­no­mía que se abre len­ta­men­te, re­la­cio­nes más cor­dia­les con Es­ta­dos Uni­dos des­pués de dé­ca­das de ais­la­mien­to, una inun­da­ción de tu­ris­tas des­ti­na­da a ele­var la for­tu­na de los cu­ba­nos lar­go tiem­po de­ja­dos a la de­ri­va al mar­gen de la pros­pe­ri­dad mo­der­na.

Pe­ro la lle­ga­da ré­cord de ca­si 3,5 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes a Cu­ba el año pa­sa­do ha cau­sa­do una cre­cien­te de­man­da de ali­men­tos, lo que pro­vo­có re­per­cu­sio­nes que es­tán sa­cu­dien­do a la pro­me­sa bá­si­ca de la Cu­ba de Fi­del Castro.

Ma­la pla­nea­ción

Los tu­ris­tas li­te­ral­men­te es­tán con­su­mien­do la co­mi­da de Cu­ba. Gra­cias en par­te al em­bar­go es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro tam­bién a la ma­la pla­nea­ción por par­te del Go­bierno de la is­la, los pro­duc­tos de los que han de­pen­di­do los cu­ba­nos se des­ti­nan a los tu­ris­tas ri­cos, lo que ha lle­va­do a pre­cios al al­za y anaque­les va­cíos.

Sin su­mi­nis­tros que igua­len el ma­yor ape­ti­to, al­gu­nos ali­men­tos se han vuel­to tan cos­to­sos que in­clu­so pro­duc­tos bá­si­cos se es­tán vol­vien­do inase­qui­bles pa­ra los cu­ba­nos co­mu­nes.

“La in­dus­tria tu­rís­ti­ca pri­va­da es­tá en com­pe­ten­cia di­rec­ta por los su­mi­nis­tros bue­nos con la po­bla­ción en ge­ne­ral”, di­jo Ri­chard Fein­berg, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San Die­go y es­pe­cia­lis­ta en la eco­no­mía cu­ba­na.

Des­de ha­ce tiem­po ha ha­bi­do una división en­tre los cu­ba­nos y los tu­ris­tas, con si­tios tu­rís­ti­cos de pla­ya y ho­te­les en La Ha­ba­na que es­tán efec­ti­va­men­te re­ser­va­dos pa­ra los fo­ras­te­ros dis­pues­tos a pa­gar por una versión có­mo­da de Cu­ba. Pe­ro co­mo el país ci­fra sus es­pe­ran­zas en el tu­ris­mo, dan­do la bien­ve­ni­da a una olea­da de nue­vos via­je­ros pa­ra ali­men­tar a la anémi­ca eco­no­mía, ha sur­gi­do una de­sigual­dad más bá­si­ca en me­dio del ex­pe­ri­men­to de la na­ción con el ca­pi­ta­lis­mo.

Los cre­cien­tes pre­cios de los pro­duc­tos bá­si­cos co­mo ce­bo­llas y pi­mien­tos, o de mo­des­tos lu­jos co­mo pi­ñas y li­mo­nes, han de­ja­do a mu­chos sin po­der pa­gar­los. Las cer­ve­zas y los re­fres­cos son di­fí­ci­les de en­con­trar, pues son aca­pa­ra­dos por los res­tau­ran­tes.

Es una evo­lu­ción asom­bro­sa en Cu­ba, don­de un fu­tu­ro com­par­ti­do ha si­do un pi­lar de la pro­me­sa de la re­vo­lu­ción. Aun­que la afluen­cia de di­ne­ro nue­vo de los tu­ris­tas y otros vi­si­tan­tes ha si­do una ben­di­ción pa­ra el cre­cien­te sec­tor pri­va­do de la is­la, la ma­yo­ría de los cu­ba­nos aún tra­ba­ja den­tro de la eco­no­mía es­ta­tal y pa­sa apu­ros pa­ra so­bre­vi­vir.

El pre­si­den­te Raúl Castro ha re­co­no­ci­do el au­men­to de los pre­cios agrí­co­las y ac­tua­do pa­ra po­ner­les to­pe.

En un dis­cur­so di­jo que el Go­bierno ana­li­za­ría las cau­sas de los cos­tos cre­cien­tes e im­pon­dría me­di­das se­ve­ras a los in­ter­me­dia­rios por la es­pe­cu­la­ción de pre­cios, con lí­mi­tes a lo que la gen­te po­día co­brar por cier­tas fru­tas y ver­du­ras.

“No po­de­mos sen­tar­nos con los bra­zos cru­za­dos an­te la ines­cru­pu­lo­sa tác­ti­ca de los in­ter­me­dia­rios que so­lo pien­san en ga­nar más”, di­jo Castro a los miem­bros del par­ti­do.

