Li­be­ra al em­pren­de­dor que lle­vas den­tro

Di­ri­jo un mó­du­lo so­bre in­no­va­ción, crea­ti­vi­dad y em­pren­di­mien­to en la Uni­ver­si­dad Nort­hum­bria, en el Reino Unido. ¿Que­rrías apo­yar a nues­tros es­tu­dian­tes de una for­ma que creas que pue­das trans­for­mar­los en em­pre­sa­rios exi­to­sos? Tra­cey Wil­son

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia -

Me en­can­ta­rá brin­dar­les al­gu­nos con­se­jos. De he­cho, hay mu­chas es­tra­te­gias dis­tin­tas a las que los em­pren­de­do­res jó­ve­nes pue­den re­cu­rrir pa­ra ge­ne­rar­se una me­jor opor­tu­ni­dad de éxi­to. A con­ti­nua­ción, com­par­to al­gu­nas de las lec­cio­nes más im­por­tan­tes que he apren­di­do des­pués de 50 años en los ne­go­cios: 1 No te aver­güen­ces de tu edad:

Nun­ca de­jes que tu ju­ven­tud te de­ten­ga pa­ra lan­zar­te a co­men­zar un ne­go­cio. Qui­zá sien­tas que la gente no va a to­mar­te en se­rio, pe­ro co­mo jo­ven tie­nes ha­bi­li­da­des úni­cas y va­lio­sas. Por ejem­plo, pue­des ver el mun­do con una mi­ra­da fres­ca y sa­ber ins­tin­ti­va­men­te qué co­sas son ge­nia­les. 2

Haz al­go que te en­can­te: Co­mo em­pre­sa­rio, nun­ca vas a te­ner el tí­pi­co ho­ra­rio de nue­ve a cin­co. Pues­to que gran par­te de tu vi­da se te irá tra­ba­jan­do, no pue­do de­jar de sub­ra­yar la im­por­tan­cia de que es­co­jas al­go que en ver­dad te apa­sio­ne. Pre­gún­ta­te a ti mis­mo: ¿qué ta­len­tos ten­go? ¿Hay al­gún sec­tor en es­pe­cial que me ob­se­sio­ne? ¿Hay una cau­sa en es­pe­cí­fi­co con la que me sien­ta com­pro­me­ti­do?

No co­mien­ces una empresa so­lo por­que crees que te trae­rá ga­nan­cias. Si no es­tás ena­mo­ra­do de tu idea, no mo­ve­rás mon­ta­ñas pa­ra que se ha­ga reali­dad. 3

En­fó­ca­te en lo que te ro­dea: A me­nu­do es­ta es la me­jor ma­ne­ra de en­con­trar va­cíos en el mer­ca­do que pue­das ex­plo­tar. ¿Qué ser­vi­cios usan tú y tus ami­gos que pue­dan me­jo­rar drás­ti­ca­men­te? ¿Hay al­gún ne­go­cio que da­ría un fuer­te im­pul­so a tu ve­cin­da­rio o tu ciu­dad? 4

Con­si­de­ra los re­tos co­mo opor­tu­ni­da­des: Sa­lir vic­to­rio­so de un desafío di­fí­cil po­ne a prue­ba tu tem­ple y te obli­ga a in­no­var… y qui­zá in­clu­so cam­bies el mun­do, y a ti mis­mo, en el pro­ce­so. Si no lo lo­gras, no veas tu fra­ca­so co­mo el fin, sino co­mo una opor­tu­ni­dad de in­ten­tar al­go nue­vo, y qui­zá más gran­de.

