Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal de­ci­de ser más se­lec­ti­va

Ma­gis­tra­dos coin­ci­den ca­da vez me­nos en cri­te­rios, pe­ro no se po­la­ri­zan

El Financiero (Costa Rica) - - PORTADA - Da­niel Sa­la­zar Mu­ri­llo da­niel.sa­la­zar@el­fi­nan­cie­rocr.com

Se­gun­do In­for­me del Es­ta­do de la Jus­ti­cia re­ve­la que tri­bu­nal acep­ta aho­ra una me­nor can­ti­dad de ca­sos de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad y dis­cri­mi­na más so­bre los temas pa­ra emi­tir un cri­te­rio

La Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal se mue­ve ha­cia un pa­pel ca­da vez me­nos ac­ti­vo en la can­ti­dad de ca­sos y ha de­ci­di­do ser más se­lec­ti­va acer­ca de los temas en los que eli­ge emi­tir un fa­llo.

Las ac­cio­nes de ins­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pre­sen­ta­das a la Sa­la IV ocu­pan un me­nor te­rreno en los de­ba­tes de los ma­gis­tra­dos, se ad­mi­ten ca­da vez me­nos y, en­tre las que se ad­mi­ten, la ma­yo­ría son de­cla­ra­das sin lu­gar por los in­te­gran­tes del ór­gano.

De he­cho, en­tre el 2005 y el 2015 so­lo un 2,8% de las 3.240 ac­cio­nes de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pre­sen­ta­das fue­ron de­cla­ra­das con lu­gar. Otro 1,3% se de­cla­ró par­cial­men­te con lu­gar.

Es una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes del II In­for­me del Es­ta­do de la Jus­ti­cia que eva­luó los pa­tro­nes de vo­ta­ción de los ma­gis­tra­dos de la Sa­la IV en el país.

La gran con­clu­sión es que –con­tra­rio a al­gu­nos dis­cur­sos– la Sa­la pa­re­ce con­te­ner­se ca­da vez más a la ho­ra de par­ti­ci­par en cier­tos de­ba­tes pú­bli­cos, aun­que sue­le mos­trar am­plias di­fe­ren­cias en su ac­tua­ción de­pen­dien­do de los temas que tra­ta.

Por ejem­plo, los ma­gis­tra­dos pa­re­cen ha­ber te­ni­do una ma­yor par­ti­ci­pa­ción a la ho­ra de de­ci­dir temas la­bo­ra­les o de em­pleo en el país que en otros temas.

Ade­más de esa ten­den­cia, el Es­ta­do de la Jus­ti­cia tam­bién re­ve­la un des­cen­so en el vo­to con­sen­sua­do de la Sa­la Cuar­ta que, aun­que no se tra­du­ce en po­la­ri­za­ción, de­no­ta ca­da vez me­nos acuer­dos ple­nos en­tre los sie­te ma­gis­tra­dos del ór­gano.

¿Más cau­te­la? ¿Por qué?

En ge­ne­ral, las ac­cio­nes de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad no son el grue­so de con­sul­tas que atien­den los ma­gis­tra­dos. La gran ma­yo­ría de sus ca­sos se re­fie­ren a re­cur­sos de am­pa­ro o ha­beas cor­pus. Des­de 1990 esas ac­cio­nes so­lo han re­pre­sen­ta­do un 2,75% del to­tal de ca­sos in­gre­sa­dos a la Sa­la y me­nos del 1% de las sen­ten­cias que, al fi­nal, emi­te el ór­gano.

Ade­más, no to­do lo que in­gre­sa a la Sa­la se ad­mi­te. En la úl­ti­ma dé­ca­da so­lo un 15,3% de las ac­cio­nes re­sul­ta­ron ad­mi­ti­das y, de ellas, po­co más de la mi­tad son de­cla­ra­das sin lu­gar.

Esa ten­den­cia se ha acre­cen­ta­do en los úl­ti­mos años. Por ejem­plo, en el 2014 la Sa­la al­can­zó el por­cen­ta­je de ac­cio­nes re­cha­za­das más al­to del que se tie­ne re­gis­tro: de un 83,9%.

¿Por qué se com­por­tan los ma­gis­tra­dos así? Uno de los in­ves­ti­ga­do­res del es­tu­dio, Car­los Cas­can­te, tie­ne al­gu­nas hi­pó­te­sis.