Pe­ro los to­pes de pre­cios gu­ber­na­men­ta­les pa­re­cen ha­ber he­cho po­co pa­ra ofre­cer bue­nos y ase­qui­bles pro­duc­tos agrí­co­las a los cu­ba­nos. Más bien, han tras­la­da­do los pro­duc­tos al mer­ca­do co­mer­cial, don­de los agri­cul­to­res y los ven­de­do­res pue­den al­can­zar pre­cios más al­tos, o al mer­ca­do ne­gro. La Ha­ba­na ofre­ce mar­ca­dos ejem­plos de es­te cre­cien­te abis­mo.

Mo­nu­men­tos al al­mi­dón

En dos mer­ca­dos es­ta­ta­les, don­de el Go­bierno es­ta­ble­ce los pre­cios, los anaque­les han si­do mo­nu­men­tos al al­mi­dón: ca­mo­te, yu­ca, arroz, fri­jo­les y plá­ta­nos, más al­gu­nas san­días de­for­mes con pul­pa pá­li­da.

En cuan­to a los to­ma­tes, los pi­mien­tos ver­des, las ce­bo­llas, los pe­pi­nos, el ajo o la le­chu­ga —por no ha­blar de los agua­ca­tes, las pi­ñas o el cu­lan­tro — so­lo ha­bía pro­me­sas.

“Pue­de in­ten­tar de nue­vo el sá­ba­do pa­ra los to­ma­tes”, ofre­ció un ven­de­dor. Era más una pre­gun­ta que una su­ge­ren­cia”.

Pe­ro en un mer­ca­do coope­ra­ti­vo cer­cano, don­de los ven­de­do­res tie­nen más li­ber­tad pa­ra es­ta­ble­cer sus pre­cios, las fru­tas y ver­du­ras fal­tan­tes en los pues­tos es­ta­ta­les es­ta­ban ele­gan­te­men­te api­la­das en abun­dan­cia. Ra­re­zas co­mo uvas, apio, jen­gi­bre y una va­rie­dad de es­pe­cias com­pe­tían por la aten­ción de los com­pra­do­res.

El mer­ca­do se ha con­ver­ti­do en el patio de jue­gos de los res­tau­ran­tes pri­va­dos que han sur­gi­do pa­ra aten­der a los vi­si­tan­tes. Em­plean a cua­dri­llas de com­pra­do­res pa­ra que re­co­rran la ciu­dad to­dos los días en bus­ca de fru­tas, ver­du­ras y pro­duc­tos no pe­re­ce­de­ros, con pre­su­pues­tos que eclip­san a los de la fa­mi­lia pro­me­dio.

“Ca­si to­dos nues­tros com­pra­do­res son pa­la­da­res (unos 1.700 res­tau­ran­tes pri­va­dos en to­doel país)”, di­jo un ven­de­dor, Ru­ben Mar­tí­nez. “Son los que pue­den per­mi­tir­se pa­gar más por la ca­li­dad”.

Aun­que mu­chos cu­ba­nos des­de ha­ce tiem­po se han acos­tum­bra­do a la reali­dad de las ca­ren­cias, nun­ca más que du­ran­te lo que lla­man el “Pe­río­do Es­pe­cial” des­pués del co­lap­so de la Unión So­vié­ti­ca, una nue­va di­ná­mi­ca que ha sur­gi­do en los úl­ti­mos me­ses ame­na­za al fu­tu­ro de la na­ción, ad­vier­ten ex­per­tos.

“El Go­bierno ha fa­lla­do cons­tan­te­men­te en in­ver­tir ade­cua­da­men­te en el sec­tor de la agri­cul­tu­ra”, di­jo Juan Ale­jan­dro Tria­na, un eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na. “Ya no so­lo te­ne­mos que ali­men­tar a 11 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Te­ne­mos que ali­men­tar a más de 14 mi­llo­nes. En los pró­xi­mos cin­co años, si no ha­ce­mos al­go al res­pec­to, la co­mi­da se con­ver­ti­rá en un te­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal”, aña­dió.

El Go­bierno da a los cu­ba­nos li­bre­tas de ra­cio­na­mien­to pa­ra ayu­dar a ofre­cer pro­duc­tos bá­si­cos co­mo arroz, fri­jo­les y azú­car, pe­ro no cu­bren ar­tícu­los co­mo pro­duc­tos agrí­co­las frescos.

LOS TU­RIS­TAS LI­TE­RAL­MEN­TE ES­TÁN

CON­SU­MIEN­DO LA CO­MI­DA DE CU­BA: GRA­CIAS EN PAR­TE AL EM­BAR­GO ES­TA­DOU­NI­DEN­SE, PE­RO TAM­BIÉN A LA MA­LA PLA­NEA­CIÓN POR PAR­TE DEL GO­BIERNO DE RAÚL CASTRO

MAURICIO LI­MA/NYTMK PA­RA EF

Los pro­duc­tos de la tie­rra, ha­bi­tua­les en la co­ci­na cu­ba­na, son aho­ra abru­ma­do­ra­men­te con­su­mi­dos por los cer­ca de 3,5 mi­llo­nes de tu­ris­tas que vi­si­ta­ron la is­la el año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.