¿Va­le la pe­na com­prar el nue­vo iP­ho­ne X?

Pros y con­tras del es­pe­ra­do apa­ra­to

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Brian X. Chen NUE­VA YORK, ES­TA­DOS UNI­DOS

M uchos de us­te­des pro­ba­ble­men­te no es­tén lis­tos pa­ra el iP­ho­ne X. Aquí es­tá el por­qué: el más nue­vo te­lé­fono de Ap­ple es un gran avan­ce en com­pa­ra­ción con mo­de­los an­te­rio­res. No po­see un bo­tón de ini­cio, ca­rac­te­rís­ti­ca que lo vuel­ve me­nos in­tui­ti­vo pa­ra usar que los mo­de­los pre­vios.

El dis­po­si­ti­vo es tam­bién el pri­me­ro en con­tar con un es­cá­ner fa­cial pa­ra des­blo­quear­lo. Y es­tos cam­bios pue­den pa­re­cer­les abrup­tos a mu­chas per­so­nas que se han acos­tum­bra­do a usar los iP­ho­ne de cier­ta ma­ne­ra du­ran­te los úl­ti­mos diez años.

No obs­tan­te, a cam­bio de to­das esas ad­ver­ten­cias, pre­pá­ra­te pa­ra que­dar atra­pa­do en la emo­ción cau­sa­da por el iP­ho­ne X (pro­nun­cia­do “diez”, no “equis”).

Ap­ple pre­sen­tó el dis­po­si­ti­vo —el te­lé­fono in­te­li­gen­te más ca­ro de su his­to­ria, con un pre­cio ba­se de $999— en se­tiem­bre, jun­to al iP­ho­ne 8 y a liPho­ne 8 Plus, que son mo­de­los más ba­ra­tos con ca­rac­te­rís­ti­cas que re­sul­tan más fa­mi­lia­res.

El iP­ho­ne X lle­gó a las tien­das de las po­ten­cias mun­dia­les el 3 de no­viem­bre y Ap­ple ha in­vi­ta­do a los usua­rios a ha­cer fi­la desde tem­prano.

¿El iP­ho­ne X es ade­cua­do pa­ra vos? Yo exa­mi­né el dis­po­si­ti­vo du­ran­te dos días des­pués de que Ap­ple per­mi­tie­ra pro­bar­lo a The

New Yor­kTi­mes. No fue el pe­rio­do idó­neo pa­ra des­cu­brir to­das las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas del te­lé­fono in­te­li­gen­te; en años pa­sa­dos he­mos pro­ba­do los nue­vos iP­ho­ne du­ran­te una se­ma­na o más.

Las eva­lua­cio­nes re­ve­la­ron que el te­lé­fono es in­creí­ble­men­te rá­pi­do y to­ma fo­tos ex­cep­cio­na­les, lo que me ayu­dó a lle­gar a es­te ve­re­dic­to: de­rro­chá di­ne­ro en el iP­ho­ne X si es im­por­tan­te pa­ra vos te­ner un te­lé­fono con la más in­creí­ble cá­ma­ra en un cuer­po com­pac­to.

La cá­ma­ra del iP­ho­ne X es su­pe­rior a la del iP­ho­ne 8 Plus, mien­tras que el iP­ho­ne X es más pe­que­ño y, por ello, más fá­cil de trans­por­tar. Si eso no te in­tere­sa, exis­ten mu­chos te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes más ba­ra­tos con ex­ce­len­tes ca­rac­te­rís­ti­cas.

El iP­ho­ne X no es per­fec­to

La eli­mi­na­ción del bo­tón de ini­cio ha­rá in­có­mo­do su uso du­ran­te al­gún tiem­po. Aun­que el es­cá­ner fa­cial pa­ra des­blo­quear el dis­po­si­ti­vo es im­pre­sio­nan­te y es­pe­luz­nan­te­men­te pre­ci­so, en mu­chas si­tua­cio­nes no fun­cio­nó tan rá­pi­da­men­te co­mo el es­cá­ner de hue­lla dac­ti­lar.

Tam­bién fra­ca­só en la prue­ba de des­blo­quear el te­lé­fono cuan­do te­nía pues­tas ga­fas pa­ra Sol muy os­cu­ras.

El iP­ho­ne X se sien­te ade­lan­ta­do a su tiem­po, per­fec­to pa­ra un ni­cho de mer­ca­do de en­tu­sias­tas de la tec­no­lo­gía y fo­tó­gra­fos ob­se­si­vos.

