La li­be­ra­li­za­ción de la cuen­ta de ca­pi­tal de Chi­na se es­tan­ca

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Yu Yong­ding

Bei­jing.– A prin­ci­pios de 2012, el Ban­co Po­pu­lar de Chi­na (BPCH) apro­ve­chó lo que con­si­de­ró una “opor­tu­ni­dad es­tra­té­gi­ca” pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so de li­be­ra­li­za­ción de la cuen­ta de ca­pi­ta­les que ha es­ta­do en mar­cha des­de 2009. Se es­pe­ra­ba que el ren­min­bi fue­ra “bá­si­ca­men­te” con­ver­ti­ble a fi­na­les de 2015 y to­tal­men­te con­ver­ti­ble pa­ra fi­nes de 2020. Pe­ro las co­sas no han fun­cio­na­do co­mo se es­pe­ra­ba.

Los pro­ble­mas co­men­za­ron en 2014, cuan­do la cuen­ta de ca­pi­ta­les de Chi­na, que ha­bía es­ta­do en su­pe­rá­vit des­de los no­ven­ta, en­tró en dé­fi­cit. A fi­nes del año si­guien­te, el dé­fi­cit ha­bía cre­ci­do tan­to que la ba­lan­za de pa­gos glo­bal (BOP, por sus si­glas en in­glés) del país tam­bién pa­só a ser ne­ga­ti­va, pe­se a que el su­pe­rá­vit de su cuen­ta co­rrien­te se man­tu­vo por so­bre los $300.000 mi­llo­nes. El año pa­sa­do, el dé­fi­cit de su cuen­ta de ca­pi­ta­les as­cen­dió a unos $200.000 mi­llo­nes.

El BPCH in­ter­vino fuer­te­men­te pa­ra pro­te­ger el ren­min­bi, pro­ce­so que de­mos­tró ser bas­tan­te cos­to­so. En me­nos de dos años, las re­ser­vas de di­vi­sas de Chi­na ca­ye­ron des­de su má­xi­mo de $4 bi­llo­nes a me­dia­dos de 2014 a al­go me­nos de $3 bi­llo­nes.

En un prin­ci­pio mu­chos fue­ron in­di­fe­ren­tes a las pér­di­das. In­clu­so al­gu­nos sos­tu­vie­ron que no hu­bo pér­di­das en ab­so­lu­to, sino más bien un cam­bio po­si­ti­vo en la asig­na­ción de re­cur­sos, con las re­ser­vas ofi­cia­les con­vir­tién­do­se en ac­ti­vos ex­tran­je­ros pri­va­dos. Se­ña­la­ron que, des­pués de to­do, y da­do que las re­ser­vas de di­vi­sas de Chi­na ca­ye­ron en un bi­llón de dó­la­res des­de el se­gun­do tri­mes­tre de 2014 has­ta fi­na­les de 2016, las te­nen­cias de ac­ti­vos ex­tran­je­ros por par­te del sec­tor pri­va­do au­men­ta­ron en $900.000 mi­llo­nes.

Pe­ro es­te ar­gu­men­to no re­co­no­cía que, du­ran­te el mis­mo pe­río­do, el su­pe­rá­vit acu­mu­la­do de la cuen­ta co­rrien­te de Chi­na fue de $750.000 mi­llo­nes. Por de­fi­ni­ción, el su­pe­rá­vit de cuen­ta co­rrien­te de un país de­be ser igual al au­men­to de sus ac­ti­vos ex­tran­je­ros ne­tos. Por lo tan­to, lo que real­men­te su­ce­dió fue que des­apa­re­cie­ron $850.000 mi­llo­nes de las re­ser­vas de di­vi­sas del país.

De he­cho, es­te pro­ce­so ha­bía co­men­za­do mu­cho an­tes. Des­de el pri­mer tri­mes­tre de 2011 has­ta el ter­cer tri­mes­tre de 2016, mien­tras el su­pe­rá­vit acu­mu­la­do de la cuen­ta co­rrien­te de Chi­na fue de $1,28 bi­llo­nes, sus ac­ti­vos ex­tran­je­ros ne­tos ca­ye­ron en $12.4000 mi­llo­nes. En otras pa­la­bras, des­de 2011 han des­apa­re­ci­do unos $1,3 bi­llo­nes de los ac­ti­vos ex­tran­je­ros del país. Re­co­no­cien­do es­ta pe­li­gro­sa di­ná­mi­ca, el año pa­sa­do el BPCH pu­so freno de for­ma abrup­ta a la li­be­ra­li­za­ción de la cuen­ta de ca­pi­ta­les, en­du­re­cien­do los con­tro­les de ca­pi­tal en un gra­do nun­ca vis­to des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra asiá­ti­ca de fi­nes de los no­ven­ta.

¿Error u omi­sión?

La di­fe­ren­cia en­tre los cam­bios en la cuen­ta co­rrien­te de un país y su po­si­ción ne­ta de ac­ti­vos ex­tran­je­ros re­fle­ja en par­te los “erro­res y omi­sio­nes ne­tos” en los cálcu­los de la ba­lan­za de pa­gos. Cuan­do el ca­pi­tal sa­le de un país, su­pues­ta­men­te las transac­cio­nes de­be­rían re­fle­jar­se en la ta­bla de la ba­lan­za de pa­gos. Pe­ro en un país co­mo Chi­na, don­de la fu­ga de ca­pi­ta­les es ile­gal y los in­ver­so­res in­ten­tan eva­dir los con­tro­les de ca­pi­tal, es po­si­ble que las transac­cio­nes no se re­gis­tren en ab­so­lu­to. En cam­bio, apa­re­cen en erro­res y omi­sio­nes ne­tos, que en Chi­na se han vuel­to fuer­te­men­te ne­ga­ti­vos en los úl­ti­mos años, en mi opi­nión de­bi­do a la ace­le­ra­da fu­ga de ca­pi­ta­les.

