Las pri­me­ras en­se­ñan­zas de la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca

Ti­go y Clí­ni­ca Bí­bli­ca ya la adop­ta­ron

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Carlos Cor­de­ro carlos.cor­de­ro@el­fi­nan­cie­rocr.com

Es­tá por ver­se si la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca ten­drá el so­ña­do im­pac­to en la re­cau­da­ción fis­cal. Pe­ro, al tiem­po que el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da va arre­glan­do “las pul­gas” del sis­te­ma, las em­pre­sas que uti­li­zan el nue­vo for­ma­to com­prue­ban sus be­ne­fi­cios.

Dos de ellas, el Hos­pi­tal Clí­ni­ca Bí­bli­ca y Ti­go.

El Hos­pi­tal Clí­ni­ca Bí­bli­ca anun­ció el 1° de no­viem­bre an­te­rior que ya ope­ra con la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca, tras un pro­ce­so que se ace­le­ró desde ma­yo pa­sa­do.

Allí la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca fun­cio­na con los clien­tes (a los que se les en­vía a sus co­rreos elec­tró­ni­cos), pro­vee­do­res, em­pre­sas a las que se da ser­vi­cios y los mé­di­cos. So­lo en los pri­me­ros tres días se ge­ne­ra­ron más de 3.000 fac­tu­ras elec­tró­ni­cas.

La Bí­bli­ca in­vir­tió en el úl­ti­mo desa­rro­llo, desde ma­yo cuan­do ini­cia­ron las prue­bas con el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, unos $75.000. La re­cu­pe­ra­ción de la in­ver­sión se da­rá en los pró­xi­mos dos años gra­cias a los aho­rros en impresión y en en­vío y al­ma­ce­na­mien­to de los do­cu­men­tos fí­si­cos, co­mo se ha­cía an­te­rior­men­te.

El pro­yec­to ini­ció en el 2010 con los pri­me­ros cam­bios de sis­te­mas, en los pro­ce­sos y en la cul­tu­ra in­ter­na. Un año des­pués die­ron el sal­to a guar­dar las fac­tu­ras en ar­chi­vos con for­ma­tos di­gi­ta­les XML.

La úl­ti­ma eta­pa se ini­ció lue­go de que Ha­cien­da for­ma­li­zó las fe­chas en que los gran­des con­tri­bu­yen­tes, las em­pre­sas y pro­fe­sio­na­les del sec­tor sa­lud de­ben uti­li­zar so­lo la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca.

El sis­te­ma que util­zan fue desa­rro­lla­do por Lo­gi­cal Da­ta, que tam­bién es el pro­vee­dor de su soft­wa­re ge­ren­cial, con lo que se ga­ran­ti­zó la in­te­gra­ción a la pla­ta­for­ma de fi­nan­cie­ra y de ges­tión.

“La fac­tu­ra elec­tró­ni­ca tam­bién nos ayu­da en la cer­ti­fi­ca­ción de car­bono-neu­tra­li­dad”, des­ta­có Jor­ge Ro­drí­guez, je­fe de ries­gos de la Bí­bli­ca.

Tan­to Ha­cien­da co­mo los em­pre­sa­rios y los desa­rro­lla­do­res de sis­te­mas de fac­tu­ra­ción des­ta­can los be­ne­fi­cios en el con­trol con­ta­ble, en la ges­tión fi­nan­cie­ra y en la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va.

Al 7 de no­viem­bre del 2017 ha­bía 982 con­tri­bu­yen­tes uti­li­zan­do el for­ma­to di­gi­tal.

Tri­bu­ta­ción dice que se han fac­tu­ra­do más de ¢19.177 mi­llo­nes (sin con­ta­bi­li­zar no­tas de cré­di­to, in­co­bra­bles y otros).

“Es im­por­tan­te in­di­car que to­dos aque­llos con­tri­bu­yen­tes que así lo deseen, de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria, pue­den ha­cer uso de es­te sis­te­ma”, di­jo Carlos Var­gas , di­rec­tor ge­ne­ral de Tri­bu­ta­ción.

En abril del 2015 Hol­cim, DHL Glo­bal For­war­ding, Ca­fé Britt y Cla­ro Cos­ta Ri­ca es­ta­ban en la lis­ta de em­pre­sas que ha­bían avan­za­do de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria ha­cia es­tos sis­te­mas.

