La po­lí­ti­ca cam­bia­ria

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión -

En es­ta edi­ción pre­sen­ta­mos un aná­li­sis so­bre el ti­po de cam­bio y en es­te edi­to­rial que­re­mos com­ple­men­tar­lo con al­gu­nas re­fle­xio­nes. El ti­po de cam­bio es muy im­por­tan­te pa­ra una eco­no­mía pe­que­ña y abier­ta a los flu­jos in­ter­na­cio­na­les de co­mer­cio, in­ver­sión di­rec­ta y ca­pi­ta­les fi­nan­cie­ros.

Me­ta­fó­ri­ca­men­te, po­dría­mos de­cir que el ti­po de cam­bio es el cor­dón um­bi­li­cal que co­nec­ta a una eco­no­mía con el res­to­del mun­do. Es un pre­cio cla­ve pa­ra de­ter­mi­nar si un país es más ca­ro o más ba­ra­to que otros. Tam­bién in­flu­ye, jun­to con otras va­ria­bles eco­nó­mi­cas, en la cuan­tía de los flu­jos de ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes de bie­nes y ser­vi­cios.

El fa­mo­so ca­so de las ham­bur­gue­sas es un pro­ce­di­mien­to, tal vez ex­ce­si­va­men­te sim­ple, pa­ra ilus­trar cuán ca­ros o ba­ra­tos son los bie­nes en un país con res­pec­to de otros. Pa­ra el desa­rro­llo de es­te ejem­plo se uti­li­za el pre­cio lo­cal de las ham­bur­gue­sas, su pre­cio ex­terno y el ti­po de cam­bio no­mi­nal (por ejem­plo, el nú­me­ro de co­lo­nes por un dó­lar). La cons­te­la­ción de es­tos tres pre­cios es lo que los eco­no­mis­tas lla­man ti­po de cam­bio real.

Hay que ad­ver­tir que el im­pac­to de una de­va­lua­ción no­mi­nal del co­lón no ne­ce­sa­ria­men­te lle­va a una de­va­lua­ción real de la mis­ma mag­ni­tud, por­que el au­men­to del ti­po de cam­bio no­mi­nal en al­gu­na pro­por­ción se trans­mi­te a los pre­cios lo­ca­les, uno de los tres com­po­nen­tes del ti­po de cam­bio real.

Rea­li­za­das las an­te­rio­res con­si­de­ra­cio­nes con­cep­tua­les pro­ce­de­mos a plan­tear la si­tua­ción del ti­po de cam­bio en Cos­ta Ri­ca. En el pe­rio­do 2006-2015, el ti­po de cam­bio se apre­ció en más de un 25 %; es de­cir, el país se hi­zo más ca­ro en com­pa­ra­ción con el res­to del mun­do. Es­ta ten­den­cia cam­bió muy li­ge­ra­men­te el año pa­sa­do y es­te año.

Los ex­por­ta­do­res han re­cla­ma­do la apre­cia­ción del ti­po de cam­bio real y le han pe­di­do al Ban­co Cen­tral un ma­yor nivel de de­va­lua­ción. Es­te ha res­pon­di­do con dos ar­gu­men­tos: que au­men­tar la de­va­lua­ción no lle­va­ría a una de­va­lua­ción real da­do que el au­men­to del ti­po de cam­bio se “trans­mi­ti­ría” a los pre­cios lo­ca­les, y que el ti­po de cam­bio ob­ser­va­do res­pon­de a sus de­ter­mi­nan­tes y que es­tá ade­cua­da­men­te “ali­nea­do”. El Cen­tral tie­ne ra­zón en su pri­mer ar­gu­men­to, un au­men­to del ti­po de cam­bio no­mi­nal no lle­va ne­ce­sa­ria­men­te a una de­va­lua­ción real. Tam­bién tie­ne ra­zón apa­ren­te­men­te en el se­gun­do ar­gu­men­to, pe­ro hay cier­ta tram­pa en es­te. ¿Por qué? Uno de los de­ter­mi­nan­tes del ti­po de cam­bio son los di­fe­ren­cia­les en­tre las ta­sas de in­te­rés lo­ca­les y ex­ter­nas.

