¿Cuá­les ga­ran­tías pi­den los ban­cos a empresas?

Res­pal­dos de­ben mi­ti­gar el ries­go pe­ro no to­dos cum­plen ese ob­je­ti­vo

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Ma­ría Fer­nan­da Cis­ne­ros ma­ria.cis­ne­ros@el­fi­nan­cie­rocr.com

Una en­ti­dad fi­nan­cie­ra pue­de te­ner una car­te­ra de cré­di­to con ba­jo ries­go, lle­na de ope­ra­cio­nes con deu­do­res con ex­ce­len­te ca­pa­ci­dad de pa­go, pe­ro sin ga­ran­tías.

Por otro la­do, pue­de te­ner otra más ries­go­sa, to­tal­men­te ga­ran­ti­za­da, pe­ro otor­ga­da a deu­do­res con ba­ja ca­pa­ci­dad de pa­go.

¿Cuál ca­mino es el idó­neo? En el sis­te­ma fi­nan­cie­ro se pue­den en­con­trar los dos ti­pos, aun­que la nor­ma­ti­va pru­den­cial dic­ta que el pri­me­ro es el más re­co­men­da­ble.

Las ope­ra­cio­nes otor­ga­das por ban­cos pú­bli­cos en con­di­cio­nes cues­tio­na­das y que han sa­li­do a la luz pú­bli­ca en se­ma­nas re­cien­tes, po­nen so­bre la me­sa có­mo es que las en­ti­da­des ga­ran­ti­zan las al­tas su­mas de di­ne­ro que pres­tan a empresas.

El cré­di­to otor­ga­do por el Ban­co de Cos­ta Ri­ca (BCR) a Si­no­cem es el más re­cien­te y por es­te esa lí­nea de­be­rá acu­dir a las ga­ran­tías por un po­si­ble ries­go de im­pa­go.

De en­tra­da, el res­pal­do de un prés­ta­mo de­be es­tar di­se­ña­do pa­ra mi­ti­gar las pér­di­das que su­fri­ría una en­ti­dad en ca­so de que el deu­dor no pa­gue.

Se tra­ta de un ins­tru­men­to que fun­cio­na co­mo un mi­ti­ga­dor del ries­go an­te la po­si­bi­li­dad de im­pa­go y, por tan­to, no es el so­por­te prin­ci­pal de la deu­da.

La ca­pa­ci­dad de pa­go del deu­dor, su com­por­ta­mien­to his­tó­ri­co de pa­go y la mo­ro­si­dad de­ben ser el res­pal­do más im­por­tan­te de cual­quier ope­ra­ción, y no la ga­ran­tía.

Ca­da en­ti­dad fi­nan­cie­ra tie­ne sus pro­pias po­lí­ti­cas pa­ra de­fi­nir cuá­les ga­ran­tías acep­ta­rá y cuá­les re­cha­za­rá, de acuer­do con el mon­to del prés­ta­mo y la na­tu­ra­le­za del ne­go­cio que pi­da el fi­nan­cia­mien­to.

“Los cré­di­tos que con­ce­dan los ban­cos co­mer­cia­les de­be­rán ser ase­gu­ra­dos con ga­ran­tías que a jui­cio su­yo sean sa­tis­fac­to­rias”, dic­ta la Ley Or­gá­ni­ca del Sis­te­ma Ban­ca­rio Na­cio­nal.

Por es­ta ra­zón, por ejem­plo, en el ca­so de Si­no­cem, el Ban­co Na­cio­nal no acep­tó sa­cos de ce­men­to co­mo ga­ran­tía, pe­ro el BCR sí lo hi­zo, mien­tras que el Ban­co Po­pu­lar so­li­ci­tó pro­pie­da­des, ex­pli­có Juan Mu­ñoz, exin­ten­den­te de Su­gef.

Lo que in­tere­sa de la ga­ran­tía es el va­lor con el que se pue­de ha­cer efec­ti­vo el co­bro, aña­dió.

Sin em­bar­go, es­to no quie­re de­cir que to­das las ga­ran­tías que re­ci­ban los en­tes fi­nan­cie­ros sean con­si­de­ra­das co­mo mi­ti­ga­do­res de ries­go reales por par­te de los en­tes re­gu­la­do­res.

La re­gu­la­ción es­ta­ble­ce de for­ma es­pe­cí­fi­ca cuá­les ga­ran­tías pue­den ser­vir co­mo mi­ti­ga­do­res de las ex­po­si­cio­nes cre­di­ti­cias que asu­man los en­tes fi­nan­cie­ros, pa­ra así “evi­tar que se con­si­de­ren ga­ran­tías no re­co­no­ci­das por el re­gu­la­dor y que no ten­gan ese efec­to”, ex­pli­có Ja­vier Cas­can­te, je­rar­ca de Su­gef.

En esa lí­nea, por ejem­plo, el se­gu­ro de cau­ción no en­tra en el lis­ta­do de las ga­ran­tías que son ver­da­de­ros mi­ti­ga­do­res de ries­go.

El se­gu­ro de cau­ción es una co­ber­tu­ra que fun­cio­na co­mo fian­za. Por medio de es­ta pó­li­za, la ase­gu­ra­do­ra se com­pro­me­te a pa­gar la deu­da al acree­dor si el ase­gu­ra­do (quien con­tra­ta la pó­li­za) in­cum­ple su com­pro­mi­so, ex­pli­có To­más So­ley, je­rar­ca de Su­pe­rin­ten­den­cia Ge­ne­ral de Se­gu­ros.

