Ap­ple en­con­tró un nue­vo re­fu­gio pa­ra sus ga­nan­cias

La com­pa­ñía ha acu­mu­la­do más de $128.000 mi­llo­nes en el ex­tran­je­ro —y es pro­ba­ble que mu­cho más—, can­ti­dad por la cual Es­ta­dos Uni­dos no ha co­bra­do im­pues­tos y di­fí­cil­men­te lo ha he­cho otro país

El Financiero (Costa Rica) - - Desde Nueva York - Dia­ne Card­well and Clif­ford Krauss NUE­VA YORK © 2017 NEW YORK TI­MES NEWS SER­VI­CE

T im Cook es­ta­ba enoja­do. Era ma­yo de 2013 y Cook, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ap­ple, se pre­sen­tó an­te un sub­co­mi­té in­ves­ti­ga­dor del Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos.

Des­pués de una in­ves­ti­ga­ción ex­ten­sa, es­te ór­gano en­con­tró que la em­pre­sa ha­bía eva­di­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en im­pues­tos mo­vien­do sus ga­nan­cias a fi­lia­les ir­lan­de­sas a las que el pre­si­den­te del pa­nel llamó “em­pre­sas fan­tas­ma”.

“Pa­ga­mos to­dos los im­pues­tos que de­be­mos, ca­da uno de los dó­la­res”, de­cla­ró Cook en la au­dien­cia. “No de­pen­de­mos de tru­cos tri­bu­ta­rios”, agre­gó. “No guar­da­mos el di­ne­ro en una is­la ca­ri­be­ña”.

Eso es ver­dad. La is­la de la que iba a de­pen­der pron­ta­men­te Ap­ple es­ta­ba en el canal de la Man­cha.

Cin­co me­ses des­pués del tes­ti­mo­nio de Cook, los fun­cio­na­rios ir­lan­de­ses co­men­za­ron a to­mar me­di­das enér­gi­cas so­bre la es­truc­tu­ra fis­cal que ha­bía ex­plo­ta­do Ap­ple.

Así que el fa­bri­can­te del iP­ho­ne fue a la ca­za de otro lu­gar pa­ra de­jar sus ga­nan­cias, se­gún de­mos­tra­ron nue­vos re­gis­tros que se fil­tra­ron.

Con la ayu­da de des­pa­chos le­ga­les que se es­pe­cia­li­zan en pa­raí­sos fis­ca­les en el ex­tran­je­ro, la em­pre­sa ex­plo­ró una bue­na can­ti­dad de ju­ris­dic­cio­nes an­tes de ins­ta­lar­se en la pe­que­ña is­la de Jer­sey, den­tro de la cual es co­mún que no se co­bren im­pues­tos a las ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas.

Ap­ple ha acu­mu­la­do más de $128.000 mi­llo­nes en el ex­tran­je­ro —y es pro­ba­ble que mu­cho más—, can­ti­dad por la cual Es­ta­dos Uni­dos no ha co­bra­do im­pues­tos y di­fí­cil­men­te lo ha he­cho otro país. Ca­si to­do ese di­ne­ro se ge­ne­ró du­ran­te la dé­ca­da pa­sa­da.

La his­to­ria que no se ha­bía di­vul­ga­do so­bre la bús­que­da que hi­zo Ap­ple de un nue­vo pa­raí­so fis­cal en una is­la y el uso que dio a Jer­sey son al­gu­nas de las re­ve­la­cio­nes que sur­gie­ron de un es­con­di­te de re­gis­tros cor­po­ra­ti­vos se­cre­tos de Ap­pleby, un des­pa­cho le­gal con se­de en las is­las Ber­mu­das, el cual brin­da sus ser­vi­cios a ne­go­cios y a la éli­te acau­da­la­da.

