Una gran ac­ti­tud be­ne­fi­cia los ne­go­cios

An­tes de que se con­vir­tie­ra en el Richard Branson de aho­ra, ¿la gen­te con­fun­día su cor­dia­li­dad y cor­te­sía con ton­te­ría o es­tu­pi­dez? Soy fo­tó­gra­fa, y es­to me su­ce­de en los ne­go­cios. ¿Có­mo mi­do lo que es una can­ti­dad apro­pia­da de cor­dia­li­dad, sin ex­ce­der­me?

El Financiero (Costa Rica) - - PORTADA -

El mag­na­te in­sis­te en que no hay una can­ti­dad apro­pia­da de ama­bi­li­dad, pues se ne­ce­si­tan lí­de­res cor­te­ses, ge­ne­ro­sos y con­si­de­ra­dos

Mo­na, no existe al­go co­mo una “can­ti­dad apro­pia­da” de cor­dia­li­dad. Aho­ra más que nun­ca, el mun­do ne­ce­si­ta lí­de­res de ne­go­cios ama­bles, ge­ne­ro­sos y con­si­de­ra­dos.

Ser ama­ble y cor­tés no es una de­bi­li­dad, no de­be­ría ser per­ci­bi­do co­mo es­tu­pi­dez y, cier­ta­men­te, no es un ras­go del que otros de­bie­ran apro­ve­char­se. La cor­dia­li­dad es un enor­me ele­men­to po­si­ti­vo y te lle­va­rá a más lu­ga­res en la vi­da y en los ne­go­cios que ser be­li­ge­ran­te e in­sen­si­ble.

He es­cri­to an­tes que cuan­do me ini­cié en los ne­go­cios, a me­nu­do se reían de mi en­fo­que. A los 16 años de edad, sa­bía muy po­co so­bre los por­me­no­res de con­ver­tir un pro­duc­to o ser­vi­cio en un éxi­to. No te­nía idea de có­mo ha­cer las co­sas de la ma­ne­ra co­rrec­ta, así que hi­ce las co­sas a mi mo­do. Even­tual­men­te, em­pe­cé a ha­cer preguntas que a me­nu­do eran per­ci­bi­das co­mo ton­tas por em­pre­sa­rios más ex­pe­ri­men­ta­dos. Co­mo re­sul­ta­do, me me­nos­pre­cia­ban y se bur­la­ban de mi edad, mi op­ti­mis­mo y mis ideas.

Re­cuer­do una vez en que es­ta­ba en una reunión con al­gu­nos in­ver­sio­nis­tas ex­pli­can­do mi vi­sión pa­ra mi pri­me­ra em­pre­sa, la re­vis­ta Stu­dent. Nos veía am­plián­do­nos a va­ca­cio­nes, ho­te­les, trans­por­te, to­do ti­po de ser­vi­cios que aten­die­ran me­jor a los es­tu­dian­tes. No veía a Stu­dent co­mo un fin en sí mis­mo, un sus­tan­ti­vo; lo veía co­mo to­da una ga­ma de ser­vi­cios, un ad­je­ti­vo. Los in­ver­sio­nis­tas se rie­ron de mí, pen­san­do que era in­ge­nuo.

Pe­ro siem­pre fue mi gran vi­sión sa­cu­dir a otras in­dus­trias con el mis­mo en­fo­que que usa­mos pa­ra ha­cer de la re­vis­ta Stu­dent un éxi­to, es de­cir man­te­nien­do una ac­ti­tud di­ver­ti­da, de preo­cu­pa­ción por el clien­te y di­ri­gi­da a pro­du­cir un cam­bio.

De ma­ne­ra adi­cio­nal, mi cor­dia­li­dad au­na­da a mi dis­le­xia a me­nu­do ha he­cho que la gen­te me per­ci­ba de cier­to mo­do, pe­ro co­mo di­ce el vie­jo re­frán: Nun­ca juz­gues a un li­bro por su por­ta­da.