En Cos­ta Ri­ca el al­to nivel del dé­fi­cit fis­cal pre­sio­na pa­ra au­men­tar es­te di­fe­ren­cial y atraer flu­jos de ca­pi­tal ex­ter­nos que, a su vez, pre­sio­nan a la ba­ja del ti­po de cam­bio. Tam­bién el Go­bierno du­ran­te va­rios años se ha en­deu­da­do en el ex­te­rior pa­ra fi­nan­ciar su dé­fi­cit. Es­to im­pli­ca traer dó­la­res pa­ra ven­der­los en el mer­ca­do lo­cal, lo cual pre­sio­na el ti­po de cam­bio ha­cia la ba­ja. En otras pa­la­bras, el Cen­tral no es el cul­pa­ble del nivel del ti­po de cam­bio real, pe­ro sí lo es la po­lí­ti­ca fis­cal. El or­de­na­mien­to de las fi­nan­zas pú­bli­cas es una con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra eli­mi­nar las dis­tor­sio­nes en el ti­po de cam­bio real.

Ade­más del nivel del ti­po de cam­bio, otro as­pec­to im­por­tan­te es su vo­la­ti­li­dad. Mu­cha vo­la­ti­li­dad ha­ce di­fí­cil el cálcu­lo eco­nó­mi­co y de­ma­sia­da es­ta­bi­li­dad in­du­ce a una ma­yor do­la­ri­za­ción de la eco­no­mía, por­que ha­ce pen­sar a los agen­tes eco­nó­mi­cos que no hay ries­go cam­bia­rio.

El Ban­co ha ma­ni­fes­ta­do que su po­lí­ti­ca cam­bia­ria es de flo­ta­ción ad­mi­nis­tra­da; es de­cir, el ti­po de cam­bio es de­ter­mi­na­do por el mer­ca­do con in­ter­ven­cio­nes de com­pra o ven­ta de di­vi­sas del Ban­co Cen­tral pa­ra evi­tar los ex­ce­sos de vo­la­ti­li­dad. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años el ti­po de cam­bio, in­clu­so su ten­den­cia, ha si­do de­ter­mi­na­do por las in­ter­ven­cio­nes.

Ese ex­ce­so de in­ter­ven­ción ha lle­va­do a un ti­po de cam­bio con un ba­jo nivel de vo­la­ti­li­dad, lo cual ha sos­te­ni­do o im­pul­sa­do el fe­nó­meno de la do­la­ri­za­ción, a pe­sar del dis­cur­so del Ban­co Cen­tral en contra de es­te.

Adi­cio­nal­men­te, las in­ter­ven­cio­nes del Ban­co Cen­tral son to­tal­men­te opa­cas, los cri­te­rios son des­co­no­ci­dos y ado­le­cen de un am­plio gra­do de dis­cre­cio­na­li­dad muy pe­li­gro­so en la ad­mi­nis­tra­ción de los asun­tos pú­bli­cos.

El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal ha cri­ti­ca­do el se­cre­tis­mo de es­tas po­lí­ti­cas de in­ter­ven­ción en el mer­ca­do cam­bia­rio.

En con­clu­sión, den­tro de la po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca del país se de­ben ha­cer dos co­rrec­cio­nes pa­ra te­ner un ti­po de cam­bio que re­fle­je las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas: or­de­nar las fi­nan­zas pú­bli­cas y re­vi­sar la po­lí­ti­ca cam­bia­ria del Ban­co Cen­tral pa­ra que su enun­cia­do con­cuer­de con sus ac­cio­nes. Un po­co de cohe­ren­cia del Ban­co Cen­tral le ayu­da­ría a re­cu­pe­rar cre­di­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.