El pe­rió­di­co ale­mán Süd­deuts­che Zei­tung ob­tu­vo los re­gis­tros, los cua­les com­par­tió el Con­sor­cio In­ter­na­cio­nal de Pe­rio­dis­tas de In­ves­ti­ga­ción con The New York Ti­mes y otros so­cios de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Los do­cu­men­tos re­ve­lan la ma­ne­ra en que los gran­des des­pa­chos le­ga­les se abren pa­so a tra­vés de los es­pa­cios que hay en­tre las re­glas fis­ca­les de dis­tin­tos paí­ses.

Los clien­tes de Ap­pleby han trans­fe­ri­do mar­cas re­gis­tra­das, de­re­chos de pa­ten­tes y otros va­lio­sos ac­ti­vos in­tan­gi­bles a em­pre­sas fic­ti­cias en el ex­tran­je­ro, con lo cual han eva­di­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en im­pues­tos.

Ero­sión fis­cal

Los re­gis­tros de­mues­tran que los de­re­chos de la mar­ca re­gis­tra­da del “Swoosh” de Ni­ke, la apli­ca­ción del ser­vi­cio de trans­por­te pri­va­do de Uber, las pa­ten­tes de Bo­tox de Aller­gan y la tec­no­lo­gía de re­des so­cia­les de Facebook re­si­dían en em­pre­sas fic­ti­cias que tie­nen co­mo se­de cen­tral las ofi­ci­nas de Ap­pleby en las Ber­mu­das y Gran Cai­mán.

“Las fir­mas mul­ti­na­cio­na­les de Es­ta­dos Uni­dos son gran­des maes­tros a nivel mun­dial res­pec­to de los es­que­mas de eva­sión de im­pues­tos que mer­man no so­lo la re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria en Es­ta­dos Uni­dos, sino la de la ma­yo­ría de las eco­no­mías más gran­des del mun­do”, men­cio­nó Ed­ward Klein­bard, quien fue ase­sor fis­cal cor­po­ra­ti­vo de es­tas em­pre­sas y aho­ra es pro­fe­sor de de­re­cho en la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia.

De he­cho, las es­tra­te­gias fis­ca­les del ti­po que uti­li­zó Ap­ple —al igual que Ama­zon, Goo­gle, Star­bucks y otras em­pre­sas— cues­tan a los go­bier­nos de to­do el mun­do has­ta $240.000 mi­llo­nes al año en in­gre­sos per­di­dos, se­gún un cálcu­lo de 2015 que reali­zó la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos. El gru­po es­tá su­per­vi­san­do las ini­cia­ti­vas pa­ra cam­biar las re­gu­la­cio­nes en el mun­do que per­mi­ten es­te ti­po de ma­nio­bras.

La di­vul­ga­ción de la no­ti­cia le pi­sa los ta­lo­nes a las pro­pues­tas que hi­cie­ron los le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos la se­ma­na pa­sa­da, las cua­les bus­can otor­gar una gran can­ti­dad de nue­vos be­ne­fi­cios fis­ca­les a las em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les, en­tre ellos un re­cor­te a la ta­sa fe­de­ral del im­pues­to de so­cie­da­des, de 35% a 20 %. El pre­si­den­te Do­nald Trump ha men­cio­na­do que a los ne­go­cios es­ta­dou­ni­den­ses no les con­vie­nen las re­gu­la­cio­nes ac­tua­les.

Sin em­bar­go, los do­cu­men­tos de­mues­tran la ma­ne­ra en que las gran­des em­pre­sas de Es­ta­dos Uni­dos en­cuen­tran for­mas crea­ti­vas pa­ra eva­dir el pa­go de al­go cer­cano al 35%.

Ap­ple, por ejem­plo, pa­ga una pe­que­ña frac­ción de esa ta­sa im­po­si­ti­va por sus ga­nan­cias en el ex­tran­je­ro, se­gún los cálcu­los que reali­zó The New York Ti­mes so­bre los in­for­mes de va­lo­res de la em­pre­sa.

Ap­ple reporta que ob­tie­ne ca­si el 70% de sus in­gre­sos a nivel mun­dial en el ex­tran­je­ro.

