Chi­na au­men­ta con­tro­les a empresas

Xi Jin­ping ha es­ta­ble­ci­do res­tric­cio­nes cla­ras a la in­ver­sión en el ex­te­rior e i pú­bli­cas

El Financiero (Costa Rica) - - Desde Nueva York - Sui-Lee Wee|The New York Ti­mes FDVDDV, VDDVDV

Guo Jun­wen era un exi­to­so desa­rro­lla­dor in­mo­bi­lia­rio en el su­does­te de Chi­na ha­ce tres años, cuan­do las au­to­ri­da­des lo acu­sa­ron de de­li­tos re­la­cio­na­dos con el uso de sue­lo, in­cau­ta­ron su ne­go­cio y lo pu­sie­ron tras las rejas.

Aho­ra que es­tá li­bre, Guo, quien nie­ga los car­gos, di­ce que la po­li­cía se rehú­sa a de­vol­ver­le di­ne­ro que to­da­vía le adeu­da con­for­me a la le­gis­la­ción chi­na.

“Me di­je­ron: ‘no te­ne­mos otra op­ción’”, afir­mó en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca des­de la is­la de Ba­tam en In­do­ne­sia, don­de pa­sa al­gu­nas tem­po­ra­das. “‘No te­ne­mos na­da en tu con­tra, pe­ro es lo que quie­ren los de arri­ba’”.

La re­la­ción de Chi­na con em­pre­sa­rios co­mo Guo, que ya era com­pli­ca­da, aho­ra se en­cuen­tra ba­jo ma­yor pre­sión.

El Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que ha­bía su­pri­mi­do las empresas pri­va­das tras as­cen­der al po­der en 1949, las in­vi­tó a unir­se a sus fi­las a prin­ci­pios de la dé­ca­da pa­sa­da, des­pués de re­co­no­cer que el país ne­ce­si­ta­ba a las com­pa­ñías pri­va­das pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to y la in­no­va­ción.

No obs­tan­te, el Es­ta­do aho­ra ejer­ce su autoridad so­bre las empresas pri­va­das de otras for­mas.

El pre­si­den­te Xi Jin­ping ha he­cho to­do lo po­si­ble pa­ra re­vi­ta­li­zar a las empresas pú­bli­cas y ha so­li­ci­ta­do a los em­pre­sa­rios que man­ten­gan su leal­tad al par­ti­do.

Su go­bierno ha es­ta­ble­ci­do res­tric­cio­nes cla­ras a la in­ver­sión en el ex­te­rior e ins­trui­do a las fir­mas pri­va­das pa­ra que ad­quie­ran al­gu­na par­ti­ci­pa­ción en empresas pú­bli­cas. Asi­mis­mo, ejer­ce pre­sión so­bre al­gu­nas empresas de tec­no­lo­gía pa­ra que le otor­guen par­ti­ci­pa­ción en su ca­pi­tal y lu­ga­res en sus con­se­jos.

Go­bierno "ner­vio­so"

“Pen­sar en el po­der que ad­qui­rien las empresas los po­ne ner­vio­sos”, afir­mó Gary Ries­chel, fun­da­dor de Qi­ming Ven­tu­re Part­ners, fir­ma de ca­pi­tal de ries­go con ofi­ci­nas en Seattle que in­vier­te en empresas chi­nas nue­vas.

Ha­cien­do re­fe­ren­cia a las dos ma­yo­res empresas de In­ter­net que tie­ne Chi­na, aña­dió: “Si pien­sas en las empresas más va­lio­sas del mun­do, de­trás de Ama­zon, Goo­gle y Fa­ce­book, es­tán Ten­cent y Ali­ba­ba”.

Chi­na mues­tra se­ña­les de que se ha per­ca­ta­do del desa­so­sie­go pre­va­le­cien­te en el sec­tor pri­va­do, lo cual po­dría con­ver­tir­se en un pro­ble­ma aho­ra que el país tra­ta de en­con­trar nue­vas op­cio­nes de cre­ci­mien­to.

Los lí­de­res de Chi­na to­ma­ron una me­di­da inusual en se­tiem­bre, cuan­do in­ten­ta­ron ase­gu­rar a los em­pre­sa­rios que apo­ya­rían y pro­te­ge­rían sus de­re­chos.

“La po­lí­ti­ca del go­bierno cen­tral es muy po­si­ti­va”, se­ña­ló Guo. “Pe­ro el pun­to cla­ve es la eje­cu­ción. La bre­cha en­tre el go­bierno cen­tral y los lo­ca­les to­da­vía es muy gran­de”.

El go­bierno tam­bién ha fa­ci­li­ta­do a las pe­que­ñas empresas ob­te­ner prés­ta­mos y re­for­zó las le­yes so­bre pro­pie­dad in­te­lec­tual del país, que an­tes eran muy re­la­ja­das.

Du­ran­te un dis­cur­so con mo­ti­vo de la inau­gu­ra­ción del Con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta el miér­co­les 25 de oc­tu­bre, Xi Jin­ping ase­ve­ró que el par­ti­do “ins­pi­ra­rá y pro­te­ge­rá el es­pí­ri­tu em­pren­de­dor”.

Las empresas pri­va­das aho­ra son las prin­ci­pa­les im­pul­so­ras del desa­rro­llo de Chi­na.

Ta­les com­pa­ñías sus­ten­tan el flo­re­cien­te sec­tor de In­ter­net y su cre­cien­te cul­tu­ra de con­su­mo.

En ge­ne­ral, los eco­no­mis­tas opi­nan que Chi­na de­be­ría dar a las empresas pri­va­das un pa­pel más des­ta­ca­do en un país que to­da­vía de­pen­de de in­dus­trias pú­bli­cas in­fla­das.

