Có­mo pre­pa­rar­se pa­ra los em­pleos que aún no exis­ten

El 70% de los ni­ños de la ac­tua­li­dad ejer­ce­rán pro­fe­sio­nes que re­que­ri­ran he­rra­mien­tas blan­das

El Financiero (Costa Rica) - - Tecnología - Kris­sia Cha­cón kris­sia.cha­con@el­fi­nan­cie­rocr.com

Ha­ce 20 años na­die pen­sa­ba que desa­rro­llar aplicaciones mó­vi­les, rea­li­zar mi­ne­ría de da­tos, crear agen­cias de co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal y co­nec­tar dis­po­si­ti­vos a In­ter­net pa­ra ha­cer­los in­te­li­gen­tes, se­rían em­pleos de reales.

Hoy, no se pue­de ver con to­tal cla­ri­dad cuá­les se­rán esos nue­vos em­pleos que sur­gi­rán en los pró­xi­mos diez años, es de­cir, las pro­fe­sio­nes que ejer­ce­rán los ni­ños que en es­te mo­men­to juegan con sus vi­deo­jue­gos, in­ter­ac­túan con pla­ta­for­mas co­mo Youtu­be y ven se­ries y pe­lí­cu­las por strea­ming.

Se­gún el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, el 70% de los ni­ños de la ac­tua­li­dad, es­tu­dia­rán ca­rre­ras que to­da­vía no exis­ten.

En­ton­ces, ¿có­mo de­be­rán pre­par­se es­tas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra que pue­dan desa­rro­llar com­pe­ten­cias que se­rán ne­ce­sa­rias pa­ra las ten­den­cias de em­pleo del futuro?

La cla­ve es­tá en el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des blan­das, las cua­les ha­rán equi­po con la au­to­ma­ti­za­ción y la trans­for­ma­ción di­gi­tal.

Desa­rro­llo de ta­len­to

Edu­car­se pa­ra en­fren­tar el futuro es ne­ce­sa­rio, es­co­ger ca­rre­ras que es­tán mar­can­do la pau­ta en la eco­no­mía di­gi­tal es un pa­so im­por­tan­te pa­ra quie­nes es­tán en bus­ca de em­pleo.

Las ha­bi­li­da­des blan­das y crea­ti­vas son las me­nos pro­pi­cias a ser au­to­ma­ti­za­das. Por el con­tra­rio, los tra­ba­jos re­pe­ti­ti­vos que re­quie­ren des­tre­zas mo­to­ras o cog­ni­ti­vas de­li­mi­ta­das, pa­sa­rán al po­der de los robots.

Ro­ber­to Sas­so, pre­si­den­te del Club de la In­ves­ti­ga­ción Tec­no­ló­gi­ca, con­si­de­ró que los di­se­ña­do­res, cui­da­do­res de gen­te, mú­si­cos, ma­te­má­ti­cos, fí­si­cos, poe­tas y es­cri­to­res, so­bre­vi­vi­rán más que los abo­ga­dos y mé­di­cos (so­bre to­do los diag­nos­ti­ca­do­res). “Los cho­fe­res ya es­tán a pun­to de ser re­em­pla­za­dos, los ope­ra­do­res de call cen­ters, los re­lo­je­ros es­tán en ex­tin­ción, la lis­ta es lar­ga”.

Nin­gu­na de las fuen­tes con­sul­ta­das por EF se aven­tu­ran a se­ña­lar cuá­les se­rán los nue­vos em­pleos, pe­ro sí ex­pli­ca­ron cuá­les son los fac­to­res ex­ter­nos que in­ci­den en el sur­gi­mien­to de nue­vos tra­ba­jos, así co­mo las ha­bi­li­da­des que se­rá ne­ce­sa­rio desa­rro­llar. El es­tu­dio The Fu­tu­re of Jobs

Re­ports, del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial del 2016, re­co­pi­la y ana­li­za la in­for­ma­ción com­pe­ten­te a la reali­dad del 2015 al 2017 con res­pec­to a los agen­tes trans­for­ma­do­res

y pers­pec­ti­vas de em­pleo. Y en­tre ellos des­ta­can: El tra­ba­jo es ca­da vez más fle­xi­ble: Las nue­vas tec­no­lo­gías es­tán per­mi­tien­do in­no­va­cio­nes en el lu­gar de tra­ba­jo ta­les co­mo el te­le­tra­ba­jo, los es­pa­cios con­jun­tos y te­le­con­fe­ren­cias.

Mer­ca­dos emer­gen­tes: El con­su­mo de la cla­se me­dia es ca­da vez más de­ter­mi­nan­te y el rol que tie­nen los nue­vos mer­ca­dos y la com­pe­ten­cia que plan­tea­rán.

Cam­bio cli­má­ti­co: Es­te es un im­pul­sor de la in­no­va­ción, ya que las or­ga­ni­za­cio­nes es­tán en bus­ca de me­di­das pa­ra mi­ti­gar o ayu­dar a ajus­tar sus efec­tos.

