La Re­ser­va Fe­de­ral de Do­nald Trump

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Ken­neth Ro­goff

Cam­brid­ge.- La de­sig­na­ción de Je­ro­me Po­well co­mo pró­xi­mo pre­si­den­te de la jun­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral de los Es­ta­dos Uni­dos pue­de ser la de­ci­sión más im­por­tan­te de la pre­si­den­cia de Do­nald Trump.

Es una elec­ción sen­sa­ta y me­su­ra­da, que anun­cia con­ti­nui­dad en lo in­me­dia­to en la po­lí­ti­ca de ti­pos de in­te­rés de la Re­ser­va, y tal vez una es­tra­te­gia re­gu­la­to­ria más sen­ci­lla y cla­ra.

A di­fe­ren­cia de la pre­si­den­ta ac­tual, Ja­net Ye­llen, y de su pre­de­ce­sor, Ben Ber­nan­ke, Po­well no es doc­tor en eco­no­mía, pe­ro uti­li­zó los años que pa­só co­mo un “sim­ple” miem­bro de la jun­ta en la Re­ser­va pa­ra ha­cer­se de un pro­fun­do co­no­ci­mien­to de los te­mas cla­ve con que se en­con­tra­rá.

No nos equi­vo­que­mos: la ins­ti­tu­ción que Po­well di­ri­gi­rá a par­tir de aho­ra do­mi­na el sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal. Los de­más ban­cos cen­tra­les, mi­nis­tros de fi­nan­zas e in­clu­so pre­si­den­tes co­rren a mu­cha distancia.

Si en Es­ta­dos Uni­dos es­ta afir­ma­ción pa­re­ce exa­ge­ra­da, es por­que aquí la ac­tua­ción de la Re­ser­va no sue­le con­ci­tar mu­cha aten­ción. Cuan­do acier­ta hay es­ta­bi­li­dad de pre­cios, po­co des­em­pleo y pro­duc­ción pu­jan­te. Pe­ro esos “acier­tos” no son siem­pre fá­ci­les, y cuan­do la Re­ser­va se equi­vo­ca, las co­sas se pue­den po­ner bas­tan­te feas.

Es bien co­no­ci­do que los in­ten­tos de la Re­ser­va de do­mi­nar una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria a fi­nes de los años vein­te fue­ron el dis­pa­ra­dor de la Gran De­pre­sión de los años trein­ta. (Fe­liz­men­te, de los can­di­da­tos que Trump con­si­de­ró pa­ra el pues­to, Po­well es el me­nos pro­pen­so a re­pe­tir el error.)

Y cuan­do en los setenta la Re­ser­va emi­tió mon­ta­ñas de di­ne­ro en res­pues­ta al shock pe­tro­le­ro, fue el ini­cio de una olea­da in­fla­cio­na­ria cu­yo con­trol de­man­dó más de una dé­ca­da.

A ve­ces, pa­re­ce que la po­lí­ti­ca de la Re­ser­va in­tere­sa más en el res­to del mun­do que en Es­ta­dos Uni­dos.

Es nor­mal: hoy, tal vez más que nun­ca, el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se tie­ne un pa­pel cen­tral en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro glo­bal.

Una ra­zón es que el co­mer­cio y las fi­nan­zas in­ter­na­cio­na­les es­tán en gran me­di­da in­de­xa­dos por el dó­lar, lo que lle­va a mu­chos paí­ses a tra­tar de es­ta­bi­li­zar sus ti­pos de cam­bio emu­lan­do las po­lí­ti­cas de la Re­ser­va.

Tiem­po de ries­gos

Po­well en­fren­ta­rá al­gu­nos desafíos ex­tra­or­di­na­rios en el co­mien­zo de su man­da­to quin­que­nal.

En al­gu­nos sen­ti­dos, hoy las bol­sas es­tán más agi­ta­das que en los años vein­te. Los ba­jí­si­mos ti­pos de in­te­rés ac­tua­les lle­van apa­ren­te­men­te a que los inversores asu­man ca­da vez más ries­go en bus­ca de ren­ta­bi­li­dad.

Al mis­mo tiem­po, pe­se al só­li­do cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se y glo­bal, la in­fla­ción se man­tie­ne mis­te­rio­sa­men­te ba­ja.

Es­to di­fi­cul­tó enor­me­men­te la nor­ma­li­za­ción de ti­pos de re­fe­ren­cia de la Re­ser­va (que si­guen en 1%), con lo que que­da po­co mar­gen pa­ra ba­jar­los cuan­do se pro­duz­ca la pró­xi­ma e inevi­ta­ble re­ce­sión. (La pro­ba­bi­li­dad de re­ce­sión en un año cual­quie­ra es al­re­de­dor de 17%, y hoy esa ci­fra pa­re­ce una apues­ta ra­zo­na­ble.)

¿Y la in­fla­ción?