“Ca­da vez más el Tri­bu­nal es­tá to­man­do en cuen­ta (la au­to­con­ten­ción) a la ho­ra de en­fren­tar­se a la reali­dad del sis­te­ma po­lí­ti­co, por­que los ac­to­res del sis­te­ma uti­li­zan ca­da vez más a la Sa­la den­tro de su jue­go y se­gún sus in­tere­ses. Si el Tri­bu­nal no po­ne a re­glas ese jue­go, se va a ver tan in­mer­so en el sis­te­ma, que en al­gún mo­men­to po­dría caer en un pro­ce­so de des­le­gi­ti­ma­ción”, di­ce.

Cas­can­te res­ca­ta otras hi­pó­te­sis: han exis­ti­do ame­na­zas im­por­tan­tes a la pro­pia Sa­la (co­mo pro­yec­tos de ley que pre­ten­die­ron mo­di­fi­car­la), 25 años de experiencia que le su­gie­ren más me­su­ra, y un país con enor­mes trans­for­ma­cio­nes y de­ba­tes cul­tu­ra­les, que tam­bién pue­den ex­pli­car el com­por­ta­mien­to.

De he­cho, la pro­pia Sa­la ha res­pal­da­do esa pos­tu­ra de “au­to­con­ten­ción” al se­ña­lar la bús­que­da de un límite de­fi­ni­do en­tre el de­re­cho le­gis­la­ti­vo y el cons­ti­tu­cio­nal.

En su sen­ten­cia 2014-007280 la Sa­la des­ta­có: “...en ca­sos si­mi­la­res, don­de es­tá de por me­dio la Ac­ta In­ter­na Co­po­ris de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, es­te Tri­bu­nal de­be te­ner au­to­con­ten­ción, pues de lo con­tra­rio la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal se con­ver­ti­ría en una al­za de to­das las con­tro­ver­sias ju­rí­di­cas y po­lí­ti­cas que se pre­sen­ten en el iter pro­ce­di­men­tal de la for­ma­ción de le­yes y la adop­ción de los acuer­dos le­gis­la­ti­vos”.

La sa­la su­per­po­de­ro­sa

El vi­ce­mi­nis­tro de Jus­ti­cia e in­ves­ti­ga­dor Mar­co Feo­li coin­ci­de en que, cuan­ti­ta­ti­va­men­te, la Sa­la po­dría es­tar pre­sen­tan­do una ma­yor au­to­con­ten­ción. Sin em­bar­go, cree que esos aná­li­sis tam­bién de­be­rían de ser cua­li­ta­ti­vos.

“No es lo mis­mo que la Sa­la di­ga que ‘no’ unas 20 o 30 ve­ces a una ac­ción y, lue­go, res­pal­de la re­elec­ción pre­si­den­cial”, di­ce.

En su ar­tícu­lo “Las cor­tes sú­per po­de­ro­sas: ¿ac­ti­vis­mo o vi­si­bi­li­dad?” (sic), Feo­li ase­gu­ra que la Sa­la tie­ne un di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal ac­ti­vis­ta (pe­se a su au­to­con­trol de­mos­tra­do en las es­ta­dís­ti­cas del Es­ta­do de la Jus­ti­cia).

“La Sa­la se pue­de me­ter en to­do. En otros paí­ses ese ti­po de re­cur­sos es más li­mi­ta­do. (...) El so­lo he­cho de te­ner la po­si­bi­li­dad de es­tar pre­sen­tes les da una enor­me vi­si­bi­li­dad”, con­si­de­ra.

Hay ca­sos no­ta­bles que de­mues­tran que una al­ta con­ten­ción cuan­ti­ta­ti­va no im­pli­ca al­ta con­ten­ción cua­li­ta­ti­va.

Por ejem­plo, 75% de las ac­cio­nes de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad en temas tri­bu­ta­rios en­tre el 2010 y el 2015 fue­ron de­cla­ra­das sin lu­gar, sien­do una de las ca­te­go­rías don­de la Sa­la IV mues­tra su ma­yor re­cha­zo a las ac­cio­nes pre­sen­ta­das.