Ac­tual­men­te es obli­ga­to­ria pa­ra gran­des con­tri­bu­yen­tes, en­tre otros, y a par­tir del 2018 lo se­rá pa­ra los pro­fe­sio­na­les y em­pre­sas de los sec­to­res de sa­lud (desde el 15 de enero), de con­ta­bi­li­dad, fi­nan­zas y ad­mi­nis­tra­ción (1° de fe­bre­ro), de ser­vi­cios le­ga­les (1° de mar­zo) y de in­ge­nie­ría, ar­qui­tec­tu­ra e in­for­má­ti­ca (2 de abril).

El 1° de ma­yo pró­xi­mo la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca tam­bién de­be­rán usar­la otros pro­fe­sio­na­les que la­bo­ran por cuen­ta pro­pia. En­tre ellos: con­sul­to­res y ase­so­res en man­te­ni­mien­to in­dus­trial y me­cá­ni­co, sa­lud ocu­pa­cio­nal, cons­truc­ción e in­ge­nie­ría ci­vil.

Ver­sa­ti­li­dad

Las em­pre­sas que uti­li­zan la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca afir­man que es­ta he­rra­mien­ta agi­li­za los co­bros y los pa­gos, y al mis­mo tiem­po ge­ne­ra aho­rros por la re­duc­ción o eli­mi­na­ción del do­cu­men­to fí­si­co y su res­pec­ti­vo archivo. Los pro­vee­do­res de es­te soft­wa­re tam­bién des­ta­can la ver­sa­ti­li­dad de las soluciones dis­po­ni­bles (pue­de ad­qui­rir­se por li­cen­cia o con­tra­tar­lo en la nu­be) y en las fa­ci­li­da­des de ac­tua­li­za­ción de los sis­te­mas.

Los sis­te­mas tam­bién se in­te­gran a las pla­ta­for­mas de ge­ren­cia (ti­po ERP) y, se­gún los desa­rro­lla­do­res, cum­plen las nor­mas de la Di­rec­ción de Tri­bu­ta­ción Di­rec­ta pa­ra ge­ne­rar, en­viar, va­li­dar y al­ma­ce­nar los com­pro­ban­tes di­gi­ta­les.

En el país hay una bue­na can­ti­dad de com­pa­ñías que ofre­cen soluciones con dis­tin­tos mo­de­los.

Vea re­cua­dro “Com­pro­ban­tes”.

el ca­so de las em­pre­sas, el pro­ce­so de im­ple­men­ta­ción de la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca ha si­do muy parecido en va­rios ca­sos.

Ti­go, la ope­ra­do­ra de te­le­vi­sión e In­ter­net por ca­ble, im­ple­men­tó la fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca desde 2013. En ese mo­men­to se ge­ne­ra­ban ar­chi­vos en for­ma­to XML, al igual que en la Bí­bli­ca.

En el 2016 el ope­ra­dor de ca­ble le en­tre­ga­ba la “eco­fac­tu­ra” al 80% de sus clien­tes.

El pro­ce­so si­guió y ac­tual­men­te al­can­za a ca­si to­dos. La in­clu­sión de los pro­vee­do­res se ha­rá cuan­do se im­ple­men­te un nue­vo sis­te­ma ge­ren­cial ERP.

La em­pre­sa tam­bién reporta be­ne­fi­cios co­mo la dis­mi­nu­ción de los cos­tos de ope­ra­ción, así co­mo ma­yor agi­li­dad en la ges­tión de co­bro y en los pro­ce­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos, se­gu­ri­dad, efi­ca­cia y pro­duc­ti­vi­dad.

Ade­más, la en­tre­ga de la fac­tu­ra al clien­te es más rá­pi­da y se­gu­ra, al tiem­po que ca­da per­so­na la pue­de ar­chi­var de ma­ne­ra di­gi­tal.

“Pue­de re­vi­sar su fac­tu­ra desde el te­lé­fono in­te­li­gen­te, ta­ble­ta, compu­tado­ra y en cual­quier mo­men­to des­pués de re­ci­bi­da”, des­ta­có Nor­man Chaves, di­rec­tor de asun­tos cor­po­ra­ti­vos de Ti­go Cos­ta Ri­ca.

ADRIÁN SOTO

Luis Án­gel Bre­nes, ca­je­ro del área del la­bo­ra­to­rio clí­ni­co del Hos­pi­tal Clí­ni­ca Bí­bli­ca, uti­li­za la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca en la aten­ción de clien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.