Eco­no­mía so­cial so­li­da­ria

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Luis E. Cuen­ca B.

La eco­no­mía so­cial so­li­da­ria (ESS) in­clu­ye las ac­ti­vi­da­des de em­pre­sas aso­cia­ti­vas y em­pre­sas con fi­nes so­cia­les.

Las pri­me­ras son las coo­pe­ra­ti­vas, so­cie­da­des anó­ni­mas la­bo­ra­les, aso­cia­cio­nes crea­das ba­jo la ley 218, aso­cia­cio­nes so­li­da­ris­tas, fun­da­cio­nes, asa­das, aso­cia­cio­nes co­mu­na­les y sin­di­ca­tos que tie­nen ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas.

To­das tie­nen un go­bierno corporativo de­mo­crá­ti­co y prio­ri­zan en la per­so­na aso­cia­da más que en la ga­nan­cia. Las em­pre­sas con fi­nes so­cia­les apa­re­cie­ron en años re­cien­tes. Son las lla­ma­das em­pre­sas con pro­pó­si­to o em­pre­sas B y las que fun­cio­nan se­gún el mo­de­lo de so­cial bu­si­ness pro­mo­vi­do por el Pre­mio No­bel de la Paz Mohammed Yu­nus.

En su ma­yo­ría so­cie­da­des anó­ni­mas, su ob­je­ti­vo es re­sol­ver pro­ble­mas so­cia­les. El ma­ne­jo del pa­tri­mo­nio y las uti­li­da­des es­tá orien­ta­do a se­guir in­vir­tien­do en el ne­go­cio y no a ge­ne­rar ga­nan­cias.

Las em­pre­sas de la ESS bus­can so­lu­cio­nes a la de­sigual­dad, el ac­ce­so al agua po­ta­ble y el em­pleo de po­bla­cio­nes des­fa­vo­re­ci­das, etc. Son or­ga­ni­za­cio­nes privadas que asu­men fi­nes pú­bli­cos co­mo par­te de su ne­go­cio.

En Cos­ta Ri­ca es­te ti­po de em­pre­sas no es vi­si­ble en los apa­ra­tos de me­di­ción pú­bli­ca. No obs­tan­te, se­gún es­tu­dios del Cen­tro La­ti­noa­me­ri­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad y el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (Clacds), del In­cae, Zar­ce­ro es el cantón más efi­cien­te en la ge­ne­ra­ción de pro­gre­so so­cial.”Pa­ra Roberto Ar­ta­via, vi­ce­pre­si­den­te del So­cial Pro­gress Im­pe­ra­ti­ve, “Zar­ce­ro es un cantón con his­to­ria coope­ra­ti­va, de pro­duc­ción aso­cia­ti­va, con una mu­ni­ci­pa­li­dad y una ins­ti­tu­cio­na­li­dad en­fo­ca­das en su co­mu­ni­dad”. Se­gún el Clacds, “el mo­de­lo coope­ra­ti­vo no so­lo ha si­do una he­rra­mien­ta de pro­duc­ción, sino que se cons­ti­tu­yó en una pa­lan­ca pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des de los aso­cia­dos y sus fa­mi­lias, me­jo­ran­do su ni­vel de Pro­gre­so So­cial”.

Es­tos re­sul­ta­dos, y una lar­ga tra­yec­to­ria de pro­mo­ción de em­pre­sas aso­cia­ti­vas y so­cia­les en el país, son un ali­cien­te pa­ra quie­nes cree­mos que la cons­truc­ción de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra re­for­zar a las or­ga­ni­za­cio­nes de ESS pue­de te­ner un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el bie­nes­tar de la po­bla­ción.

Es­ta po­lí­ti­ca de­be ir más allá de in­tere­ses sec­to­ria­les o gre­mia­les, po­nien­do co­mo ob­je­ti­vo el re­for­za­mien­to de la ca­pa­ci­dad em­pre­sa­rial de las or­ga­ni­za­cio­nes y la eva­lua­ción de su im­pac­to so­cial. Es­to en­mar­ca­do en la ru­ta de em­pleo y pro­duc­ción for­mu­la­da por el Go­bierno y en la es­tra­te­gia de com­pe­ti­ti­vi­dad del país.

