Po­lí­ti­ca cam­bia­ria: du­das

El Financiero (Costa Rica) - - OPINIÓN -

En la edi­ción de es­ta se­ma­na abor­da­mos el te­ma del me­nor cre­ci­mien­to de la eco­no­mía cos­ta­rri­cen­se en los úl­ti­mos tres me­ses. En edi­cio­nes an­te­rio­res he­mos in­for­ma­do so­bre el au­men­to de la ta­sa de in­te­rés de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, de la re­duc­ción del ni­vel de re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les del Ban­co Cen­tral y de la des­me­jo­ra de la ca­li­fi­ca­ción de ries­go de nuestra deu­da so­be­ra­na.

En es­te edi­to­rial que­re­mos en­la­zar es­tos temas y abor­dar el pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co de cor­to pla­zo del pre­sen­te año.

El 2017 se ini­ció con una des­ace­le­ra­ción en la ta­sa del cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción. Los di­ver­sos sec­to­res pro­duc­ti­vos han re­du­ci­do su ta­sa de cre­ci­mien­to con res­pec­to a un año atrás. El año pa­sa­do la me­jo­ra de los tér­mi­nos de in­ter­cam­bio im­pul­só el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro es­te efec­to no se ha re­pe­ti­do en el 2017. Adi­cio­nal­men­te, los cam­bios en el en­torno ex­terno y ries­gos so­bre el fu­tu­ro de nuestra eco­no­mía pue­den re­pre­sen­tar un li­mi­tan­te pa­ra el cre­ci­mien­to.

La si­tua­ción fis­cal en es­te año si­gue muy pa­re­ci­da a la ob­ser­va­da du­ran­te el 2016 en cuan­to al dé­fi­cit fis­cal y a la acu­mu­la­ción de ma­yor deu­da del Go­bierno Cen­tral. Es­te fe­nó­meno ha lle­va­do a las ca­li­fi­ca­do­ras in­ter­na­cio­na­les a se­ña­lar un ma­yor ries­go en la sol­ven­cia del país.

El año pa­sa­do los ba­jos pre­cios del pe­tró­leo con­tri­bu­ye­ron a un ba­jo ni­vel de in­fla­ción. Es­to per­mi­tió una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del Cen­tral mo­de­ra­da­men­te ex­pan­si­va que hi­zo posible el fi­nan­cia­mien­to del sec­tor pri­va­do y el dé­fi­cit fis­cal sin gran­des pre­sio­nes so­bre la ta­sa de in­te­rés.

Sin em­bar­go, es­tas cir­cuns­tan­cias han cam­bia­do. En el 2017 se no­ta ma­yor pre­sión in­fla­cio­na­ria, tan­to en la me­di­ción del IPC co­mo en las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción. Adi­cio­nal­men­te, hay un im­por­tan­te pro­ce­so de do­la­ri­za­ción de la ri­que­za del sec­tor pri­va­do. To­do obli­gó al Cen­tral a au­men­tar re­cien­te­men­te su ta­sa de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en 50 pun­tos ba­se. Es­to pa­re­ce in­di­car que el fi­nan­cia­mien­to del dé­fi­cit fis­cal en los pró­xi­mos me­ses no se­rá tan fá­cil co­mo en el 2016, por­que pue­de ejer­cer pre­sión en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro y com­pe­tir con ma­yor fuer­za con el fi­nan­cia­mien­to del sec­tor pri­va­do.

Lla­ma la aten­ción lo que es­tá pa­san­do en el mer­ca­do cam­bia­rio des­de el se­gun­do se­mes­tre del año pa­sa­do. Hay un in­cre­men­to en la de­man­da de dó­la­res en el mer­ca­do, ori­gi­na­da prin­ci­pal­men­te en agen­tes lo­ca­les que han pro­ce­di­do do­la­ri­zar su ri­que­za. Es­te com­por­ta­mien­to qui­zá es­tá aso­cia­do a ta­sas de in­te­rés en co­lo­nes muy ba­jas en un con­tex­to de ex­pec­ta­ti­vas de de­va­lua­ción al al­za.

La de­va­lua­ción del co­lón fren­te al dó­lar en el 2017 ha si­do li­ge­ra­men­te su­pe­rior al 1 %, pe­ro ha si­do ar­ti­fi­cial­men­te ba­ja, por­que el Cen­tral ha in­ter­ve­ni­do ven­dien­do dó­la­res en el mer­ca­do pa­ra evi­tar un ma­yor ajus­te cam­bia­rio. En lo que va del año la re­duc­ción de di­chas re­ser­vas ha si­do ma­yor a los 300 mi­llo­nes. Con su in­ter­ven­ción, el Cen­tral no se ha li­mi­ta­do a re­du­cir la vo­la­ti­li­dad del ti­po de cam­bio, ha cam­bia­do en for­ma sus­tan­cial su ni­vel.

La po­lí­ti­ca del Ban­co Cen­tral tie­ne va­rias con­se­cuen­cias. Pri­me­ro, in­cen­ti­va en la reali­dad la do­la­ri­za­ción del aho­rro fi­nan­cie­ro, a pe­sar de su dis­cur­so en con­tra de es­te fe­nó­meno. Se­gun­do, in­tro­du­ce in­cer­ti­dum­bre en un año elec­to­ral so­bre su vo­lun­tad real pa­ra rea­li­zar los ajus­tes ne­ce­sa­rios en el ti­po de cam­bio pa­ra sos­te­ner la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. La pre­gun­ta cla­ve es si el Ban­co Cen­tral pre­fe­ri­rá evi­tar los ajus­tes en el ti­po de cam­bio en el 2017 pa­ra que sean rea­li­za­dos des­pués de ma­yo del 2018 por las nue­vas au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas.

En fin, el Cen­tral de­be­ría acla­rar cuál es su vo­lun­tad de per­mi­tir que el ti­po de cam­bio re­fle­je las con­di­cio­nes del mer­ca­do. Pa­ra es­to, más que pa­la­bras, se re­quie­re de una con­duc­ta con­se­cuen­te con la reali­dad de ese mer­ca­do.

El año pa­sa­do los ba­jos pre­cios del pe­tró­leo con­tri­bu­ye­ron a un ba­jo ni­vel de in­fla­ción. Es­to per­mi­tió una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del Cen­tral mo­de­ra­da­men­te ex­pan­si­va que hi­zo posible el fi­nan­cia­mien­to del sec­tor pri­va­do y el dé­fi­cit fis­cal sin gran­des pre­sio­nes so­bre la ta­sa de in­te­rés. Sin em­bar­go, es­tas cir­cuns­tan­cias han cam­bia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.