647 mul­ti­mi­llo­na­rios

Al mis­mo tiem­po, los mag­na­tes co­mer­cia­les de Chi­na se han con­ver­ti­do en un gru­po muy po­de­ro­so.

El país ya tie­ne 647 mul­ti­mi­llo­na­rios en tér­mi­nos de dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses, se­gún la lis­ta de la re­vis­ta Hurun que in­clu­ye a los per­so­na­jes más ri­cos de Chi­na.

Al­gu­nos ana­lis­tas con­si­de­ran que la in­ter­ven­ción del Es­ta­do ha oca­sio­na­do que los em­pre­sa­rios pier­dan con­fian­za en el fu­tu­ro de Chi­na.

Ha ha­bi­do muy po­cas in­ver­sio­nes en el sec­tor pri­va­do y mu­chos mag­na­tes con­ser­van su di­ne­ro en el ex­tran­je­ro, en ca­so de que sur­ja al­gún pro­ble­ma con el go­bierno.

Mu­chos otros sen­ci­lla­men­te de­ci­den ser muy dis­cre­tos.

“Los em­pre­sa­rios co­no­ce­do­res ya sa­ben ha­cia dón­de so­pla el vien­to”, afir­mó Ru­pert Hoo­ge­werf, el pre­si­den­te de Hurun.

Mo Shao­ping, un des­ta­ca­do abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en de­re­chos hu­ma­nos que re­pre­sen­ta a Guo Jun­wen, se­ña­ló que mu­chos de sus clien­tes em­pre­sa­rios se sien­ten in­se­gu­ros.

Per­sis­te en­tre ellos el te­mor de que el go­bierno chino los obli­gue a pa­gar por lo que lla­man el “pe­ca­do ori­gi­nal”, es de­cir, por de­li­tos co­mo so­borno y frau­de re­la­cio­na­dos con ac­tos pre­vios a la co­di­fi­ca­ción en Chi­na, el mo­men­to a par­tir del cual se de­fi­nie­ron con cla­ri­dad los ac­tos le­ga­les y los que no lo son.

Mo se mues­tra es­cép­ti­co con res­pec­to a la afir­ma­ción del go­bierno de que pre­ten­de pro­te­ger a los em­pre­sa­rios, pues po­ne co­mo ejem­plo que no se apli­can de ma­ne­ra es­tric­ta los de­re­chos de pro­pie­dad pri­va­da.

“En reali­dad, su apli­ca­ción ha si­do te­rri­ble”, ex­pre­só. “Es co­mo si se hu­bie­ran desecha­do”.

Via­cru­cis bu­ro­crá­ti­co

Guo for­ma­ba par­te de la nue­va ge­ne­ra­ción de em­pre­sa­rios chi­nos. En 1990, re­co­rrió Es­ta­dos Unidos y que­dó cau­ti­va­do por los en­can­tos de las co­mo­di­da­des que dis­fru­ta­ba la cla­se me­dia. Des­pués de ese via­je, es­ta­ble­ció una empresa re­la­cio­na­da con compu­tado­ras.

Pa­ra re­gis­trar­la, Guo re­la­tó que tu­vo que ir a 28 ofi­ci­nas de go­bierno pa­ra es­tam­par sus do­cu­men­tos con los se­llos ofi­cia­les. Ba­ta­lló pa­ra ob­te­ner prés­ta­mos ban­ca­rios en una épo­ca en la que el go­bierno los otor­ga­ba prin­ci­pal­men­te a empresas pú­bli­cas.

Creó una empresa in­mo­bi­lia­ria en 1993 e in­cur­sio­nó en la ad­mi­nis­tra­ción ho­te­le­ra cua­tro años des­pués; lle­gó a ser pro­pie­ta­rio de cua­tro ho­te­les en Chi­na.

Su empresa, Chong­qing Xi­ya In­dus­trial Group, da­ba em­pleo a más de 3000 per­so­nas.

Tam­bién cul­ti­vó re­la­cio­nes con fun­cio­na­rios de go­bierno, pe­ro sen­tía que no lo­gra­ba su­pe­rar la pro­fun­da des­con­fian­za exis­ten­te. “Al­gu­nos fun­cio­na­rios, cuan­do se tra­ta de in­ter­ac­tuar con em­pre­sa­rios, pre­fie­ren evi­tar­nos; nos tra­tan co­mo si fué­ra­mos una pla­ga”, con­clu­yó Guo.

CHI­NA CUEN­TA YA CON UN TO­TAL DE 647 MUL­TI­MI­LLO­NA­RIOS EN TÉR­MI­NOS DE DÓ­LA­RES ES­TA­DOU­NI­DEN­SES, SE­GÚN LA LIS­TA DE LA RE­VIS­TA HURUN QUE IN­CLU­YE A LOS PER­SO­NA­JES MÁS RI­COS DE ÉSE PAÍS ASIÁ­TI­CO.

JA­MES ESTRIN/NYTMK PA­RA EF

El Par­ti­do Co­mu­nis­ta en Chi­na ha afir­ma­do ca­da vez más su autoridad so­bre los lí­de­res em­pre­sa­ria­les co­mo Guo Jun­wen, de­bi­li­tan­do su im­pul­so de in­ver­tir y ero­sio­nan­do la con­fian­za en el país.

SHUTTERSTOCK PA­RA EF

El pre­si­den­te Xi Jin­ping ha so­li­ci­ta­do a los em­pre­sa­rios que man­ten­gan su leal­tad al Par­ti­do Co­mu­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.