Em­pe­ro, pe­se a la fuer­te ten­den­cia es­ta­dís­ti­ca del ór­gano, la Sa­la de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­na­les los pro­yec­tos es­tre­lla tri­bu­ta­rios de la Ad­mi­nis­tra­ción Chin­chi­lla-Mi­ran­da: cla­ves en el de­ba­te fis­cal del país has­ta aho­ra.

Me­nos con­sen­sos

Po­ner­se de acuer­do en­tre to­dos los ma­gis­tra­dos tam­bién es me­nos co­mún.

Ha­ce po­co más de diez años, en el 2005, más del 80% de los vo­tos por el fon­do de la Sa­la eran uná­ni-

“Si no po­ne re­glas, la Sa­la se pue­de ver tan in­mer­sa en el sis­te­ma que en al­gún mo­men­to pue­de ver­se des­le­ge­ti­ma­da”. Car­los H. Cas­can­te Se­gu­ra In­ves­ti­ga­dor del Es­ta­do de la Ju­si­ti­ca “El so­lo he­cho de po­der es­tar pre­sen­tes en to­do, le da una enor­me vi­si­bi­li­dad a la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal”. Mar­co Feo­li Vi­lla­lo­bos Vi­ce­mi­nis­tro de Jus­ti­cia

mes. Los más re­cien­tes re­gis­tros del 2015 mues­tran que ese por­cen­ta­je ha caí­do has­ta un 48%, de­bi­do –en par­te– a que otros nue­vos ma­gis­tra­dos es­tán par­ti­ci­pan­do en el ór­gano.

Eso no im­pli­ca, sin em­bar­go, que la Sa­la se ha­ya po­la­ri­za­do, pues las vo­ta­cio­nes 4-3 aún no son tan co­mu­nes. k Vea gráfico “Dis­mi­nu­ye vo­to con­sen­sua­do”.

“(Ese cam­bio con los nue­vos in­te­gran­tes de la Sa­la) ha he­cho que ten­ga es­tas vo­ta­cio­nes de mi­no­rías. A los nue­vos les es más di­fí­cil po­ner­se de acuer­do en un vo­to de con­sen­so”, ex­pli­ca Evelyn Vi­lla­real, coor­di­na­do­ra de in­ves­ti­ga­ción del Es­ta­do de la Jus­ti­cia.

Sin em­bar­go, los in­ves­ti­ga­do­res in­sis­ten en que, jus­to por la di­ver­si­dad de temas que tra­ta la Sa­la, es inade­cua­do bus­car ten­den­cias ge­ne­ra­les de vo­to y con­sen­so en el ór­gano.

El Es­ta­do de la Jus­ti­cia seg­men­tó los pa­tro­nes de vo­ta­ción de los ma­gis­tra­dos a par­tir de di­ver­sos gru­pos te­má­ti­cos.

En la úl­ti­ma dé­ca­da los temas que sus­ci­ta­ron ma­yo­res di­fe­ren­cias en­tre ma­gis­tra­dos se re­la­cio­na­ron con con­tra­tos, li­ci­ta­cio­nes o pen­sio­nes, don­de los acuer­dos ple­nos en­tre to­dos los ma­gis­tra­dos re­pre­sen­ta­ron me­nos de la mi­tad de las vo­ta­cio­nes.

Las ac­cio­nes de ins­cons­ti­tu­cio­na­li­dad so­bre co­le­gios pro­fe­sio­na­les y temas tri­bu­ta­rios re­fle­jan los ma­yo­res con­sen­sos, en ca­si un 80% de los ca­sos.

En el eje tri­bu­ta­rio, uno de los más im­por­tan­tes pa­ra la Sa­la por nú­me­ro de ca­sos vis­tos, los ma­gis­tra­dos han de­mos­tra­do un fuer­te res­pal­do y cohe­sión en la de­fen­sa de las nor­mas tri­bu­ta­rias que han ana­li­za­do en los úl­ti­mos años. k Vea no­ta “Sa­la IV res­pal­da nor­mas tri­bu­ta­rias”.

Las con­ven­cio­nes co­lec­ti­vas (una de las ma­te­rias más co­mu­nes que en­fren­ta el ór­gano) han ten­di­do –al con­tra­rio– a po­la­ri­zar a los ma­gis­tra­dos, que se de­ba­ten en­tre ana­li­zar o no el fon­do de es­te ti­po de acuer­dos la­bo­ra­les. ■■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.