Pa­sos pa­ra una fu­sión exi­to­sa

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia - Alan Sa­bo­río ge­ren­ciaef@el­fi­nan­cie­rocr.com So­cio di­rec­tor de De­loit­te

El pro­ce­so de fu­sión de dos or­ga­ni­za­cio­nes, y el de alian­za o vin­cu­la­ción con otras, es uno de tan­tos que evi­den­cia la di­ná­mi­ca de trans­for­ma­ción y las de­man­das en tiem­pos de glo­ba­li­za­ción y de era di­gi­tal.

Res­pec­to a una in­te­gra­ción, de­be­mos ci­tar tres pa­sos: en­ten­der las ca­pa­ci­da­des de ca­da or­ga­ni­za­ción y per­pe­tuar las me­jo­res; ana­li­zar los pro­ce­sos y op­ti­mi­zar la es­truc­tu­ra, y ana­li­zar la bre­cha en­tre cul­tu­ras pa­ra or­ga­ni­zar el tra­ba­jo de la me­jor for­ma pa­ra to­dos.

En los pro­ce­sos de fu­sión, lo pri­me­ro que se ha­ce es en­ten­der las ca­pa­ci­da­des de ca­da or­ga­ni­za­ción, iden­ti­fi­car dón­de hay com­pe­ten­cia y dón­de com­ple­men­to.

Si hay com­ple­men­to, to­do se or­ga­ni­za en fun­ción de esas ca­pa­ci­da­des. Si hay com­pe­ten­cia, se or­ga­ni­zan cen­tros de eva­lua­ción y se ana­li­zan dis­tin­tos ca­sos pa­ra de­ter­mi­nar cuál re­cur­so se que­da en ca­da po­si­ción es­pe­cí­fi­ca.

El se­gun­do pa­so es ana­li­zar las ca­pas de li­de­raz­go, iden­ti­fi­car si hay que ha­cer cam­bios en los pro­ce­sos y de­fi­nir si pro­duc­to de los nue­vos com­po­nen­tes po­de­mos op­ti­mi­zar la es­truc­tu­ra pa­ra lo­grar más agi­li­dad, pa­ra que ha­ya más in­no­va­ción, qui­tar hi­los y crear más es­truc­tu­ra de red.

Lue­go, hay que en­ten­der la cul­tu­ra de am­bas or­ga­ni­za­cio­nes, ana­li­zar las bre­chas y de­fi­nir có­mo se ajus­ta la es­truc­tu­ra re­sul­tan­te.

De­be­mos en­ten­der cul­tu­ra co­mo la for­ma en que ope­ra el li­de­raz­go, el sis­te­ma de re­co­no­ci­mien­tos, los es­que­mas de com­pen­sa­ción y los es­ti­los de tra­ba­jo. Las ca­pa­ci­da­des nue­vas, la nue­va cul­tu­ra re­di­se­ña­da, de­be te­ner el mis­mo desem­pe­ño y com­pro­mi­so que ha­bía an­tes, o in­clu­so in­cre­men­tar­se.

Cuan­do no se cum­plen es­tos pa­sos, unos se sien­ten ga­na­do­res y otros per­de­do­res. Ese no es un pun­to de par­ti­da desea­ble pa­ra nin­gu­na or­ga­ni­za­ción.

En los pro­ce­sos de fu­sión, hay que to­mar­se tiem­po pa­ra to­do es­to, no más de tres me­ses en una fu­sión pe­que­ña o me­dia­na. El re­sul­ta­do fi­nal va­le el es­fuer­zo.

“El or­ga­ni­gra­ma don­de ca­da quién es­tá en una ca­ja, en un per­fil de­ta­lla­do, ya no fun­cio­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.