Otros fac­to­res co­mo los cam­bios geo­po­lí­ti­cos, la pri­va­ci­dad del con­su­mi­dor, la lon­ge­vi­dad de las so­cie­da­des, la re­le­van­cia de la mu­jer en la so­cie­dad y la ur­ba­ni­za­ción to­man fuer­za en la crea­ción de nue­vas pro­fe­sio­nes.

Des­tre­zas blan­das

Jor­ge de Mé­zer­vi­lle, di­rec­tor de Peo­ple & Or­ga­ni­za­tion, Ma­na­ge­ment Con­sul­ting, ase­ve­ró que el ma­ne­jo ade­cua­do de la carga cog­ni­ti­va, es de­cir, la ha­bi­li­dad de una per­so­na pa­ra no abru­mar­se con can­ti­da­des enor­mes de in­for­ma­ción, se­rá ne­ce­sa­ria, por­que el em­plea­do ten­drá que dis­cri­mi­nar de una can­ti­dad, apa­ren­te­men­te in­ma­ne­ja­ble de in­for­ma­ción, aque­lla que sea de uti­li­dad.

Otra ha­bi­li­dad in­dis­pen­sa­ble es la de com­par­tir y co­la­bo­rar con equi­pos de for­ma vir­tual, en di­fe­ren­tes paí­ses y ho­ra­rios.

Pa­ra un futuro cer­cano, no bas­ta­rá con una so­la pro­fe­sión, sino que la trans­dis­ci­pli­na­ri­dad se­rá re­le­van­te.

En es­to con­cuer­da Sas­so, quien ase­ve­ró que el mo­de­lo an­ti­guo de es­tu­diar 12 o 16 años, tra­ba­jar 40 y pen­sio­nar­se, ya se aca­bó. Hay que es­tu­diar to­da la vi­da y pro­ba­ble­men­te cam­biar de ocu­pa­ción va­rias ve­ces.

En es­ta mis­ma lí­nea, quie­nes in­te­gren la nue­va fuer­za la­bo­ral, de­be­rán ma­ne­jar nue­vos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, co­mo las re­des so­cia­les y de­más ca­na­les pa­ra trans­mi­tir con­te­ni­do. Al tiem­po que tra­ba­jan con un pen­sa­mien­to no­ve­do­so pa­ra lo­grar ima­gi­nar y di­se­ñar nue­vas for­mas de ha­cer las co­sas.

La ha­bi­li­dad del ser hu­mano de po­der con­vi­vir y tra­ba­jar con má­qui­nas se­rá ne­ce­sa­ria pa­ra adap­tar­se al tra­ba­jo futuro, don­de la reali­dad con­sis­ti­rá en que los ce­re­bros y los robots con­vi­van en un mis­mo es­pa­cio de tra­ba­jo.

An­te un con­tex­to in­cier­to y con cam­bios al­ta­men­te vo­lá­ti­les, las ha­bi­li­da­des y des­tre­zas que de­be­rán desa­rro­llar los ni­ños de hoy, se ven li­mi­ta­das den­tro de un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que to­da­vía se man­tie­ne arrai­ga­do a las ne­ce­si­da­des de una so­cie­dad que no de­pen­día tan­to de la tec­no­lo­gía, por lo que es­to se con­vier­te en un re­to pa­ra Cos­ta Ri­ca.

Jor­ge Se­quie­ra, di­rec­tor ge­ne­ral de la Coa­li­ción de Ini­cia­ti­vas pa­ra el Desa­rro­llo (Cin­de), afir­mó que la cuarta re­vo­lu­ción in­dus­trial ha lle­va­do a una reali­dad mol­dea­da por la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, vehícu­los au­tó­no­mos, big

da­ta, cien­cia de ma­te­ria­les, compu­tación cuán­ti­ca y otras tec­no­lo­gías emer­gen­tes que cam­bian la ma­ne­ra en la que se tra­ba­ja.

Se­gún Se­quei­ra, en Cos­ta Ri­ca ha­brá im­pac­to y, por ello, se tie­ne que de­fi­nir una ru­ta que per­mi­ta pre­pa­rar al re­cur­so hu­mano con esa vi­sión de futuro y de cam­bio tec­no­ló­gi­co de ma­ne­ra que se pue­da sa­car pro­ve­cho del nue­vo con­tex­to.

El tra­ba­jo de­be ser ar­duo, pues da­tos del Con­se­jo Na­cio­nal de Rec­to­res (Co­na­re) mues­tran que el año pa­sa­do, de los 51.000 gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios en el país, so­la­men­te el 16% fue­ron de ca­rre­ras de cien­cias, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas.■■

RA­FAEL PACHECO

En el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Cos­ta Ri­ca, Car­ta­go, es­tá el La­bo­ra­to­rio de Plas­ma, don­de se lle­van a ca­bo in­no­va­cio­nes que fo­men­tan el po­ten­cial que tie­ne el país pa­ra desa­rro­llar una eco­no­mía del co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.