Bue­na no­ti­cia

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Constantino Ur­cu­yo en­fo­ques@el­fi­nan­cie­ro.com

En es­tos días se dio a co­no­cer la pron­ta inau­gu­ra­ción de una cár­cel don­de se bus­ca­rá re­so­cia­li­zar a los pre­sos pro­por­cio­nán­do­les un en­cie­rro digno, ofi­cio y edu­ca­ción.

En es­ta mo­der­na pri­sión so­lo po­drán in­gre­sar los reos que ten­gan una con­de­na de tres a quin­ce años, que no sean vio­len­tos, re­gis­tren bue­na con­duc­ta y cuen­ten con re­cur­sos fa­mi­lia­res de apo­yo.

Se­pa­rar

a los no vio­len­tos de los con­de­na­dos por de­li­tos más gra­ves es evi­tar que la cár­cel se trans­for­me en es­cue­la de de­lin­cuen­cia, per­mi­te la resocialización y fa­ci­li­ta la re­in­ser­ción so­cial.

El Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia pen­só crea­ti­va­men­te y sus­cri­bió con­ve­nios con el MEP y el INA pa­ra brin­dar a los re­clu­sos una ofer­ta edu­ca­ti­va y laboral.

En la nue­va cár­cel se evi­ta­rá el tiem­po ocio­so, los in­ter­nos de­be­rán tra­ba­jar, es­tu­diar, re­ci­bir ins­truc­ción téc­ni­ca y ha­cer ejer­ci­cios a lo lar­go de 14 ho­ras dia­rias.

El cas­ti­go irra­cio­nal no pro­te­ge a la so­cie­dad, por el con­tra­rio, la fra­gi­li­za, au­men­ta la de­sigual­dad, pro­vo­ca des­em­pleo y fa­mi­lias en aban­dono.

Un pre­so que re­gre­sa con un ofi­cio a la vi­da co­ti­dia­na es un apo­yo pa­ra su fa­mi­lia, y los hi­jos no se ven con­de­na­dos a la po­bre­za per­pe­tua.

La ac­ción

de la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, una hu­ma­nis­ta in­te­li­gen­te, y de su vi­ce­mi­nis­tro, un in­te­lec­tual es­cla­re­ci­do, es un apor­te va­lio­so en la lu­cha con­tra la de­lin­cuen­cia, por­que le po­ne un es­co­llo im­por­tan­te a su po­si­ble re­pro­duc­ción. Ade­más, es con­sis­ten­te con nues­tra tra­yec­to­ria res­pe­tuo­sa de los de­re­chos hu­ma­nos.

Per­so­nas ocu­pa­das, con es­tu­dios y bue­na sa­lud no se­gui­rán por ma­los ca­mi­nos y se re­in­cor­po­ra­rán a la vi­da so­cial de ma­ne­ra po­si­ti­va.

In­te­li­gen­cia de la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria fren­te al po­pu­lis­mo pu­ni­ti­vis­ta que in­ci­ta al mie­do y a la venganza con­tri­bu­yen­do a la in­se­gu­ri­dad, pues la pa­sión por cas­ti­gar fra­gi­li­za a la so­cie­dad en vez de pro­te­ger­la.

Fe­li­ci­ta­cio­nes al Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia por una muy bue­na ini­cia­ti­va. Es­tán cum­plien­do con el ju­ra­men­to cons­ti­tu­cio­nal.

“Per­so­nas ocu­pa­das, con es­tu­dios y bue­na sa­lud no se­gui­rán por ma­los ca­mi­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.