Si Po­well y la Re­ser­va no pue­den nor­ma­li­zar los ti­pos de in­te­rés an­tes de la pró­xi­ma re­ce­sión, ¿qué ha­rán? Ye­llen in­sis­te en que no hay na­da de qué preo­cu­par­se: la Re­ser­va tie­ne to­do ba­jo con­trol, ya que pue­de ape­lar a ins­tru­men­tos al­ter­na­ti­vos. Pe­ro mu­chos eco­no­mis­tas ven en ta­les afir­ma­cio­nes una cor­ti­na de hu­mo.

Por ejem­plo, la “fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va” im­pli­ca que la Re­ser­va emi­ta deuda a cor­to pla­zo pa­ra com­prar deuda pú­bli­ca a lar­go pla­zo. Pe­ro la Re­ser­va es pro­pie­dad del Te­so­ro de los Es­ta­dos Uni­dos, que bien pue­de en­car­gar­se de com­prar deuda por sí mis­mo.

Al­gu­nos de­fien­den la idea de “ti­rar di­ne­ro desde el he­li­cóp­te­ro”: que la Re­ser­va im­pri­ma di­ne­ro y lo dis­tri­bu­ya. Pe­ro es otra cor­ti­na de hu­mo.

La Re­ser­va no tie­ne ni au­to­ri­dad le­gal ni man­da­to po­lí­ti­co pa­ra eje­cu­tar po­lí­ti­ca fis­cal; si in­ten­ta­ra ha­cer­lo, co­rre­ría el ries­go de per­der pa­ra siem­pre su in­de­pen­den­cia.

Co­mo la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es la pri­me­ra y me­jor lí­nea de de­fen­sa contra una re­ce­sión, una ta­rea ur­gen­te pa­ra el nue­vo pre­si­den­te es ela­bo­rar una es­tra­te­gia me­jor.

Fe­liz­men­te, no fal­tan bue­nas ideas, y es de es­pe­rar que Po­well no tar­da­rá en crear un co­mi­té que es­tu­die soluciones a lar­go pla­zo.

Una idea es su­bir la me­ta de in­fla­ción de la Re­ser­va. Pe­ro se­ría pro­ble­má­ti­co, so­bre to­do por­que su­po­ne aban­do­nar la pro­me­sa tra­di­cio­nal de man­te­ner la in­fla­ción cer­ca del 2%. Ade­más, una in­fla­ción más al­ta in­du­ci­ría más in­de­xa­ción, lo que en de­fi­ni­ti­va res­ta­ría efi­ca­cia a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria.

Una so­lu­ción más ra­di­cal, pe­ro la más ele­gan­te con di­fe­ren­cia, es em­pe­zar a pre­pa­rar las con­di­cio­nes pa­ra una po­lí­ti­ca efec­ti­va de ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos.

El man­da­to de la Re­ser­va tam­bién in­clu­ye la re­gu­la­ción ban­ca­ria. La ley de re­for­ma fi­nan­cie­ra Dodd-Frank de 2010, que ge­ne­ró unas 30.000 pá­gi­nas de re­gla­men­ta­ción, ha si­do una ben­di­ción pa­ra los abo­ga­dos. Pe­ro los in­men­sos cos­tos que su­po­ne su cum­pli­mien­to re­caen en úl­ti­ma ins­tan­cia so­bre las pequeñas y me­dia­nas em­pre­sas.

Se­ría mu­cho me­jor exi­gir que los ban­cos se fi­nan­cien más en los mer­ca­dos ac­cio­na­rios en vez de con bo­nos. De ese mo­do, una cri­sis afec­ta­ría a los ac­cio­nis­tas en vez de a los con­tri­bu­yen­tes.

To­da­vía no ha­blé del ele­fan­te en la ha­bi­ta­ción: el pe­li­gro pa­ra la in­de­pen­den­cia de la Re­ser­va en la fi­gu­ra de un pre­si­den­te que pa­re­ce de­ci­di­do a no de­jar nor­ma ins­ti­tu­cio­nal en pie.

Cuan­do Ri­chard Ni­xon se lan­zó a ob­te­ner la ree­lec­ción en 1972, pre­sio­nó in­ten­sa­men­te a quien en­ton­ces di­ri­gía la Re­ser­va, Art­hur Burns, pa­ra que le die­ra un em­pu­jon­ci­to a la eco­no­mía. Ni­xon fue re­ele­gi­do, pe­ro la in­fla­ción se dis­pa­ró y el cre­ci­mien­to se de­rrum­bó. Na­die quie­re que la his­to­ria se re­pi­ta (aun­que ha­ya ter­mi­na­do con la des­ti­tu­ción de Ni­xon).■■

“En al­gu­nos sen­ti­dos, hoy las bol­sas es­tán más agi­ta­das que en los años vein­te. Los ba­jí­si­mos ti­pos de in­te­rés ac­tua­les lle­van apa­ren­te­men­te a que los inversores asu­man ca­da vez más ries­go en bus­ca de ren­ta­bi­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.