Un vocero de Ap­ple, Josh Ro­sens­tock, se ne­gó a res­pon­der la ma­yo­ría de las pre­gun­tas re­la­cio­na­das con la es­tra­te­gia fis­cal de la em­pre­sa. Sí men­cio­nó que Ap­ple ha­bía avi­sa­do a las au­to­ri­da­des re­gu­la­to­rias —en Es­ta­dos Uni­dos, Ir­lan­da y la Co­mi­sión Eu­ro­pea— so­bre la re­or­ga­ni­za­ción de sus fi­lia­les ir­lan­de­sas. “Los cam­bios que hi­ci­mos no re­du­je­ron nues­tro pa­go de im­pues­tos en ningún país”, ase­gu­ró.

Aller­gan, Facebook, Ni­ke y Uber se­ña­la­ron que cum­plían con las re­gu­la­cio­nes fis­ca­les en to­do el mun­do, se­gún co­mu­ni­ca­dos pre­pa­ra­dos pre­via­men­te.

Los re­pu­bli­ca­nos del con­gre­so tam­bién es­tán bus­can­do es­ta­ble­cer un im­pues­to de 10% en al­gu­nos in­gre­sos que los ne­go­cios es­ta­dou­ni­den­ses ase­gu­ran ha­ber pro­du­ci­do en el ex­tran­je­ro: la mi­tad de la ta­ri­fa que es­tán pro­po­nien­do pa­ra las ga­nan­cias que se ge­ne­ren en Es­ta­dos Uni­dos.

De la mis­ma ma­ne­ra, los le­gis­la­do­res pro­pu­sie­ron otra exen­ción, con la cual las mul­ti­na­cio­na­les po­drían lle­var a Es­ta­dos Uni­dos más de $2,6 bi­llo­nes que es­tán guar­da­dos en el ex­tran­je­ro con una ta­sa im­po­si­ti­va bas­tan­te re­du­ci­da. Am­bas pro­pues­tas so­lo crea­rían in­cen­ti­vos adi­cio­na­les pa­ra que em­pre­sas co­mo Ap­ple des­víen más in­gre­sos ha­cia es­con­di­tes is­le­ños.

Las au­to­ri­da­des tri­bu­ta­rias han desafia­do a va­rias de las es­truc­tu­ras de ba­ja fis­ca­li­dad que man­tie­nen en el ex­tran­je­ro Ap­pleby y Es­te­ra, un de­ri­va­do del ne­go­cio de ser­vi­cios cor­po­ra­ti­vos del des­pa­cho le­gal. El año pa­sa­do, Ni­ke ven­ció al Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos (IRS, por su si­gla en in­glés) en una ba­ta­lla por im­pues­tos atra­sa­dos; con­ti­núa una dispu­ta si­mi­lar en­tre el IRS y Facebook.

Las au­to­ri­da­des re­gu­la­to­rias en Eu­ro­pa es­tán in­ten­tan­do obli­gar a paí­ses co­mo Ir­lan­da, Bél­gi­ca, Lu­xem­bur­go y Ho­lan­da a que re­cau­den im­pues­tos atra­sa­dos a las gran­des em­pre­sas que de­pen­den de acuer­dos li­bres de im­pues­tos.

La bús­que­da de un pa­raí­so fis­cal por par­te de Ap­ple es una his­to­ria fa­mi­liar, afir­mó Reu­ven Avi-Yo­nah, di­rec­tor del pro­gra­ma de im­pues­tos in­ter­na­cio­na­les de la Es­cue­la de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, quien tam­bién re­vi­só los do­cu­men­tos de Ap­pleby.

“Es­to fun­cio­na de la si­guien­te ma­ne­ra: cie­rras un pa­raí­so fis­cal y se abre otro”, ex­pli­có Avi-Yo­nah. “Es un asunto in­ter­mi­na­ble”.

DA­NIEL ROSENBAUM /NYTMK PA­RA EF

En ma­yo de 2013 y Tim Cook, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ap­ple, se pre­sen­tó an­te un sub­co­mi­té in­ves­ti­ga­dor del Se­na­do y ase­gu­ró que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.