Por una de­li­be­ra­ción elec­to­ral se­ria e in­for­ma­da

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión -

Las pró­xi­mas elec­cio­nes na­cio­na­les se acer­can y es pre­ci­so que la ciu­da­da­nía es­té aler­ta pa­ra iden­ti­fi­car los en­ga­ños de fal­sas pro­me­sas, em­pa­ca­das con pa­la­bras agra­da­bles y con­vin­cen­tes pe­ro lle­nas de fal­se­da­des.

En la mi­to­lo­gía grie­ga las si­re­nas eran di­vi­ni­da­des ma­ri­nas, hi­jas del dios Aque­loo y de Mel­pó­me­ne, Ca­lío­pe u otra mu­sa, y se las re­pre­sen­ta­ba co­mo mu­je­res hermosas con co­la de pez. Re­fu­gia­das en el es­tre­cho de Me­si­na, atraían a los na­ve­gan­tes con su can­to y los ha­cían en­fren­tar­se a mons­truos te­rri­bles.

La fra­se “can­tos de si­re­nas” –que nos ha­ce evo­car la ex­pe­rien­cia que Uli­ses, rey de Íta­ca, tu­vo con las si­re­nas du­ran­te su pro­lon­ga­do via­je de re­gre­so a ca­sa tras par­ti­ci­par en la gue­rra de Tro­ya, se­gún cuen­ta el poe­ta cie­go Homero en la Odi­sea– alu­de a esas pa­la­bras en­ga­ño­sas an­te las cua­les los ciu­da­da­nos de­be­rán man­te­ner­se aler­tas pa­ra lo­grar un vo­to in­for­ma­do y ra­zo­na­do que for­ta­lez­ca nues­tro sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

Al acer­car­se el nue­vo pro­ce­so elec­to­ral se es­cu­chan ya al­gu­nas vo­ces que pre­ten­den per­sua­dir con la exal­ta­ción, pre­su­mien­do de in­ma­cu­la­das e im­bui­das de fa­na­tis­mo y jac­tan­cia de per­fec­ción. Esas vo­ces po­drían con­du­cir­nos a las mons­truo­si­da­des de la in­to­le­ran­cia y del au­to­ri­ta­ris­mo.

Cos­ta Ri­ca siem­pre ha re­cha­za­do en las ur­nas elec­to­ra­les a he­chi­ce­ros e ilu­mi­na­dos, po­seí­dos de de­li­rios me­siá­ni­cos, y ha pre­fe­ri­do la ecua­ni­mi­dad, se­re­ni­dad y sen­ti­do prác­ti­co en sus lí­de­res.

Las pa­la­bras de­ben es­tar vin­cu­la­das con la ver­dad, la ofer­ta elec­to­ral de­be ser con­cre­ta y rea­li­za­ble. La ciu­da­da­nía de­be­rá exi­gir a los can­di­da­tos que plan­teen ru­tas cla­ra­men­te de­fi­ni­das pa­ra al­can­zar sus ofer­tas.

Asi­mis­mo, las pro­pues­tas de­ben ser po­si­ti­vas sin re­cu­rrir a las pa­sio­nes mal­sa­nas que sur­gen de vi­sio­nes apo­ca­líp­ti­cas.

Cier­to, nues­tro país tie­ne mu­cho por ha­cer y mu­cho por me­jo­rar, pe­ro no po­de­mos des­co­no­cer, por de­ma­go­gia y de­seos de pro­ta­go­nis­mo, nues­tras con­quis­tas en el sis­te­ma po­lí­ti­co, se­gu­ri­dad so­cial, tu­ris­mo, edu­ca­ción y di­ver­si­fi­ca­ción de la eco­no­mía.

La co­rrup­ción ha de ser com­ba­ti­da con ener­gía e ins­ti­tu­cio­na­li­dad, des­con­fian­do de pre­ten­di­dos in­ma­cu­la­dos e im­po­lu­tos que se pre­sen­tan co­mo sal­va­do­res pro­vi­den­cia­les pa­ra to­dos los ma­les.

Fren­te a la co­rrup­ción la so­lu­ción re­si­de en la edu­ca­ción cí­vi­ca, el for­ta­le­ci­mien­to del Es­ta­do de de­re­cho y de la pren­sa li­bre. La trans­pa­ren­cia de los pro­ce­sos po­lí­ti­coad­mi­nis­tra­ti­vos es más im­por­tan­te que las fan­ta­sías y es­pe­jis­mos de su­pues­tos vi­den­tes que pre­di­can el fin de los tiem­pos.