El res­to de las per­so­nas tal vez quie­ran es­pe­rar un po­co pa­ra com­prar­lo. Pri­me­ro, lo bá­si­co: el iP­ho­ne X tie­ne una pan­ta­lla de 5,8 pul­ga­das que es más gran­de que la de 5,5 en el iP­ho­ne 8 Plus y la de 4,7 en el iP­ho­ne 8.

Ape­sar de eso, el cuer­po del iP­ho­ne X es más pe­que­ño que el del iPho­ne8 Plus (aun­que un po­co más gran­de que el del iP­ho­ne 8).

Ap­ple lo­gró co­lo­car una pan­ta­lla más gran­de en un cuer­po más pe­que­ño al eli­mi­nar el bi­sel —es de­cir, el bor­de que ro­dea la pan­ta­lla—. La pan­ta­lla ocu­pa la ca­rá­tu­la com­ple­ta del dis­po­si­ti­vo, con la ex­cep­ción de una mues­ca en la par­te su­pe­rior que con­tie­ne el es­cá­ner fa­cial in­fra­rro­jo.

Al eli­mi­nar el bi­sel, Ap­ple tam­bién eli­mi­nó el bo­tón de ini­cio. Co­mo re­sul­ta­do, con­tro­lar el te­lé­fono se ha­ce prin­ci­pal­men­te a tra­vés de ges­tos tác­ti­les. Cuan­do uno es­tá den­tro de una app o quie­re des­blo­quear el te­lé­fono, des­li­zar el de­do ha­cia arri­ba nos lle­va al ini­cio.

Eso es sim­ple, pe­ro otras fun­cio­nes re­quie­ren ma­yor prác­ti­ca.

Pa­ra usar la fun­ción de cam­biar en­tre las aplicaciones abier­tas, des­li­zás ha­cia arri­ba desde la par­te in­fe­rior y de­bés sos­te­ner el de­do du­ran­te un se­gun­do. Mu­chas ve­ces, le­van­té mi de­do de­ma­sia­do pron­to an­tes de abrir ese ata­jo. (En los iP­ho­ne an­te­rio­res, so­lo apre­ta­rías el bo­tón de ini­cio dos ve­ces pa­ra la fun­ción de cam­biar en­tre aplicaciones).

Ap­ple ha in­clui­do un ata­jo en el te­lé­fono lla­ma­do Rea­cha­bi­lity (fá­cil al­can­ce), que ba­ja la par­te su­pe­rior de la pan­ta­lla pa­ra fa­ci­li­tar que los usua­rios que sostienen el te­lé­fono con una mano al­can­cen los bo­to­nes o las aplicaciones en la fi­la su­pe­rior con su de­do pul­gar.

Pa­ra ac­ti­var­lo, des­li­zá el de­do ha­cia aba­jo desde la par­te in­fe­rior de la pan­ta­lla. Me to­mó va­rios in­ten­tos pa­ra en­con­trar el pun­to idó­neo an­tes de lo­grar ac­ti­var­lo. Es mu­cho más sen­ci­llo usar la fun­ción de fá­cil al­can­ce con otros iP­ho­ne: so­lo das dos to­ques sua­ves al bo­tón de ini­cio.

Pa­de­cí los nue­vos con­tro­les del iP­ho­ne cuan­do me to­pé con un error en el soft­wa­re. Una ma­ña­na abrí la apli­ca­ción de Ama­zon y se que­dó con­ge­la­da. Eso vol­vió inú­ti­les los ges­tos tác­ti­les. In­ten­té des­li­zar el de­do ha­cia arri­ba pa­ra aban­do­nar la apli­ca­ción y des­pués sos­te­ner dos bo­to­nes en el la­do del te­lé­fono pa­ra apa­gar­lo, pe­ro no res­pon­dió.

In­ten­té sin éxito du­ran­te por lo me­nos diez mi­nu­tos an­tes de en­con­trar una guía que re­ve­la que apre­tar tres bo­to­nes en una se­cuen­cia fuer­za un reini­cio. Esos son in­di­ca­do­res preo­cu­pan­tes so­bre có­mo res­pon­de­rán al iP­ho­ne X las per­so­nas me­nos dis­pues­tas aco­no­cer so­bre la tec­no­lo­gía.

Du­ran­te la dé­ca­da pa­sa­da, el iP­ho­ne fue una compu­tado­ra que cual­quier per­so­na po­día usar sin leer un ma­nual de ins­truc­cio­nes. Con el iP­ho­ne X, eso ha cam­bia­do.

