Cam­pa­ña elec­to­ral y uso del Fa­ce­book

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión -

En es­ta edi­ción de EF pu­bli­ca­mos los pri­me­ros re­sul­ta­dos de una me­di­ción de­sa­rro­lla­da por el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes en Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, la cual ana­li­za có­mo es­tán uti­li­zan­do los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca sus cuen­tas en la red so­cial Fa­ce­book.

Hoy en día es im­pen­sa­ble que un as­pi­ran­te no po­sea una cuen­ta muy ac­ti­va en esa y otras re­des so­cia­les, ya que una per­so­na que apre­cie su pri­va­ci­dad nun­ca con­si­de­ra­ría la po­si­bi­li­dad de pro­po­ner su nom­bre pa­ra un car­go pú­bli­co de elec­ción po­pu­lar.

El aná­li­sis de lo que postean los can­di­da­tos in­di­ca una cla­ra mez­cla de lo que ca­da uno con­si­de­ra sus for­ta­le­zas con la re­ali­men­ta­ción que ob­tie­nen a diario en las mis­mas re­des (lo que le in­tere­sa a los elec­to­res).

In­tere­sa mu­cho el te­ma más im­po­pu­lar, los im­pues­tos. To­dos con­cuer­dan en que el pro­ble­ma fis­cal es de los más im­por­tan­tes, si no el más re­le­van­te, pe­ro en Fa­ce­book se re­fie­ren muy po­co a es­te asun­to o lo evi­tan del to­do.

In­tere­san­te no­tar que aquí la cul­pa pue­de ser más del medio (re­des so­cia­les) que del tó­pi­co. Es­te te­ma de­be ser tra­ta­do du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, sí o sí, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te se­rá abor­da­do en las re­des so­cia­les.

Se po­dría es­pe­cu­lar bas­tan­te acer­ca de las ra­zo­nes que mo­ti­van lo an­te­rior, des­de des­con­fian­za en la ha­bi­li­dad de con­tro­lar el medio has­ta des­co­no­ci­mien­to de có­mo se ge­ne­ran y pro­pa­gan las no­ti­cias fal­sas.

El aná­li­sis de la can­ti­dad de posteos de los can­di­da­tos es más sú­til. En pri­me­ra ins­tan­cia po­dría pen­sar­se que con­for­me se acer­can las elec­cio­nes au­men­ta­rá el nú­me­ro de posteos, pe­ro so­lo Al­va­ra­do, Ál­va­rez y Pi­za au­men­ta­ron la can­ti­dad de agos­to a se­tiem­bre; los otros dis­mi­nu­ye­ron.

Asu­mien­do que los posteos son es­cri­tos por ca­da as­pi­ran­te, po­dría­mos pre­su­mir que con­for­me se acer­que el 4 de fe­bre­ro, los pre­ten­dien­tes al si­llón presidencial es­ta­rán más ocu­pa­dos y ten­drán me­nos tiem­po pa­ra postear.

Co­mo los posts son más vis­tos por los se­gui­do­res de los can­di­da­tos que por los se­gui­do­res de los se­gui­do­res, tam­bién se­ría de es­pe­rar que se re­duz­can en el tiem­po, ya que con es­tos se es­tá pre­di­can­do a los con­ven­ci­dos.

Si el nú­me­ro de se­gui­do­res en Fa­ce­book tu­vie­ra una co­rre­la­ción di­rec­ta con las in­ten­cio­nes de vo­to y exis­tie­ra un usua­rio pa­ra los in­de­ci­sos, es­te ten­dría más de un mi­llón de se­gui­do­res.

Cla­ra­men­te di­cha co­rre­la­ción no exis­te, so­bre to­do por­que las re­des so­cia­les es­tán lle­nas de cuen­tas fic­ti­cias con to­da cla­se de fi­nes in­men­cio­na­bles.

El tono que uti­li­zan los can­di­da­tos en sus posteos, y so­bre to­do, los cam­bios que ex­hi­be el tono du­ran­te la cam­pa­ña, in­di­can có­mo se sien­te el as­pi­ran­te y có­mo espera él que lo per­ci­ban los ciu­da­da­nos.

Ca­da cua­tro años au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te el rol que jue­gan las re­des so­cia­les en las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, sin que es­to sig­ni­fi­que que Fa­ce­book ten­ga la úl­ti­ma pa­la­bra.

Las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles pa­ra iden­ti­fi­car se­gui­do­res, de­trac­to­res e in­de­ci­sos, con de­mo­gra­fía cla­ra y bien de­fi­ni­da, han he­cho una di­fe­ren­cia en cam­pa­ñas re­cien­tes en otras la­ti­tu­des. Si a es­to le agre­ga­mos las fa­llas es­pec­ta­cu­la­res de las en­cues­tas, nos en­fren­ta­mos a un pa­no­ra­ma ver­da­de­ra­men­te in­cier­to y has­ta pe­li­gro­so.

Los usua­rios han re­nun­cia­do a su pri­va­ci­dad, las gran­des empresas de In­ter­net han co­se­cha­do in­cal­cu­la­bles for­tu­nas ven­dien­do los da­tos del com­por­ta­mien­to de los usua­rios, al pun­to de po­der pre­de­cir con asom­bro­sa cer­te­za de­ci­sio­nes co­mer­cia­les. De­ter­mi­nar las afi­lia­cio­nes po­lí­ti­cas de un usua­rio de re­des so­cia­les es bas­tan­te fá­cil, mien­tras no sea un in­de­ci­so sin­ce­ro. Ellos son la ma­yo­ría, los in­de­ci­sos. La ta­rea de to­dos los can­di­da­tos es ha­cer­los de­ci­dir­se y van a uti­li­zar to­das las he­rra­mien­tas a su dis­po­si­ción.

La tec­no­lo­gía, al igual que la ma­yo­ría de las he­rra­mien­tas, pue­de uti­li­zar­se de ma­ne­ra no ne­ce­sa­ria­men­te con­gruen­te con los idea­les de la de­mo­cra­cia. Hay quie­nes ar­gu­yen que al­gu­nas tec­no­lo­gías, dis­po­ni­bles re­cien­te­men­te, son más afi­nes a un ar­ma que a una he­rra­mien­ta, y es­tán dis­po­ni­bles glo­bal­men­te, sien­do el di­ne­ro, el en­ten­di­mien­to y la éti­ca las úni­cas ba­rre­ras pa­ra su implementación.

En to­do ca­so, ten­ga­mos pre­sen­te que si bien Fa­ce­book jue­ga un pa­pel en las elec­cio­nes, no tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre los re­sul­ta­dos fi­na­les.

“Si bien Fa­ce­book jue­ga un pa­pel en el pro­ce­so elec­to­ral, no tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre los re­sul­ta­dos fi­na­les de las vo­ta­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.