Una apues­ta de 200.000 m²

El nue­vo com­ple­jo co­mer­cial y de en­tre­te­ni­mien­to Oxí­geno, en He­re­dia, tra­ta­rá de rom­per los es­que­mas tra­di­cio­na­les de un mall y apos­ta­rá por crear ex­pe­rien­cias de com­pra pa­ra fi­de­li­zar a sus po­ten­cia­les clien­tes.

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Jéssica I. Mon­te­ro So­to jessica.mon­te­ro@el­fi­nan­cie­rocr.com

Mien­tras los cen­tros co­mer­cia­les tra­di­cio­na­les in­vi­tan a com­prar, el me­ga­pro­yec­to Oxí­geno se su­ma a una ten­den­cia que aún tie­ne po­cos se­gui­do­res: ha­cer com­ple­jos de ex­pe­rien­cias que ins­pi­ren las ventas.

El com­ple­jo, de­sa­rro­lla­do por Cuestamoras Ur­ba­nis­mo, se le­van­ta en San Fran­cis­co de He­re­dia en­tre la ex­pec­ta­ti­va y la in­cer­ti­dum­bre de un mer­ca­do que aún no espera una cri­sis en los cen­tros co­mer­cia­les.

Hay po­cos ele­men­tos pa­ra com­pa­rar Oxí­geno con lo que ya tie­ne el país en el área de malls: de los 200.000 m² de construcción, los lo­ca­les cu­bri­rán 60.000 m² y en ese

mix ha­brá más res­tau­ran­tes y en­tre­te­ni­mien­to que tien­das.

Ade­más, los lo­ca­les co­mer­cia­les in­clui­rán ele­men­tos pa­ra la in­ter­ac­ción fí­si­ca con la mar­ca y por eso la desa­rro­lla­do­ra in­clu­ye ase­so­ría pa­ra crear ex­pe­rien­cias en las tien­das.

Por ejem­plo, pre­ten­den desa­rro­llar un pun­to de ven­ta de­por­ti­vo de in­ter­ac­ción, con una pis­ci­na de na­ta­ción ex­clu­si­va pa­ra sus clien­tes y con es­pa­cio pa­ra pro­bar pro­duc­tos co­mo za­pa­tos de­por­ti­vos o una ra­que­ta de te­nis.

Tam­bién quie­ren rea­li­zar even­tos y es­pec­tácu­los a los que los clien­tes pue­den asis­tir acu­mu­lan­do pun­tos en las com­pras que reali­cen en el com­ple­jo.

for­ma de con­gre­gar com­pra­do­res po­ten­cia­les pue­de mar­car un pun­to de quie­bre en el co­mer­cio de gran su­per­fi­cie en Cos­ta Ri­ca, pe­ro an­tes de­be­rá su­pe­rar los ries­gos de pre­sen­tar una mo­vi­da sin an­te­ce­den­tes: pa­sar el um­bral de la sor­pre­sa, es­ta­ble­cer re­la­cio­nes que per­mi­tan la re­vi­si­ta y con­ven­cer al pú­bli­co de que ya no ne­ce­si­ta la abun­dan­te ofer­ta co­mer­cial don­de re­suel­ve hoy las ne­ce­si­da­des que so­lu­cio­na­ría en Oxí­geno.

La apues­ta

Ch­ris­tian Oros, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la fir­ma de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos Ka­was­qar Lab, de Chi­le, ase­gu­ra que la re­con­ver­sión de los es­pa­cios pa­ra ge­ne­rar ex­pe­rien­cias no pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te por me­ga­pro­yec­tos o cre­ci­mien­to en me­tros cua­dra­dos de los es­pa­cios ya ac­ti­vos.

“Si bien hoy las ten­den­cias ha­blan de un cons­tan­te en­fo­que a ofre­cer una ex­pe­rien­cia de visita o ex­pe­rien­cias me­mo­ra­bles, en oca­sio­nes, los cen­tros de ex­pe­rien­cias ge­ne­ran una o dos ins­tan­cias, pe­ro lue­go hay una ba­ja re­pe­ti­ción (re­vi­si­ta) aso­cia­dos a as­pec­tos de va­lor de tic­kets o ubi­ca­ción. Por ello, la cla­ve pa­ra ge­ne­rar ins­tan­cias re­cu­rren­tes es­tá aso­cia­da a có­mo se in­te­gra un

mix mu­cho más com­ple­to”, afir­ma Oros.

Jo­sé Ig­na­cio González, ana­lis­ta de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos y con­sul­to­ría en Cush­man & Wa­ke­field Cos­ta Ri­ca, es­tá en­tre quie­nes de­fien­den la ne­ce­si­dad de que los malls evo­lu­cio­nen, aun­que la si­tua­ción lo­cal sea dis­tin­ta de la que se vi­ve en Es­ta­dos Unidos.

