‘App’ le ayu­da a ve­ri­fi­car lla­ma­das de em­pre­sas

Bo­xID es­ta­rá dis­po­ni­ble pa­ra usua­rios y sin cos­to

El Financiero (Costa Rica) - - Negocios - Car­los Cor­de­ro Pé­rez car­los.cor­de­ro@el­fi­nan­cie­rocr.com

La em­pre­sa cos­ta­rri­cen­se ID Check Tech­no­logy anun­ció un nue­vo ser­vi­cio de su apli­ca­ción mó­vil Bo­xID, la cual per­mi­te a un ciu­da­dano ve­ri­fi­car la iden­ti­dad de una per­so­na que le ha­ce una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca a nom­bre de una em­pre­sa o ins­ti­tu­ción vá­li­das.

La app ya se usa pa­ra que las en­ti­da­des o com­pa­ñías en­víen for­mu­la­rios que re­quie­ren que sus clien­tes los com­ple­ten y los en­víen de vuel­ta, con se­gu­ri­dad pa­ra am­bas par­tes.

“Es un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción se­gu­ro y con­fia­ble”, rei­te­ró Ri­car­do He­rre­ra, vo­ce­ro de ID Check.

Si bien el con­se­jo ge­ne­ral es des­con­fiar, la app se orien­ta a dis­mi­nuir los ries­gos de es­ta­fas en mo­men­tos en que las transac­cio­nes di­gi­ta­les au­men­ta­ron y los in­ten­tos de ro­bo tam­bién.

La fir­ma de ci­ber­se­gu­ri­dad ESET re­por­tó que los usua­rios re­ci­ben men­sa­jes en What­sApp a nom­bre de mar­cas co­mer­cia­les, ofre­cien­do re­ga­los o pre­mios, e in­clu­yen­do en­la­ces que lo lle­va a una pá­gi­na elec­tró­ni­ca fal­sa (pe­se a que mues­tran cer­ti­fi­ca­dos ti­po SSL).

El ob­je­ti­vo es que los con­su­mi­do­res en­tre­guen sus da­tos y claves ban­ca­rias o des­car­gar un

malwa­re que co­pie lo que la per­so­na di­gi­ta en su te­cla­do.

ESET re­co­mien­da es­tar aten­tos, des­con­fiar de las ofer­tas “de­ma­sia­do bue­nas”, no dar­le clic a en­la­ces sos­pe­cho­sos e ins­ta­lar una so­lu­ción de se­gu­ri­dad.

Asi­mis­mo en el país se re­por­tan va­ria­dos in­ten­tos de es­ta­fas por me­dio de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, don­de los de­lin­cuen­tes lla­man a la víc­ti­ma y le di­cen que es pa­ra al­gún bono o be­ne­fi­cio del go­bierno por des­em­pleo o pa­ra la pyme; o que le hi­cie­ron un re­ba­jo o un co­bro de más en su sa­la­rio y que de­be rea­li­zar un trá­mi­te pa­ra re­cu­pe­rar el di­ne­ro.

En cual­quie­ra de los ca­sos la guían a un si­tio web crea­do por ellos, que tam­bién pa­re­ce se­gu­ro (co­mo el can­da­do ver­de en la ba­rra de di­rec­ción elec­tró­ni­ca del na­ve­ga­dor) don­de el usua­rio di­gi­ta sus da­tos y claves. In­clu­so la lle­van a un si­tio pa­ra que des­car­gue la fir­ma di­gi­tal (la fir­ma di­gi­tal no se en­tre­ga así, so­la­men­te en en­ti­da­des au­to­ri­za­das).

En­tre ju­lio del 2017 y ju­lio del 2018 se re­ci­bie­ron 1.317 de­nun­cias por es­ta­fas te­le­fó­ni­cas que su­man es­ta­fas por ¢2.741 mi­llo­nes, a lo que se de­be agre­gar ¢560 mi­llo­nes sus­traí­dos de las cuen­tas ban­ca­rias, se­gún el Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción Ju­di­cial (OIJ).

La ma­yo­ría rea­li­za­das ba­jo la mo­da­li­dad de un fal­so fun­cio­na­rio de ban­co o ins­ti­tu­ción pú­bli­ca.

El ries­go lo tie­nen tam­bién la em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes. La fir­ma Lu­mu Tech­no­lo­gies re­por­tó que el 70% de las em­pre­sas in­di­ca­ron en una en­cues­ta que los ata­ques a sus sis­te­mas se in­cre­men­ta­ron du­ran­te la pan­de­mia, con el agra­van­te que el 35% dis­mi­nu­yó el pre­su­pues­to de ci­ber­se­gu­ri­dad.