Ca­rác­ter em­pre­sa­rial

Las em­pre­sas de la ESS pro­mue­ven ins­ti­tu­cio­nes, va­lo­res y prác­ti­cas im­por­tan­tes: tra­ba­jo, pro­pie­dad pri­va­da, de­mo­cra­cia, aho­rro, coo­pe­ra­ción obre­ro-pa­tro­nal, so­li­da­ri­dad y com­pro­mi­so con la co­mu­ni­dad. Per­mi­ten desa­rro­llar el em­pren­de­du­ris­mo pa­ra re­em­pla­zar el asis­ten­cia­lis­mo en seg­men­tos de la po­bla­ción que no ha­llan tra­ba­jo. In­cen­ti­var su desa­rro­llo im­pli­ca re­for­zar su pro­duc­ti­vi­dad, efi­cien­cia, in­te­li­gen­cia de mer­ca­dos e in­no­va­ción pa­ra in­cor­po­rar­las a ca­de­nas de va­lor lo­ca­les o in­ter­na­cio­na­les.

Pa­ra lo­grar­lo se re­quie­ren tres lí­neas de ac­ción. Pri­me­ra: ge­ne­ra­ción de ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros y de ne­go­cios que po­ten­cien su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer ne­go­cios en con­jun­to. Se re­quie­re crear he­rra­mien­tas fi­nan­cie­ras pa­ra que los fon­dos de pen­sión com­ple­men­ta­rios, de coo­pe­ra­ti­vas fi­nan­cie­ras y de aso­cia­cio­nes so­li­da­ris­tas pue­dan in­ver­tir­se en pro­yec­tos ren­ta­bles con un al­to im­pac­to so­cial. Es­tos pue­den ar­ti­cu­lar­se ba­jo el es­que­ma de in­ver­sión por im­pac­to, ya pro­ba­do en paí­ses co­mo In­gla­te­rra.

Se­gun­da: re­for­zar los ca­na­les de co­mer­cia­li­za­ción de los pro­duc­tos de aso­cia­cio­nes pa­ra que el va­lor agre­ga­do so­cial de sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos pue­da ser par­te de su po­si­cio­na­mien­to com­pe­ti­ti­vo y les per­mi­ta in­cor­po­rar­se a ca­de­nas de va­lor glo­ba­les.

Ter­ce­ra: asis­ten­cia téc­ni­ca pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia en la ges­tión de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes y en sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos.

Una po­lí­ti­ca pú­bli­ca orien­ta­da por el con­cep­to de ESS per­mi­ti­ría en­ten­der me­jor el im­pac­to de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes en su con­jun­to y ho­mo­ge­nei­zar en la me­di­da de lo po­si­ble las con­di­cio­nes que el Es­ta­do ha crea­do pa­ra apo­yar­las. Es el pri­mer pa­so pa­ra desa­rro­llar una re­gu­la­ción ba­sa­da en un com­pro­mi­so en el cual los in­cen­ti­vos a es­tas em­pre­sas se den a cam­bio del im­pac­to en la ge­ne­ra­ción de pro­gre­so so­cial y no en in­cen­ti­vos per se aso­cia­dos a una fi­gu­ra ju­rí­di­ca es­pe­cí­fi­ca.

For­ta­le­cer a las or­ga­ni­za­cio­nes de la ESS es im­por­tan­te pa­ra ha­cer­le fren­te a re­tos co­mo el des­em­pleo ma­si­vo, la de­sigual­dad, la re­for­ma del Es­ta­do y la com­pe­ti­ti­vi­dad de los can­to­nes.

Las or­ga­ni­za­cio­nes de la ESS bus­can vi­vir sus va­lo­res a tra­vés de la pro­duc­ción y la co­mer­cia­li­za­ción en el mer­ca­do, re­for­zan­do la de­mo­cra­cia al per­mi­tir que ca­da vez más per­so­nas sean em­pre­sa­rias. Cuan­do la de­sigual­dad ame­na­za la es­ta­bi­li­dad de las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas y los be­ne­fi­cios de la glo­ba­li­za­ción, la ESS pue­de con­tri­buir a que to­dos los cos­ta­rri­cen­ses se be­ne­fi­cien de una so­cie­dad li­bre, de­mo­crá­ti­ca y abier­ta al mun­do.

“For­ta­le­cer a las or­ga­ni­za­cio­nes de la ESS es im­por­tan­te pa­ra ha­cer­le fren­te al des­em­pleo ma­si­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.