La lu­cha con­tra la in­se­gu­ri­dad y la de­lin­cuen­cia ocu­pa­rán del apor­te de so­lu­cio­nes in­te­li­gen­tes. La ciu­da­da­nía es­tá can­sa­da del in­mo­vi­lis­mo, pe­ro tam­bién de las ofer­tas de mano du­ra que úni­ca­men­te es­ti­mu­lan el mie­do y la venganza. Po­lí­ti­ca so­cial pa­ra ata­car los ma­les de la in­se­gu­ri­dad en sus orí­ge­nes, más for­ta­le­ci­mien­to de la po­li­cía y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co son los ca­mi­nos ade­cua­dos pa­ra en­fren­tar es­te pro­ble­ma.

Es­pe­re­mos que la ofer­ta elec­to­ral ven­ga em­pa­re­ja­da con la ecua­ni­mi­dad y la se­rie­dad, que los can­di­da­tos fun­da­men­ten sus pro­pues­tas y rin­dan cuen­tas de su tra­yec­to­ria.

Es im­por­tan­te tam­bién que mues­tren sus equi­pos y la ex­pe­rien­cia en el ma­ne­jo de los asun­tos pú­bli­cos. No po­de­mos per­mi­tir más im­pro­vi­sa­cio­nes e inex­pe­rien­cia; el apren­di­za­je aca­rrea pa­ra­li­za­ción y es­tan­ca­mien­to. Una so­la per­so­na no pue­de re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas y re­tos que en­fren­ta­mos.

Los paí­ses ne­ce­si­tan de se­rie­dad y re­fle­xión, no de en­can­ta­do­res de ser­pien­tes y de­ma­go­gos. Veá­mo­nos en el es­pe­jo de na­cio­nes ve­ci­nas; el ca­so ve­ne­zo­lano es un cla­ro ejem­plo de lo que no de­be es­co­ger­se.

Un pue­blo que pu­so su fe en un cau­di­llo po­pu­lis­ta co­mo Chá­vez, con la es­pe­ran­za de su­pe­rar las fa­llas de su sis­te­ma de par­ti­dos, ha ter­mi­na­do en una si­tua­ción drá­ma­ti­ca. El re­me­dio fue peor que la en­fer­me­dad.

Los ciu­da­da­nos no de­ben creer en per­so­na­jes que di­cen en­car­nar el al­ma po­pu­lar, la úni­ca fuer­za ca­paz de ha­cer fun­cio­nar y avan­zar la de­mo­cra­cia es una ciu­da­da­nía in­for­ma­da, de­li­be­ran­te y par­ti­ci­pa­ti­va, fun­cio­nan­do en un mar­co ins­ti­tu­cio­nal con re­glas cla­ras.

Si los pue­blos en­tre­gan su fu­tu­ro a su­pues­tos sal­va­do­res, el pe­li­gro del au­to­ri­ta­ris­mo es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na.

No se pue­de con­fiar el po­der a una so­la per­so­na, la ten­ta­ción de ejer­cer­lo en su pro­pio be­ne­fi­cio es de­ma­sia­do gran­de. La so­lu­ción de­mo­crá­ti­ca del equi­li­brio de po­de­res es el lí­mi­te ade­cua­do pa­ra la con­cu­pis­cen­cia de los lí­de­res pro­vi­den­cia­les.

En la elec­ción que vie­ne de­be­re­mos es­tar aten­tos pa­ra es­cu­char las vo­ces de la ra­cio­na­li­dad y la se­rie­dad, re­cha­zan­do las im­pos­tu­ras se­duc­to­ras de as­tu­tas si­re­nas que bus­ca­rán lan­zar­nos al caos de la con­fron­ta­ción y al irres­pe­to de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

Bien­ve­ni­dos sean el de­ba­te, la dis­cu­sión or­de­na­da y la con­ver­sa­ción de­mo­crá­ti­ca y res­pe­tuo­sa, en lu­gar de los can­tos de si­re­na que obli­ga­ron a Uli­ses a or­de­nar­le a sus hom­bres ta­par­se los oí­dos con ce­ra y lue­go atar­lo a él al más­til y que no lo sol­ta­ran pa­sa­ra lo que pa­sa­ra. Cos­ta Ri­ca no es­tá pa­ra mitologías.

La fra­se “can­tos de si­re­nas” alu­de a esas pa­la­bras en­ga­ño­sas an­te las cua­les los ciu­da­da­nos de­be­rán man­te­ner­se aler­tas pa­ra lo­grar –en las elec­cio­nes de fe­bre­ro pró­xi­mo– un vo­to in­for­ma­do y ra­zo­na­do que for­ta­lez­ca nues­tro sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.