Tra­to fis­cal de las pri­mas de se­gu­ros del ex­tran­je­ro

La Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria per­mi­te el gas­to co­mo de­du­ci­ble de ren­ta

El Financiero (Costa Rica) - - Legales - Ma­rio Hidalgo le­ga­les@el­fi­nan­cie­rocr.com

La de­du­ci­bi­li­dad del im­pues­to so­bre la ren­ta de los di­ver­sos gas­tos en que in­cu­rre el con­tri­bu­yen­te pa­ra la ge­ne­ra­ción de los in­gre­sos gra­va­bles es te­ma re­le­van­te, en es­pe­cial al cie­rre del pe­rio­do fis­cal, sea es­te con­ven­cio­nal o par­ti­cu­lar.

El im­por­te pa­ga­do por con­cep­to de las pri­mas de se­gu­ros con­tra­ta­dos en el ex­tran­je­ro por el con­tri­bu­yen­te y su de­du­ci­bi­li­dad, es un te­ma que siem­pre ha es­ta­do in­va­di­do por la du­da desde la aper­tu­ra del mo­no­po­lio en es­ta ma­te­ria e in­clu­so desde an­tes de di­cho hi­to.

Pre­vio a la aper­tu­ra del mer­ca­do de los se­gu­ros (en épo­ca de mo­no­po­lio), es­to so­lo re­sul­ta­ba po­si­ble cuan­do el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Se­gu­ros (INS) no es­ta­ba en po­si­bi­li­dad de brin­dar el pro­duc­to re­que­ri­do por el con­tri­bu­yen­te, y una vez do­cu­men­ta­da tal cir­cuns­tan­cia, se li­be­ra­ba al in­tere­sa­do de pro­ce­der con la con­tra­ta­ción del ser­vi­cio en el ex­tran­je­ro, en cu­yo ca­so, per­sis­tía la du­da so­bre la de­du­ci­bi­li­dad del im­por­te pa­ga­do al res­pec­to, aún me­dian­do las con­di­cio­nes apun­ta­das

En fe­cha más re­cien­te, la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria ha en­ten­di­do y per­mi­te que ta­les pa­gos sean apro­ba­dos co­mo un gas­to de­du­ci­ble en la de­cla­ra­ción de es­te im­pues­to, de acuer­do con las dis­po­si­cio­nes que re­gu­lan la ma­te­ria. Al tra­tar­se del im­pues­to so­bre la ren­ta y par­ti­cu­lar­men­te en el pun­to de las pri­mas de se­gu­ros con­tra­ta­das en el ex­tran­je­ro los pa­gos de los im­por­tes es­tán con­di­cio­na­dos a dos exi­gen­cias:

1

Que se re­fie­ran úni­ca­men­te a las pri­mas de se­gu­ros contra in­cen­dio, ro­bo, hur­to, te­rre­mo­to u otros ries­gos, que con­tem­pla el in­ci­so ch), del ar­tícu­lo 8 de la Ley de Im­pues­to so­bre la Ren­ta (LISR).

2

Que di­chas pri­mas de se­gu­ros sean con­tra­ta­das con su­cur­sa­les de ase­gu­ra­do­ras ex­tran­je­ras au­to­ri­za­das por la Su­pe­rin­ten­den­cia Ge­ne­ral de Se­gu­ros, pa­ra que pue­dan ope­rar en el mer­ca­do de se­gu­ros cos­ta­rri­cen­se.

Otras re­glas a se­guir

Con ma­yor de­ta­lle la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria tam­bién en­tien­de que im­por­ta des­ta­car que con­for­me el in­ci­so d) del ar­tícu­lo 9 de la LISR, el le­gis­la­dor con­tem­pló co­mo gas­tos no de­du­ci­bles los pa­ga­dos en el ex­tran­je­ro (prin­ci­pio ge­ne­ral), al dis­po­ner cla­ra­men­te que di­chos ru­bros oca­sio­na­dos en el ex­te­rior no son de­du­ci­bles de la ren­ta bru­ta, sal­vo los ex­pre­sa­men­te au­to­ri­za­dos por la pro­pia ley.

