Fon­dos, con po­cas op­cio­nes de in­ver­sión

Al­ter­na­ti­vas se con­cen­tran en re­com­pras y cer­ti­fi­ca­dos de de­pó­si­to de ban­cos

El Financiero (Costa Rica) - - Finanzas - Ma­ría Est­her Abis­si ma­ria.abis­si@el­fi­nan­cie­rocr.com

Los fon­dos de mer­ca­do de di­ne­ro, los más ape­te­ci­dos del país, su­fren lo que lla­ma­rían sus pro­pios par­ti­ci­pan­tes, uno más de los ma­les del mer­ca­do: tie­nen po­cas op­cio­nes de in­ver­sión.

A pe­sar de que son los más co­ti­za­dos por la li­qui­dez que ofre­cen y son con­si­de­ra­dos ins­tru­men­tos de re­fu­gio pa­ra in­ver­sio­nis­tas, cuen­tan con po­cas al­ter­na­ti­vas pa­ra ges­tio­nar el ries­go y los ren­di­mien­tos.

El ma­ne­jo de la car­te­ra de es­tos fon­dos –que tie­nen la ma­yor re­pre­sen­ta­ción en el mer­ca­do y cuen­tan con el 80% del to­tal de cuen­tas abier­tas– se vuel­ve es­pe­cial­men­te com­pli­ca­da cuan­do sus car­te­ras es­tán cons­ti­tui­das por ins­tru­men­tos en dó­la­res.

En es­ta mo­ne­da, ca­si la mi­tad de las in­ver­sio­nes es­tá con­cen­tra­da en cer­ti­fi­ca­dos de de­pó­si­to a pla­zo de ban­cos es­ta­ta­les y un 31% son re­com­pras.

En los fon­dos en co­lo­nes la si­tua­ción no es muy di­fe­ren­te: la car­te­ra es­tá cons­ti­tui­da en un 74% por cer­ti­fi­ca­dos de de­pó­si­to de ban­cos es­ta­ta­les y 11% en re­com­pras.

El res­to son pe­que­ñas co­lo­ca­cio­nes en cer­ti­fi­ca­dos de ban­cos pri­va­dos, bo­nos de ban­cos es­ta­ta­les y al­gu­nos tí­tu­los va­lo­res de lar­go pla­zo del Go­bierno pró­xi­mos a ven­cer.

La po­ca di­ver­si­fi­ca­ción vie­ne acom­pa­ña­da de una re­gu­la­ción que pa­ra al­gu­nos re­sul­ta res­tric­ti­va y li­mi­ta, en­tre otras co­sas, la com­po­si­ción de la car­te­ra por ins­tru­men­to y por pla­zo.

Por nor­ma­ti­va, la car­te­ra de los fon­dos de mer­ca­do de di­ne­ro de­be te­ner tí­tu­los con un pla­zo pro­me­dio de 90 días. Ade­más, de­ben in­ver­tir el 85% en va­lo­res de me­nos de 360 días y 15% no pue­de su­pe­rar los 540 días.

Es­te mal, aun­que no es nue­vo. Se ha in­ten­si­fi­ca­do en los úl­ti­mos años pues hay me­nos emi­so­res en el cor­to pla­zo.

Los emi­so­res pri­va­dos pre­fie­ren fi­nan­ciar­se a tra­vés de cré­di­tos en el ex­tran­je­ro que in­ver­tir tiem­po y di­ne­ro en en­go­rro­sos trá­mi­tes pa­ra con­ver­tir­se en emi­so­res de bo­nos. Y, pa­ra los ban­cos (que sí son emi­so­res), re­sul­ta más có­mo­do co­lo­car a lar­go pla­zo.

“No es lo mis­mo pa­ra el ban­co que la gente in­vier­ta a po­cos días a que le de­jen el di­ne­ro fi­jo por cin­co años; los que cap­tan siem­pre van a pre­fe­rir el lar­go pla­zo”, ex­pli­có Johnny Mo­ra, di­rec­tor de Gru­po Fi­nan­cie­ro Aco­bo.

Po­cas al­ter­na­ti­vas

Por es­to, los por­ta­fo­lios han re­cu­rri­do a in­ver­tir la mi­tad de sus car­te­ras en CDP, que, aun­que son con­si­de­ra­dos ilí­qui­dos y no res­pon­den a la na­tu­ra­le­za de es­tos fon­dos, se han con­ver­ti­do en un ins­tru­men­to de cap­ta­ción pa­ra los ban­cos.