Re­co­no­ci­mien­to fa­cial

Fa­ce ID, el nom­bre oficial de la tec­no­lo­gía de es­ca­neo fa­cial de Ap­ple, fun­cio­na al lle­nar un ob­je­to con pun­tos in­fra­rro­jos y te­jer los pa­tro­nes en una ima­gen de­ta­lla­da de tu ca­ra en ter­ce­ra di­men­sión pa­ra de­ter­mi­nar si eres el pro­pie­ta­rio del te­lé­fono in­te­li­gen­te an­tes de des­blo­quear­lo.

Fa­ceID con­ti­núa ac­tua­li­zan­do el ma­pa de tu ca­ra con más in­for­ma­ción ca­da vez que des­blo­queas tu te­lé­fono in­te­li­gen­te —sin im­por­tar si te­nés puesta una bu­fan­da o un som­bre­ro o te es­tás de­jan­do la bar­ba—.

Ade­más, Fa­ce ID pue­de au­to­ri­zar pa­gos con tu te­lé­fono, ini­ciar se­sión en las aplicaciones y crear emo­ti­co­nes ani­ma­dos que imi­tan los mo­vi­mien­tos de tu ros­tro.

So­me­tí Fa­ce ID a de­ce­nas de prue­bas y re­co­no­ció mi ca­ra en ca­si to­das las si­tua­cio­nes, in­clui­da cuan­do me pu­se un go­rro, ga­fas pa­ra Sol, ga­fas pa­ra na­ta­ción pa­ra mi dis­fraz de Halloween o un ju­gue­te pa­ra pe­rros al­re­de­dor de mi ca­be­za.

Fun­cio­nó en os­cu­ri­dad to­tal en la no­che y en el ex­te­rior en un día so­lea­do. No obs­tan­te, Fa­ceID fun­cio­nó de ma­ne­ra in­con­sis­ten­te —o no fun­cio­nó— cuan­do co­lo­qué el iP­ho­ne X acos­ta­do so­bre una me­sa, cuan­do usé una más­ca­ra an­ti­gás pa­ra mi dis­fraz de

Halloween, mien­tras pa­sea­ba en un par­que ba­jo un sol bri­llan­te o usé ga­fas de sol muy os­cu­ras. (Se­gún Ap­ple, las ga­fas pa­ra Sol de esa mar­ca pro­ba­ble­men­te bloquean la par­te del es­pec­tro in­fra­rro­jo usa­do por Fa­ce ID).

Tam­po­co fun­cio­nó cuan­do in­ten­té usar el es­cá­ner fa­cial mien­tras sor­bía un ta­zón de fi­deos.

En re­su­men, la ma­yo­ría de las ve­ces era más rá­pi­do des­blo­quear el iP­ho­ne 8 con Touch ID, el sen­sor de hue­lla dac­ti­lar, que des­blo­quear el iP­ho­ne X con Fa­ce ID. Des­blo­quear con un sen­sor de hue­lla di­gi­tal es un ges­to rá­pi­do: sos­tie­nes tu de­do so­bre el sen­sor y el te­lé­fono se des­blo­quea en me­nos de un se­gun­do.

Con Fa­ce ID, te­nés que es­pe­rar a que la cá­ma­ra es­ca­nee tu ros­tro, lo que a ve­ces to­ma más de un se­gun­do; po­dés des­li­zar el de­do ha­cia arri­ba an­tes o des­pués de que el es­ca­neo ter­mi­ne.

Pa­ra ser jus­tos, Touch ID a ve­ces fa­lló en es­ca­near mi hue­lla di­gi­tal en iP­ho­ne pre­vios, co­mo cuan­do mis ma­nos es­ta­ban su­do­ro­sas, em­pa­pa­das o su­cias.

En el futuro, Fa­ce ID pro­ba­ble­men­te aho­rra­rá más tiem­po que al usar Touch ID, por­que Fa­ce ID so­lo fa­lló en ra­ras cir­cuns­tan­cias.

En cuan­to a sus ca­rac­te­rís­ti­cas, el iP­ho­ne X es el te­lé­fono in­te­li­gen­te más im­pre­sio­nan­te ja­más cons­trui­do. Va­le los $999 que cues­ta —pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que de­be­rías com­prar­lo—. No du­da­ría en re­co­men­dar­le el iP­ho­ne X a mis ami­gos apa­sio­na­dos de la tec­no­lo­gía en Si­li­con Va­lley, pe­ro el iP­ho­ne 8 es igual de rá­pi­do al mis­mo tiem­po que es más sen­ci­llo y la ma­yo­ría de la gen­te es­tá más acos­tum­bra­da a su uso.

SHUT­TERS­TOCK PA­RA EF

Ap­ple lo­gró co­lo­car una pan­ta­lla más gran­de en un cuer­po más pe­que­ño al eli­mi­nar el bor­de que ro­dea la pan­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.