El financiamiento bur­sá­til

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión -

de pro­pó­si­to es­pe­cial. El mer­ca­do cons­ti­tu­ye una fuen­te al­ter­na­ti­va, que le per­mi­te a la em­pre­sa di­ver­si­fi­car sus fuen­tes de fon­deo y no de­pen­der de un úni­co pro­vee­dor.

En mer­ca­dos con ma­yor desa­rro­llo que el cos­ta­rri­cen­se, co­mo po­dría ser el de Mé­xi­co o el de Bra­sil, la emi­sión de ac­cio­nes es usual pa­ra ob­te­ner fon­dos que fi­nan­cien el cre­ci­mien­to de las em­pre­sas. Se pue­de pen­sar en ac­cio­nes co­mu­nes, pre­fe­ri­das o con­ver­ti­bles.

No se tra­ta de lle­var al mer­ca­do el 100% del ca­pi­tal, la em­pre­sa bien po­dría ini­ciar co­lo­can­do 15% o 20%, con to­dos los be­ne­fi­cios que apor­ta un re­cur­so que no tie­ne ven­ci­mien­to co­mo los bo­nos o la deuda ban­ca­ria.

Por al­gu­na ra­zón, en Cos­ta Ri­ca exis­te cier­ta per­cep­ción, desde lue­go equi­vo­ca­da, de que el financiamiento ban­ca­rio y el ob­te­ni­do a tra­vés del mer­ca­do de va­lo­res son com­pe­ti­do­res, cuan­do real­men­te de­be­rían ver­se co­mo com­ple­men­tos.

La deuda ban­ca­ria, cier­ta­men­te, es esen­cial pa­ra la ope­ra­ción de las em­pre­sas, por­que su ma­ne­jo usual­men­te se sue­le vin­cu­lar al del flu­jo de efec­ti­vo, de ma­ne­ra que fa­ci­li­ta el pa­go de pro­vee­do­res o de las pla­ni­llas de la em­pre­sa, por lo que fre­cuen­te­men­te uti­li­zan el cré­di­to ban­ca­rio pa­ra su ca­pi­tal de tra­ba­jo.

El fon­deo bur­sá­til, por su par­te, tie­ne la ca­pa­ci­dad de per­mi­tir me­ca­nis­mos que los ban­cos no pue­den re­pli­car. Por ejem­plo, una em­pre­sa po­dría fi­nan­ciar un pro­yec­to gran­de con el Es­ta­do, ti­tu­la­ri­zan­do los flu­jos que se van a ge­ne­rar con ese ne­go­cio.

Al mis­mo tiem­po, ese financiamiento se pue­de lo­grar fue­ra del ba­lan­ce, sin afec­tar la es­truc­tu­ra de en­deu­da­mien­to de la em­pre­sa, me­dian­te una fi­gu­ra ju­rí­di­ca es­pe­cial, co­mo se­ría un fi­dei­co­mi­so.

En el mer­ca­do de va­lo­res tam­bién es po­si­ble es­truc­tu­rar las deu­das con ma­yor fle­xi­bi­li­dad que la que per­mi­ten las re­gu­la­cio­nes a los ban­cos. Por ejem­plo, se pue­den de­fi­nir fe­chas en las cua­les se pue­den amor­ti­zar mon­tos ma­yo­res o me­no­res, se­gún lo re­quie­ra el pro­yec­to a fi­nan­ciar. Es de­cir, es po­si­ble di­se­ñar el financiamiento en fun­ción de la ne­ce­si­dad con­cre­ta de ca­da pro­yec­to o em­pre­sa.

Más im­por­tan­te aún, las em­pre­sas pue­den for­ta­le­cer su po­si­ción pa­tri­mo­nial emi­tien­do ac­cio­nes, en vez de deuda, lo que no es po­si­ble con los ban­cos. Es­te pa­so se ve fa­vo­re­ci­do si la em­pre­sa ya ha acu­mu­la­do tra­yec­to­ria co­mo emi­sor en el mer­ca­do de va­lo­res.

De lo in­di­ca­do, re­sul­ta evi­den­te que la de­ci­sión de un em­pre­sa­rio en cuan­to a una u otra op­ción, va más allá de si las ta­sas o los trá­mi­tes son me­no­res. Tie­ne que ver más con la es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to, y con la es­truc­tu­ra de ca­pi­tal que op­ti­mi­ce el cos­to, la fle­xi­bi­li­dad de la te­so­re­ría y me­jo­re el per­fil de ries­go de la em­pre­sa.

En ese con­tex­to, una op­ción res­pal­da a la otra, fa­vo­re­cien­do la con­cre­ción de los ob­je­ti­vos de cor­to y lar­go pla­zo de la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.