In­clu­so, ban­cos co­mo el Na­cio­nal y el Ban­co de Cos­ta Ri­ca crea­ron car­te­ras que in­vier­ten ex­clu­si­va­men­te en cer­ti­fi­ca­dos de de­pó­si­tos de sus res­pec­ti­vas en­ti­da­des.

Otros por­ta­fo­lios han ele­gi­do in­ver­tir en re­com­pras en el mer­ca­do se­cun­da­rio, que tam­bién ocu­pan una por­ción im­por­tan­te de las in­ver­sio­nes, so­bre to­do en dó­la­res. Sin em­bar­go, las re­com­pras no son atrac­ti­vas pa­ra to­dos.

Los fon­dos de BNFon­dos ce­rra­ron en se­tiem­bre con cero re­com­pras y, en ge­ne­ral, rea­li­zan po­cas in­ver­sio­nes en es­tos ins­tru­men­tos.

Se­gún in­di­ca Pablo Mon­tes de Oca, ge­ren­te de es­ta en­ti­dad, no in­vier­ten en re­com­pras por­que en­cuen­tran me­jo­res op­cio­nes. Es­ta en­ti­dad uti­li­za las re­com­pras so­lo co­mo una vía pa­ra “ce­rrar hue­cos” de pla­zo.

Pa­ra Mon­tes de Oca, las re­com­pras fun­cio­nan co­mo una ex­cep­ción, pe­ro no co­mo un ins­tru- men­to pa­ra ges­tio­nar siem­pre en la car­te­ra.

Em­pe­ro, de­bi­do a las po­cas op­cio­nes de in­ver­sión, al­gu­nos fon­dos han an­te­pues­to la ges­tión de li­qui­dez so­bre los ren­di­mien­tos, un efec­to que po­dría afec­tar a los in­ver­sio­nis­tas.

Freddy Que­sa­da, ge­ren­te ge­ne­ral de INS Va­lo­res, ex­pli­có que al­gu­nas So­cie­da­des de Fon­dos de In­ver­sión (SAFI) de­ben es­ta­ble­cer co­mo prio­ri­dad la li­qui­dez del fon­do, es­pe­cial­men­te en mo­men­tos cuan­do el mer­ca­do tie­ne ci­clos de ma­yor ofer­ta de ins­tru­men­tos, es de­cir, cuan­do ha­ya más op­cio­nes de cor­to pla­zo.

Pa­ra él, hay mo­men­tos en que la li­qui­dez de­be ser una prio­ri­dad so­bre los ren­di­mien­tos y en otros se de­ben to­mar po­si­cio­nes in­ver­sas.

Ade­más, la po­ca di­ver­si­fi­ca­ción de ins­tru­men­tos ha­ce que, a la vez, exis­ta po­ca com­pe­ten­cia en­tre fon­dos, por­que los ren­di­mien­tos son muy si­mi­la­res en­tre uno y otro.

“To­dos bus­ca­mos el mis­mo sec­tor, to­dos com­pe­ti­mos por las mis­mas in­ver­sio­nes”, afir­mó Mo­ra.

An­te es­ta si­tua­ción, las ex­pec­ta­ti­vas de que se den cam­bios re­sul­tan po­co pro­ba­bles.

Las SAFI se en­cuen­tran a la ex­pec­ta­ti­va an­te una po­si­ble re­for­ma de la re­gu­la­ción, que per­mi­ti­ría, en­tre otras co­sas, au­men­tar los pla­zos de las in­ver­sio­nes y crear otros fon­dos a cor­to pla­zo, di­fe­ren­tes a los de mer­ca­do de di­ne­ro.

Es­tas al­ter­na­ti­vas per­mi­ti­rían crear pro­duc­tos con cier­ta vo­la­ti­li­dad que tam­bién ser­vi­rían a los fon­dos de lar­go pla­zo y, de esa for­ma, me­jo­rar la ges­tión de la car­te­ra.■■

MAR­CE­LA BERTOZZI

Los fon­dos de mer­ca­do de di­ne­ro de­ben re­cu­rrir a ins­tru­men­tos ban­ca­rios, co­mo los CDP, pa­ra in­ver­tir sus re­cur­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.