“Los prin­ci­pa­les ries­gos que de­ben con­si­de­rar los nue­vos me­ga­pro­yec­tos son la va­ria­da com­pe­ten­cia exis­ten­te, lo­grar un atrac­ti­vo mix co­mer­cial acor­de a los gus­tos y ne­ce­si­da­des de los con­su­mi­do­res y los al­tos cos­tos que in­vo­lu­cra la construcción de un me­ga­cen­tro de ex­pe­rien­cias. Es­tos me­ga­pro­yec­tos, tie­nen que ofre­cer una ex­ce­len­te ubi­ca­ción y ac­ce­so pa­ra que el tiem­po que to­me des­pla­zar­se val­ga la pe­na por la ex­pe­rien­cia que ge­ne­ra”, sub­ra­ya.

El mer­ca­dó­lo­go An­to­nio Ji­mé­nez ad­vier­te que an­tes de preo­cu­par­se por ha­cer cam­bios o me­jo­res fí­si­cas se de­be aten­der la ba­se de to­da ex­pe­rien­cia: el ser­vi­cio.

Oxí­geno asu­me es­tos ries­gos con un me­ga­pro­yec­to en ta­ma­ño y ob­je­ti­vos: su pre­ten­sión es cu­brir to­das las ne­ce­si­da­des de en- tre­te­ni­mien­to, de­por­te, ali­men­ta­ción y com­pras de su po­bla­ción de in­fluen­cia in­me­dia­ta: medio mi­llón de he­re­dia­nos.

Por su na­tu­ra­le­za de uso mix­to, en una se­gun­da eta­pa tam­bién ofre­ce­rá es­pa­cios pa­ra vi­vir, crean­do una mi­ni­ciu­dad.

Ja­vier del Cam­po, ge­ren­te co­mer­cial de Cuestamoras Ur­ba­nis­mo, se des­mar­ca de la ofer­ta exis­ten­te di­cien­do que no se sien­te có­mo­do re­fi­rién­do­se a Oxí­geno co­mo “cen­tro co­mer­cial”, por­que el con­cep­to y la ma­yo­ría del mix no son co­mer­cia­les, sino de en­tre­te­ni­mien­to.

La desa­rro­lla­do­ra se­rá tam­bién due­ña de los es­pa­cios fí­si­cos y los al­qui­la­rá, pa­ra te­ner con­trol ope­ra­ti­vo to­tal. Es­to les per­mi­te, por ejem­plo, con­tar ya con un plan de ac­ti­vi­da­des pa­ra cu­brir 38 se­ma­nas del pri­mer año, sin ha­ber al­qui­la­do aún la to­ta­li­dad de los es­pa­cios.

¿Los even­tos? Las op­cio­nes van des­de cine al ai­re li­bre has­ta lle­var un equi­po de la NBA a ha­cer un par­ti­do de ex­hi­bi­ción, ade­más de tres o cua­tro con­cier­tos en una pla­za de 4.000 me­tros cua­dra­dos. El tru­co es­tá en las en­tra­das: se cam­bia­rán por pun­tos, que a su vez se acu­mu­la­rán com­pran­do en las di­fe­ren­tes tien­das.

“Así los in­qui­li­nos se be­ne­fi­cian di­rec­ta­men­te de los even­tos. En la ac­tua­li­dad los cen­tros co­mer­cia­les se lle­nan pe­ro eso no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca ve­nEs­ta tas”, ex­pli­ca Del Cam­po.

Tam­bién ase­gu­ra que los mon­tos de al­qui­ler son los “de mer­ca­do”, pe­ro con una ba­se fi­ja y un por­cen­ta­je va­ria­ble li­ga­do a ventas, de ma­ne­ra que los co­mer­cios cí­cli­cos sien­tan “acom­pa­ña­mien­to” de la ad­mi­nis­tra­ción.

No obs­tan­te, si por ser Oxí­geno un ca­so van­guar­dis­ta, su ofer­ta lle­ga se­pa­ra­da de las ne­ce­si­da­des per­ci­bi­das por el mer­ca­do, la re­vi­si­ta se pue­de di­fi­cul­tar por­que el efec­to de no­ve­dad even­tual­men­te se ago­ta, se­gún Oros.

La ta­rea pen­dien­te pa­sa por sor­pren­der con­sis­ten­te­men­te al con­su­mi­dor, de ma­ne­ra que siem­pre quie­ra vol­ver. Pa­ra es­to se re­quie­re una es­tra­te­gia vi­va y un ejer­ci­cio cons­tan­te de in­no­va­ción.■■

“Es­tá el ser­vi­cio, la ex­pe­rien­cia de clien­te y el efec­to wow. Y es­to es su­pe­rar la ex­pe­rien­cia del clien­te y co­mien­za con el ser­vi­cio”. An­to­nio Ji­mé­nez Mer­ca­dó­lo­go “Lo que pa­só en Es­ta­dos Unidos pue­de lle­gar a pa­sar aquí, pe­ro no al cor­to ni cor­tí­si­mo pla­zo”. Ran­dall Fer­nán­dez Co­lliers Cos­ta Ri­ca

CUESTAMORAS UR­BA­NIS­MO PA­RA EF

MELISSA FER­NÁN­DEZ PA­RA EF

Así avan­za la obra gris en el cen­tro co­mer­cial y de ex­pe­rien­cias lla­ma­do Oxí­geno, en San Fran­cis­co de He­re­dia. Es­tas son las ba­ses del área de res­tau­ran­tes y ac­ti­vi­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.