¿La gen­te com­pra­rá lo que ven­das?

Ten­go 22 años de edad y siem­pre he que­ri­do ini­ciar un ne­go­cio en mi ciu­dad. Ten­go una gran idea que in­vo­lu­cra traer pro­duc­tos a los que la gen­te aquí ge­ne­ral­men­te no tie­ne ac­ce­so. Ne­ce­si­to tra­ba­jar en re­cau­dar ca­pi­tal, con­se­guir pro­vee­do­res y em­pe­zar a ha

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia - © 2017 NEW YORK TI­MES NEWS SER­VI­CE

Al­fred, gra­cias por es­cri­bir­me; es gran­dio­so es­cu­char que te sientes ins­pi­ra­do pa­ra ini­ciar tu pro­pio ne­go­cio.

Tie­nes ra­zón en con­si­de­rar la va­rie­dad de ele­men­tos que en­lis­tas­te. Pe­ro, muy fre­cuen­te­men­te, la gen­te pien­sa que el ca­pi­tal es el com­po­nen­te más im­por­tan­te pa­ra ini­ciar un ne­go­cio desde ce­ro. Y, aun­que no hay du­da de que te­ner una fuen­te de ca­pi­tal con­fia­ble pue­de ser ex­tre­ma­da­men­te útil, las in­yec­cio­nes de efec­ti­vo no trans­for­ma­rán má­gi­ca­men­te una ma­la idea en una bue­na, ni com­pen­sa­ran que no co­noz­cas a fon­do tu mer­ca­do. Re­cuer­da: al­gu­nas de las me­jo­res y más gran­des mar­cas del mun­do (¡in­clui­da Vir­gin!) em­pe­za­ron con so­lo una pe­que­ña can­ti­dad de di­ne­ro, pe­ro una abun­dan­cia de pa­sión e im­pul­so.

Ase­gu­rar­te de que vas a ofre­cer un pro­duc­to o ser­vi­cio que la gen­te real­men­te quie­ra de­be­ría te­ner prio­ri­dad so­bre con­se­guir ca­pi­tal. En Vir­gin, siem­pre he­mos man­te­ni­do es­te pre­rre­qui­si­to en men­te cuan­do desa­rro­lla­mos nue­vos ne­go­cios. No siem­pre es­ta­mos in­ven­tan­do nue­vos pro­duc­tos, pe­ro siem­pre es­ta­mos de­tec­tan­do las bre­chas en los mer­ca­dos y de­ter­mi­nan­do dónde po­dría­mos sa­cu­dir a una in­dus­tria. Cuan­do en­con­tra­mos opor­tu­ni­da­des, que­re­mos lan­zar­nos en pi­ca­da y apro­ve­char­las al má­xi­mo pa­ra de­lei­te y sor­pre­sa de nues­tros clien­tes. Ex­pre­sa­do sen­ci­lla­men­te: una em­pre­sa emer­gen­te pue­de te­ner mu­cho ca­pi­tal y crear el me­jor pro­duc­to del mun­do, pe­ro si no hay de­man­da de él, la em­pre­sa no ten­drá éxito.

Ade­más, pue­de ser ten­ta­dor que­rer abrir tu ne­go­cio más pron­to que tar­de por­que te­mes que al­guien más lle­gue al mer­ca­do an­tes que tú.

Pe­ro pri­me­ro ne­ce­si­tas me­dir la de­man­da. Es­to pu­die­ra ser tan sen­ci­llo co­mo pre­gun­tar a los po­ten­cia­les clien­tes qué les gus­ta­ría que se les ofre­cie­ra y qué pre­cio pa­ga­rían por un cier­to pro­duc­to o ser­vi­cio. In­clu­so pu­die­ras em­pe­zar tu ne­go­cio en pe­que­ño, con unos cuan­tos pro­duc­tos bá­si­cos pa­ra pro­bar las aguas an­tes de tra­tar con el ca­pi­tal y los pro­vee­do­res. Ade­más, es im­por­tan­te re­cor­dar que las em­pre­sas emer­gen­tes ne­ce­si­tan tra­ba­jar tan efi­cien­te­men­te co­mo sea po­si­ble. Es ne­ce­sa­rio que seas ex­tre­ma­da­men­te sen­sa­to en cuan­to a tu tiem­po, es­pe­cial­men­te cuan­do ape­nas es­tás em­pe­zan­do, ya que po­drías es­tar equi­li­bran­do otro em­pleo mien­tras tra­tas de apren­der rá­pi­da­men­te so­bre có­mo di­ri­gir las co­sas por tu cuen­ta. In­clu­so aho­ra, yo tra­to de usar mi tiem­po de la ma­ne­ra más efi­cien­te po­si­ble pa­ra ob­te­ner los má­xi­mos re­sul­ta­dos. Rea­li­zo mu­chas ta­reas múl­ti­ples, y tra­to de que las co­sas si­gan sien­do di­ver­ti­das; de he­cho, siem­pre que es po­si­ble, ce­le­bro la ma­yo­ría de mis reunio­nes mien­tras ca­mi­na­mos. Tam­bién, uso mi tiem­po de via­je pa­ra or­ga­ni­zar mis no­tas, se­lec­cio­nar co­rreo elec­tró­ni­co y es­cri­bir. (In­clu­so en­tre­vis­té a Josh Bay­liss, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Vir­gin Group, en el asien­to tra­se­ro de un auto en ca­mino a otra ci­ta.)

Es­to me lle­va a mi si­guien­te pun­to: ro­dear­te de las per­so­nas co­rrec­tas es vi­tal. Siem­pre di­go que de­be­rías con­tra­tar a las per­so­nas que sean me­jo­res que tú en cier­tas fa­ce­tas del ne­go­cio, lue­go de­jar­les tra­ba­jar. Es­to no so­lo ha­ce que tu em­pre­sa fun­cio­ne más flui­da­men­te, tam­bién te li­be­ra pa­ra pen­sar en el pa­no­ra­ma ge­ne­ral, o in­clu­so en tu pró­xi­mo ne­go­cio.

Por su­pues­to, lo más im­por­tan­te que ne­ce­si­tas te­ner cuan­do em­pie­zas es pa­sión por tu idea, más in­clu­so que ca­pi­tal; así que me ale­gra leer que te apa­sio­na tu plan. Em­pe­zar a me­nu­do es di­fí­cil, y te­ner mu­cha pa­sión sig­ni­fi­ca que per­sis­ti­rás cuan­do las co­sas pa­rez­can no sa­lir co­mo es­pe­ras.

To­do em­pren­de­dor en cier­nes ne­ce­si­ta pre­gun­tar­se cuál es el co­ra­zón del ne­go­cio; ¿qué es lo que te im­pul­sa? Si la res­pues­ta es sim­ple­men­te “ga­nar di­ne­ro”, pue­do de­cir­te desde aho­ra que pro­ba­ble­men­te no se­rá su­fi­cien­te pa­ra que si­gas in­sis­tien­do.

Pa­ra ter­mi­nar, una co­sa que siem­pre he en­con­tra­do enor­me­men­te im­por­tan­te cuan­do ini­cia­mos una nue­va em­pre­sa Vir­gin es di­ver­tir­nos y re­cor­dar que el ne­go­cio mis­mo es una aven­tu­ra. Di­ri­gir tu pro­pia com­pa­ñía te da una opor­tu­ni­dad sin igual de ha­cer al­go que te en­can­ta mien­tras dis­fru­tas la tra­ve­sía. ¡Bue­na suer­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.