Mi afa­bi­li­dad e in­cli­na­ción por la sen­ci­llez me ha ayu­da­do a pa­sar de di­ri­gir una re­vis­ta ju­ve­nil na­cio­nal a di­ri­gir un se­llo dis­co­grá­fi­co, tres ae­ro­lí­neas e, in­clu­so, una em­pre­sa de via­jes es­pa­cia­les. Re­cuer­da: el pe­si­mis­mo e in­te­lec­tua­li­zar de­ma­sia­do las co­sas pue­de blo­quear­te de ver el pa­no­ra­ma com­ple­to e in­no­var.

Si tu cor­dia­li­dad es­tá di­fi­cul­tan­do de­ma­sia­do tu tra­ba­jo o te ha­ce de­di­car de­ma­sia­da ener­gía a un pro­yec­to, en­ton­ces ne­ce­si­tas apren­der a dis­cu­tir las ex­pec­ta­ti­vas des­de el ini­cio y es­ta­ble­cer fechas límite.

To­dos los em­pren­de­do­res ne­ce­si­tan sen­tir­se có­mo­dos al ha­cer es­tas co­sas; de­ter­mi­na­rán si pue­des ma­ne­jar bien o no tu tiem­po y re­cur­sos, lo cual afec­ta­rá di­rec­ta­men­te

el éxi­to de tu ne­go­cio.

Ima­gino que, co­mo fo­tó­gra­fa, tu tra­ba­jo a me­nu­do con­lle­va mu­cha vin­cu­la­ción emo­cio­nal pa­ra los clien­tes que te con­tra­tan. Co­mo per­so­na crea­ti­va, pue­do ima­gi­nar­te qui­zá tra­tan­do tam­bién tu ne­go­cio de ma­ne­ra emo­cio­nal. Pe­ro tra­ba­jar en una in­dus­tria crea­ti­va no sig­ni­fi­ca que no pue­das dis­cu­tir los asun­tos de ne­go­cios en una for­ma “em­pre­sa­rial”.

Así que ela­bo­ra una es­tra­te­gia que te ayu­de a ges­tio­nar me­jor las ex­pec­ta­ti­vas de tus clien­tes y tam­bién te ayu­de a cum­plir tus fechas límite den­tro del pre­su­pues­to, pe­ro no permitas que es­to di­lu­ya tu ac­ti­tud amis­to­sa o te im­pi­da ser com­pa­si­va.

Y no permitas que na­die te ha­ga cam­biar de co­mo eres. De­ja que bri­lle tu per­so­na­li­dad.

Los lí­de­res de ne­go­cios más gran­dio­sos del mun­do ge­ne­ral­men­te tie­nen gran­des per­so­na­li­da­des y ma­ra­vi­llo­sas ha­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción, ras­gos a los cua­les ayu­da la cor­dia­li­dad y la com­pa­sión.

Tras pa­sar cin­co dé­ca­das en los ne­go­cios, tra­ba­jan­do en in­dus­trias

tan di­fe­ren­tes, y co­no­cien­do a tan­tas per­so­nas de to­do ti­po de orí­ge­nes, he apren­di­do que es im­por­tan­te tra­tar a las otras per­so­nas co­mo me gus­ta­ría ser tra­ta­do. Es­ta es mi re­gla de oro en los ne­go­cios y en la vi­da; y al­go que alien­to a que adop­ten to­dos los que me ro­dean.

Si vol­ver­se exi­to­so sig­ni­fi­ca ser frío, yo nun­ca hu­bie­ra lo­gra­do na­da.

Se ga­na mu­cho más tra­ba­jan­do con al­guien con una ac­ti­tud abier­ta, una co­mu­ni­ca­ción ami­ga­ble, una son­ri­sa y el de­seo de que­rer ofre­cer al­go ex­tra­or­di­na­rio que ope­ran­do con res­tric­ción y de­ma­sia­dos lí­mi­tes. El po­si­ti­vis­mo es con­ta­gio­so y es­ti­mu­la ideas, co­la­bo­ra­cio­nes y pro­yec­tos ma­ra­vi­llo­sos que ha­cen avan­zar al mun­do.

Así que, si­gue son­rien­do, si­gue rien­do y si­gue sien­do ami­ga­ble, Mo­na. Nun­ca cam­bies pa­ra adap­tar­te a otros. Re­cuer­da: si se­gui­mos juz­gán­do­nos por nuestra ca­pa­ci­dad pa­ra en­ca­jar, nun­ca des­ta­ca­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.