En Chi­na al­gu­nos han adu­ci­do que la ten­den­cia ne­ga­ti­va de erro­res y omi­sio­nes ne­tos se de­be sen­ci­lla­men­te a fa­llos es­ta­dís­ti­cos. Pe­ro cuan­do fal­tan $1,3 bi­llo­nes, re­sul­ta di­fí­cil to­mar­se en se­rio ta­les afir­ma­cio­nes. Tam­po­co pue­den jus­ti­fi­car el he­cho de que, en los úl­ti­mos seis años, los erro­res y omi­sio­nes ne­tos del país se han mo­vi­do en una so­la di­rec­ción, siem­pre con­tri­bu­yen­do al dé­fi­cit de la ba­lan­za de pa­gos.

Si bien los erro­res y omi­sio­nes ne­tos de Chi­na de­ben es­tar re­la­cio­na­dos con la fu­ga de ca­pi­ta­les, las ci­fras no tie­nen que coin­ci­dir exac­ta­men­te; los erro­res y omi­sio­nes ne­tos pue­den ser ma­yo­res o me­no­res que la ci­fra real. Es­to úl­ti­mo pa­re­ce ser cier­to en el ca­so de Chi­na por una sim­ple ra­zón: la fu­ga de ca­pi­ta­les tam­bién se pue­de re­gis­trar co­mo sa­li­das re­gu­la­res de ca­pi­tal que no afec­tan los erro­res y omi­sio­nes.

Por ejem­plo, al­gu­nas empresas chi­nas han sa­ca­do le­gal­men­te del país gran­des can­ti­da­des de ca­pi­tal al em­pren­der fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes en el ex­tran­je­ro. Pe­ro na­die sa­be si esas sa­li­das se tra­du­ci­rán en ac­ti­vos ex­tran­je­ros ne­tos de pro­pie­dad de re­si­den­tes chi­nos.

Por eso, pa­ra me­dir la mag­ni­tud de la fu­ga de ca­pi­ta­les, tam­bién se de­be con­si­de­rar la di­fe­ren­cia en­tre las po­si­cio­nes de in­ver­sión de cie­rre del año, ne­tas de “transac­cio­nes fi­nan­cie­ras” y “otros cam­bios de po­si­ción”.

Ca­pi­ta­les en fu­ga

Lo an­te­rior con­du­ce a una con­tun­den­te con­clu­sión. Chi­na ha ex­pe­ri­men­ta­do una ma­si­va fu­ga de ca­pi­ta­les des­de 2012, y es­pe­cial­men­te des­de 2014. Si en 2016 el go­bierno no hu­bie­ra to­ma­do me­di­das pa­ra ra­len­ti­zar, si no de­te­ner, el pro­ce­so de li­be­ra­li­za­ción de la cuen­ta de ca­pi­ta­les, las con­se­cuen­cias po­drían ha­ber si­do real­men­te de­vas­ta­do­ras.

El desafío cla­ve que en­fren­ta­ba Chi­na en el pa­sa­do era de­jar de im­por­tar “ma­te­ria os­cu­ra”: co­mo uno de los ma­yo­res acree­do­res ne­tos del mun­do, ne­ce­si­ta­ba de­jar de te­ner un dé­fi­cit de in­gre­so por in­ver­sio­nes.

El desafío ac­tual es evi­tar la “ani­qui­la­ción de la ma­te­ria”: Chi­na de­be im­pe­dir que sus ac­ti­vos ex­tran­je­ros ne­tos des­apa­rez­can.

En mo­men­tos de ple­na ac­ción de la li­be­ra­li­za­ción de la cuen­ta de ca­pi­ta­les, a prin­ci­pios de 2013, es­cri­bí que “con el sis­te­ma fi­nan­cie­ro de Chi­na de­ma­sia­do frá­gil pa­ra re­sis­tir los im­pac­tos ex­ter­nos y la eco­no­mía glo­bal su­mi­da en la ines­ta­bi­li­dad, se­ría im­pru­den­te por par­te del BPCH apos­tar la ca­pa­ci­dad de una rá­pi­da li­be­ra­li­za­ción de la cuen­ta de ca­pi­ta­les con el fin de ge­ne­rar un sis­te­ma fi­nan­cie­ro más sano y más só­li­do”.

De he­cho, con­ti­nué, “da­do el am­plio pro­gra­ma de re­for­mas de Chi­na, se pue­de y de­be de­jar pa­ra más ade­lan­te una ma­yor aper­tu­ra de la cuen­ta de ca­pi­ta­les y en vis­ta de los du­do­sos be­ne­fi­cios y los sig­ni­fi­ca­ti­vos ries­gos de la li­be­ra­li­za­ción”.

Cua­tro años des­pués va­le la pe­na reite­rar es­ta re­co­men­da­ción.■■

“Des­de 2011 han des­apa­re­ci­do unos $1,3 bi­llo­nes de los ac­ti­vos ex­tran­je­ros del país. Re­co­no­cien­do es­ta pe­li­gro­sa di­ná­mi­ca, el año pa­sa­do el BPCH pu­so freno de for­ma abrup­ta a la li­be­ra­li­za­ción de la cuen­ta de ca­pi­ta­les”.

SHUTTERSTOCK PA­RA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.