Otra vez el di­fe­ren­cial cam­bia­rio

El Financiero (Costa Rica) - - Legales - Ra­fael González le­ga­les@el­fi­nan­cie­rocr.com So­cio de im­pues­tos de Grant Thorn­ton

La Ley Or­gá­ni­ca del Ban­co Cen­tral au­to­ri­za a su jun­ta di­rec­ti­va a es­ta­ble­cer el ré­gi­men cam­bia­rio, de mo­do que el me­ca­nis­mo pa­ra de­ter­mi­nar el ti­po de cam­bio tie­ne el ran­go de­ri­va­do de ley ha­bi­li­tan­te.

Por ese mo­ti­vo, du­ran­te to­do el tiem­po que es­tu­vo vi­gen­te el ré­gi­men de mi­ni­de­va­lua­cio­nes (has­ta fi­na­les del 2006), el co­lón in­de­fec­ti­ble­men­te se iba a de­va­luar fren­te al dó­lar: ne­ce­sa­ria­men­te ha­bría in­gre­so por di­fe­ren­cial de los ac­ti­vos y gas­to por di­fe­ren­cial de los pa­si­vos.

En es­te con­tex­to, por ser una con­se­cuen­cia inexo­ra­ble de la de­va­lua­ción nor­ma­da, era ló­gi­co que el di­fe­ren­cial con­si­de­ra­do fis­cal­men­te fue­ra el re­sul­ta­do de la va­lua­ción de las par­ti­das mo­ne­ta­rias. Esa es la ra­zón de ser del ar­tícu­lo 12 in­ci­so f del Re­gla­men­to de la Ley del Im­pues­to so­bre la Ren­ta, que es­ta­ble­ce co­mo de­du­ci­ble el gas­to por di­fe­ren­cial de­ri­va­do de los pa­si­vos.

Cuan­do en 1991 el BCCR aban­do­nó tran­si­to­ria­men­te las mi­ni­de­va­lua­cio­nes, per­mi­tien­do la flo­ta­ción del co­lón, la ten­den­cia del efec­to cam­bia­rio re­sul­ta­ba in­cier­ta. Por ese mo­ti­vo, fren­te al pro­ble­ma eco­nó­mi­co que eso po­día ge­ne­rar, el Po­der Eje­cu­ti­vo in­tro­du­jo la nor­ma del ar­tícu­lo 8 del Re­gla­men­to, li­mi­tan­do el efec­to fis­cal al in­gre­so por di­fe­ren­cial que vi­nie­ra del ac­ti­vo, pa­ra evi­tar el ab­sur­do de gra­var un in­gre­so po­ten­cial de­ri­va­do de la dis­mi­nu­ción de un pa­si­vo.

Así, en un con­tex­to nor­ma­ti­vo don­de la mo­ne­da se pue­de apre­ciar o de­va­luar de un día pa­ra otro, la in­ter­pre­ta­ción de la nor­ma no pue­de ser igual que en un con­tex­to de cer­te­za. En un con­tex­to de flo­ta­ción, lo co­rrec­to es que las ga­nan­cias o pér­di­das cam­bia­rias con efec­to fis­cal sean las rea­li­za­das, pues lo con­tra­rio pue­de im­pli­car car­gas tributarias que afec­tan gra­ve­men­te la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca del con­tri­bu­yen­te.

Lo que nun­ca de­be­ría es­tar en dis­cu­sión, ni an­tes ni aho­ra, es que la va­lua­ción de una in­ver­sión man­te­ni­da en el ex­te­rior no pue­de ser gra­va­ble.

“Lo co­rrec­to es que las ga­nan­cias o pér­di­das cam­bia­rias con efec­to fis­cal sean las rea­li­za­das”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.