De es­te mo­do, a jui­cio de la Di­rec­ción Ge­ne­ral, es me­nes­ter pre­ci­sar que cuan­do la ley ad­vier­te “sal­vo los ex­pre­sa­men­te au­to­ri­za­dos por es­ta ley”, se ha­ce re­fe­ren­cia a los se­ña­la­dos en el in­ci­so ch del ar­tícu­lo 8 del ci­ta­do cuer­po nor­ma­ti­vo.

Por otra par­te, res­pec­to a con­tra­ta­ción de otros se­gu­ros cu­ya co­ber­tu­ra sea di­fe­ren­te de los ries­gos apun­ta­dos y por en­de a la ade­cua­da in­ter­pre­ta­ción del con­cep­to so­bre “otros ries­gos” del in­ci­so ch) de la nor­ma­ti­va ci­ta­da, la Di­rec­ción Ge­ne­ral ha con­si­de­ra­do per­ti­nen­te pre­ci­sar que cuan­do la nor­ma ha­ce men­ción a “otros ries­gos”, es­tos ha­cen re­fe­ren­cia úni­ca­men­te a aque­llos re­la­cio­na­dos con el ti­po de contingencias que se en­lis­tan en el in­ci­so ch) del ar­tícu­lo 8 de la LISR.

Así las co­sas, en lo to­can­te a “otros ries­gos”, so­lo se po­dría con­si­de­rar co­mo un gas­to de­du­ci­ble en la de­cla­ra­ción de ren­ta, aque­llas pri­mas de se­gu­ros contra si­nies­tros de na­tu­ra­le­za si­mi­lar a los enun­cia­dos en el in­ci­so ch) del ar­tícu­lo 8 de la re­fe­ri­da ley, in­he­ren­tes a desas­tres na­tu­ra­les o de­ri­va­dos de acon­te­ci­mien­tos cu­ya pro­ba­bi­li­dad, en ca­so de darse, ori­gi­nan da­ños muy cuan­tio­sos. Ejem­plo de es­to: inun­da­cio­nes, hu­ra­ca­nes, ti­fo­nes, tsu­na­mis, ava­lan­chas o des­li­za­mien­tos de tie­rra, se­quías, tor­na­dos y tor­men­tas tro­pi­ca­les, en­tre otros even­tos de igual na­tu­ra­le­za (so­bre el par­ti­cu­lar, con­súl­te­se el ofi­cio iden­ti­fi­ca­do ba­jo el nú­me­ro DGT-1017-2017 de fe­cha 13 de se­tiem­bre de 2017).

No obs­tan­te lo apun­ta­do, es­ta in­ter­pre­ta­ción res­tric­ti­va que se le ha que­ri­do en­dil­gar al con­cep­to de “otros ries­gos” es cues­tio­na­ble, da­do que si­gue la ya su­pe­ra­da in­ter­pre­ta­ción del ar­tícu­lo 8 men­cio­na­do.

De­be leer­se en con­so­nan­cia con el ar­tícu­lo 7 de la mis­ma ley, que per­mi­te la de­duc­ción de to­dos aque­llos gas­tos que en la es­pe­cie re­sul­ten úti­les, per­ti­nen­tes y ne­ce­sa­rios pa­ra la ge­ne­ra­ción de in­gre­sos gra­va­bles y no que la lec­tu­ra del ar­tícu­lo 8, de­be ser li­te­ral y se ago­ta con los enun­cia­dos que en ella se ha­cen, ce­rran­do la puer­ta a otros gas­tos que de­ben ser vá­li­da­men­te ad­mi­ti­dos co­mo de­du­ci­bles del im­pues­to so­bre la ren­ta si cum­plen con los re­qui­si­tos ci­ta­dos.■■ * So­cio de Im­pues­tos de Grant Thorn­ton

SHUT­TERS­TOCK PA­RA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.