“El se­gu­ro de cau­ción pue­de ser acep­ta­do por la en­ti­dad su­per­vi­sa­da co­mo una ga­ran­tía, pe­ro la re­gu­la­ción no ti­pi­fi­ca esa cla­se de ga­ran­tía pa­ra ser con­si­de­ra­das co­mo mi­ti­ga­do­res del ries­go”, afir­mó Cas­can­te.

Es­ta es pre­ci­sa­men­te la al­ter­na­ti­va que tie­ne el BCR pa­ra re­tri­buir el di­ne­ro pres­ta­do a Si­no­cem.

En­tre tan­to, las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras tra­tan de que las ga­ran­tías se pue­den con­ver­tir fá­cil­men­te en li­qui­dez y es­te es un im­por­tan­te fac­tor al cons­ti­tuir el con­tra­to del cré­di­to.

Hay ga­ran­tías que ele­van los ries­gos de no re­cu­pe­rar el di­ne­ro. Un ejem­plo son las pro­pie­da­des, por­que aun­que el ban­co las ab­sor­be, lue­go de­be ven­der­las y es­to pue­de tar­dar.

Si una ga­ran­tía no per­mi­te re­cu­pe­rar el di­ne­ro pres­ta­do, la en­ti­dad de­be­rá re­gis­trar un ma­yor mon­to de es­ti­ma­ción o pér­di­das por la ope­ra­ción de cré­di­to, lo cual se tra­du­ce en un gas­to y, por lo tan­to, afecta las uti­li­da­des de la ins­ti­tu­ción.

El BCR tu­vo que op­tar por es­te ca­mino, por or­den de Su­gef. A fi­na­les de se­tiem­bre, el ban­co tu­vo que rea­li­zar una re­ser­va de di­ne­ro pa­ra cu­brir­se del cré­di­to de Si­no­cem por un mon­to de ¢10.071 mi­llo­nes.

Es­to acep­tan los ban­cos

Co­mo la nor­ma­ti­va per­mi­te que ca­da en­ti­dad fi­nan­cie­ra de­ter­mi­ne cuá­les ga­ran­tías acep­ta­rá al apro­bar ca­da cré­di­to, las po­lí­ti­cas pue­den va­riar a lo in­terno de ca­da ban­co.

En la ace­ra pú­bli­ca, el Ban­co Na­cio­nal in­di­có que tí­pi­ca­men­te acep­tan bie­nes in­mue­bles co­mo ca­sas, fin­cas, lo­tes, así co­mo mue­bles co­mo vehícu­los u otros.

No acep­ta ga­ran­tías que po­seen res­tric­cio­nes fí­si­cas o le­ga­les, co­mo, por ejem­plo, fin­cas que no es­tén ins­cri­tas. Ade­más, en los cré­di­tos em­pre­sa­ria­les, bus­can un ni­vel de apa­lan­ca­mien­to de má­xi­mo 80%.

BAC Cre­do­ma­tic, por su la­do, in­di­có que se ape­ga a lo es­ta­ble­ci­do por Su­gef y no acep­ta, por ejem­plo, bie­nes que no cuen­ten con una re­co­men­da­ción por par­te de pe­ri­tos ex­per­tos en su va­lo­ra­ción. La­fi­se ex­pli­có que la de­fi­ni­ción de las ga­ran­tías de­pen­de de ca­da ne­go­cio en par­ti­cu­lar, del gi­ro de la empresa, del des­tino del cré­di­to y otros fac­to­res.

En el ca­so de Sco­tia­bank, el ban­co acep­ta ava­les de empresas, ava­les per­so­na­les de los so­cios y ga­ran­tías reales a sa­tis­fac­ción de la en­ti­dad (bie­nes in­mue­bles). Nor­mal­men­te a cor­to pla­zo se uti­li­zan los ava­les y en ope­ra­cio­nes de lar­go pla­zo sí es ne­ce­sa­rio una ga­ran­tía ma­yor.

Sco­tia­bank, por su par­te, no acep­ta del to­do ce­sión de fac­tu­ras y pren­da so­bre in­ven­ta­rio.

Se en­vió con­sul­tas al BCR pe­ro no hu­bo res­pues­ta al cie­rre de edi­ción.■■

“Si la en­ti­dad pres­ta con ga­ran­tías, sin con­si­de­rar la ca­pa­ci­dad de pa­go, ries­go cre­di­ti­cio se pue­de con­cre­tar”. Ja­vier Cas­can­te Su­per­in­ten­den­te de Su­gef “Las ga­ran­tías de­ben re­pre­sen­tar un ade­cua­do mi­ti­ga­dor pa­ra los ries­gos im­plí­ci­tos de ne­go­cios”. Mau­ri­cio Ca­ma­cho Ge­ren­te de Cré­di­to de Ban­co La­fi­se

JEFFREY ZA­MO­RA

El Ban­co de Cos­ta Ri­ca acep­tó en­tre las ga­ran­tías del cré­di­to otor­ga­do a la empresa Si­no­cem un se­gu­ro de cau­ción, sin em­bar­go, los re­gu­la­do­res no acep­tan es­te ti­po de pó­li­za co­mo mi­ti­ga­dor de ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.