Apren­dí una de mis lec­cio­nes más va­lio­sas cuan­do no pu­de con­ven­cer a una im­por­tan­te edi­to­rial de com­prar la re­vis­ta Stu­dent. El edi­tor que­ría en­fo­car­se en de­ta­lles co­mo la dis­tri­bu­ción, mien­tras que yo te­nía una vi­sión más gran­de, de to­do un gru­po de empresas en­fo­ca­das en es­tu­dian­tes, des­de agen­cias de via­jes has­ta ban­cos. Mi fra­ca­so fue un aci­ca­te pa­ra crear el ne­go­cio de mis sue­ños. Cin­cuen­ta años des­pués, Vir­gin se ha con­ver­ti­do en mu­cho más de lo que al­gu­na vez pu­de ha­ber ima­gi­na­do. 5

Ig­no­ra a quie­nes di­cen que no:

Cuan­do co­men­cé a ser em­pren­de­dor, in­con­ta­bles per­so­nas me di­je­ron que no ten­dría éxi­to, y qué bueno que no las es­cu­ché. Sin em­bar­go, aun­que es im­por­tan­te no de­jar que la ne­ga­ti­vi­dad te afec­te, tam­bién lo es re­co­no­cer los bue­nos con­se­jos cuan­do los re­ci­bes.

Las me­jo­res per­so­nas con las que pue­des ha­blar son aque­llas con una lar­ga tra­yec­to­ria en tu cam­po, o bien tus pa­dres. 6

Apó­ya­te en tus va­lo­res: Co­no­cer tus va­lo­res pue­de ayu­dar­te a dar for­ma a tu empresa. El le­ma de Vir­gin es “me­jo­rar los ne­go­cios”, y nos ha orien­ta­do cuan­do ex­plo­ra­mos nue­vas opor­tu­ni­da­des. De Vir­gin Atlan­tic a Vir­gin Mo­ney, nues­tro equi­po siem­pre ha lan­za­do empresas a par­tir de un de­seo ge­nuino de al­te­rar el sta­tu quo y me­jo­rar la vi­da de los clien­tes. 7

Sa­ca pro­ve­cho de tus for­ta­le­zas:

En­fo­ca tu ener­gía en las áreas de la empresa más

acordes con tus ca­pa­ci­da­des. Cuan­do co­men­cé la re­vis­ta Stu­dent, in­ten­té ha­cer to­das las ta­reas de la empresa. Lo que se te ocu­rra, yo lo hi­ce: es­cri­tu­ra, edi­ción, mer­ca­do­tec­nia, con­ta­bi­li­dad. Pron­to me di cuen­ta de que no era bueno en cier­tos car­gos, so­bre to­do en los que re­que­rían tra­ba­jar con nú­me­ros. 8

Pien­sa en gran­de: Sin im­por­tar lo que ha­gas, si­gue cre­cien­do. Des­pués de que nues­tra pri­me­ra tien­da de discos fue un éxi­to, bus­ca­mos ma­ne­ras de abrir más. Aun­que pue­de ser ten­ta­dor gas­tar­te to­das tus ga­nan­cias ini­cia­les en pa­sár­te­la bien, si quie­res que tu empresa du­re de­bes rein­ver­tir ese di­ne­ro en opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to. 9

Pon­te me­tas: Mien­tras es­ta­ble­ces tu ne­go­cio du­ran­te ese agi­ta­do pri­mer año, es­ta­rás muy ocu­pa­do sim­ple­men­te tra­tan­do de sa­lir a flo­te. Sin em­bar­go, con el pa­so del tiem­po, de­bes se­guir po­nién­do­te nue­vas me­tas. Pon­te pe­que­ños ob­je­ti­vos dia­rios, lue­go se­ma­na­les y lue­go men­sua­les. Es­crí­be­los y ve ta­chán­do­los. Te sor­pren­de­rá lo sa­tis­fac­to­rio que es. 10

To­ma no­tas: Apun­ta de­ta­lla­da­men­te to­das las con­ver­sa­cio­nes y jun­tas que ten­gas. Yo siem­pre lle­vo con­mi­go una li­bre­ta, don­de to­mo no­tas y ha­go lis­tas con avi­dez. Es­cri­bir las co­sas me man­tie­ne en­fo­ca­do y pro­duc­ti­vo, y me des­alien­ta a de­jar las co­sas pa­ra des­pués.■■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.