¿Es­pec­ta­do­res de so­fá?

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Juan Car­los Ro­jas en­fo­ques@el­fi­nan­cie­rocr.com

Des­po­tri­car en las re­des so­cia­les so­bre el rum­bo del país equi­va­le al com­por­ta­mien­to de un fa­ná­ti­co de pe­ri­lla gri­tán­do­le al DT des­de su so­fá: el desaho­go tie­ne cero im­pac­to so­bre el re­sul­ta­do.

Da­do el sen­ti­do de ur­gen­cia y la cri­sis que atra­vie­sa Cos­ta Ri­ca, to­dos, in­clu­yén­do­me, de­be­mos ha­cer un al­to y pen­sar en có­mo apor­tar de ma­ne­ra más efi­caz y cons­truc­ti­va.

No po­de­mos que­dar­nos co­mo es­pec­ta­do­res y de­jar en ma­nos de unos po­cos la de­fi­ni­ción y eje­cu­ción del rum­bo de la na­ción; hoy más que nun­ca el país nos ne­ce­si­ta a to­dos. Y si no ayu­da­mos de al­gu­na ma­ne­ra la cul­pa tam­bién se­rá nues­tra; nos con­ver­ti­re­mos en cóm­pli­ces del des­ca­la­bro.

El asun­to cla­ve es: ¿Qué po­de­mos ha­cer? De­be­mos in­vo­lu­crar­nos de cual­quier for­ma, ya sea en po­lí­ti­ca o ac­ti­vis­mo co­mu­ni­ta­rio o na­cio­nal. La po­lí­ti­ca se ha con­ver­ti­do, las­ti­mo­sa­men­te, en ma­la pa­la­bra y ale­ja a mu­chos. Pe­ro si no nos me­te­mos, se me­ten los ma­los. Ese va­cío siem­pre se lle­na, ni lo du­de­mos.

Iden­ti­fi­que­mos aque­llas cau­sas que son im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros (cual­quie­ra, des­de pro­tec­ción del am­bien­te, pro­tec­ción ani­mal, asun­tos so­cia­les, apo­yo en cam­pa­ña o in­clu­si­ve al­go tan es­pe­cí­fi­co co­mo el cui­do del par­que del ba­rrio) y tra­te­mos de ser agen­tes de cam­bio po­si­ti­vo pa­ra esos te­mas des­de al­gu­na pla­ta­for­ma, po­lí­ti­ca o no.

Y por su­pues­to, co­mo mí­ni­mo, hay que vo­tar, oja­lá de una ma­ne­ra in­for­ma­da y ra­cio­nal… Es el col­mo que la apa­tía elec­to­ral es­té a ni­ve­les del ca­si 40%. Eso es inacep­ta­ble e inex­cu­sa­ble pa­ra una de­mo­cra­cia co­mo la nues­tra, y es­toy con­ven­ci­do de que el que no vo­ta pier­de mu­cho de su de­re­cho a re­cla­mar.

No les voy a de­cir que de­je­mos de que­jar­nos. To­do lo con­tra­rio, ¡que­jé­mo­nos bien fuer­te! Pe­ro eso sí, con autoridad mo­ral. Y con ac­cio­nes que acom­pa­ñen ese des­con­ten­to, por­que, co­mo di­ce un re­frán muy sa­bio: “Si no aho­ra, ¿cuán­do? Y si no no­so­tros, ¿quié­nes?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.