Va­li­de lla­ma­das

La pan­de­mia obli­ga a evi­tar ir a las su­cur­sa­les y a las ofi­ci­nas ban­ca­rias e ins­ti­tu­cio­na­les, per­mi­tien­do el uso de los me­dios elec­tró­ni­cos. El pro­ble­ma es que en buena par­te de los ca­sos se pue­de re­que­rir lla­mar al cliente o que el cliente lla­me a la en­ti­dad.

Tan­to pa­ra los ban­cos, ins­ti­tu­cio­nes y em­pre­sas co­mo pa­ra los clien­tes la app Bo­xID fa­ci­li­ta con­fir­mar si real­men­te la per­so­na que lla­ma es quien di­ce ser.

ID Check Tech­no­logy es una fir­ma fun­da­da en 2005 es­pe­cia­li­za­da en ser­vi­cios tec­no­ló­gi­cos al sec­tor ban­ca­rio y fi­nan­cie­ro, es­pe­cial­men­te en el cam­po de va­li­da­ción de da­tos y bio­me­tría (re­co­no­ci­mien­to de hue­lla y fa­cial), apo­yán­do­se en los sis­te­mas y ser­vi­cios del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Elec­cio­nes.

He­rre­ra ex­pli­có que la app se pue­de uti­li­zar en te­lé­fo­nos mó­vi­les o ta­ble­tas, tan­to con sis­te­ma ope­ra­ti­vo iOS co­mo An­droid, con dos mo­da­li­da­des: pa­ra las em­pre­sas y en­ti­da­des, por un la­do; y pa­ra los usua­rios, por el otro.

La app em­pe­zó a fun­cio­nar en la pri­me­ra mo­da­li­dad, pa­ra cuan­do em­pre­sas, ban­cos o ins­ti­tu­cio­nes re­quie­ren en­viar un do­cu­men­to (au­to­ri­za­ción o for­mu­la­rio) pa­ra que el cliente lo com­ple­te y lo de­vuel­va a tra­vés de la mis­ma app.

La se­gu­ri­dad pa­ra el cliente o usua­rio es que la app so­la­men­te la pue­den uti­li­zar em­pre­sas, ban­cos o ins­ti­tu­cio­nes que es­tán re­gis­tra­das y con con­tra­tos de ser­vi­cios de ID Check.

El usua­rio ve­ri­fi­ca la iden­ti­dad del nú­me­ro te­le­fó­ni­co y de la per­so­na que lla­ma, al tiem­po que guar­da una co­pia de la in­for­ma­ción de va­li­da­ción.

El cliente de­be ba­jar la app, sin cos­to, y cum­plir con va­rios pasos de re­gis­tro con el fin de ve­ri­fi­car su iden­ti­dad a tra­vés de los ser­vi­cios del TSE o de migración, en ca­so de ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros.

“El proceso de va­li­da­ción no son mu­chos pasos, pe­ro es ne­ce­sa­rio que se en­tien­da que de­be dar­los pa­ra te­ner la cer­te­za ra­zo­na­ble”, in­sis­tió He­rre­ra.

Aquí se bus­ca ga­ran­ti­zar que quien lle­na los do­cu­men­tos es quien di­ce ser.

Cuan­do la em­pre­sa, ban­co o ins­ti­tu­ción le en­vía los do­cu­men­tos, tam­bién le en­vía un PIN o cla­ve de in­gre­so pa­ra que pue­da abrir los ar­chi­vos a tra­vés de la app.

La nue­va fun­cio­na­li­dad, que es­ta­rá ha­bi­li­ta­da a par­tir de agos­to y co­no­ci­da co­mo One Ti­me

Pass­word (OTP), per­mi­te que un ciu­da­dano des­car­gue la app sin cos­to tam­bién y se re­gis­tre. Quien desee te­ner­la la app pue­de ba­jar­la.

Cuan­do re­ci­be un men­sa­je o lla­ma­da pue­da rea­li­zar la va­li­da­ción, por ejem­plo si lo lla­ma un ope­ra­dor de su ca­ble­ra pa­ra ofre­cer­le un nue­vo pa­que­te.

Se pue­de apli­car pa­ra ve­ri­fi­car la iden­ti­dad de al­gu­na per­so­na que ofre­ce un ser­vi­cio o ar­tícu­lo en re­des so­cia­les.

He­rre­ra ex­pli­có que, por ejem­plo, si al­guien es­tá ven­dien­do una mo­to­ci­cle­ta o un au­to­mó­vil pue­de ve­ri­fi­car los da­tos de per­so­nas in­tere­sa­das que le con­tac­ten.

Tam­bién los in­tere­sa­dos pue­den ve­ri­fi­car los da­tos de la per­so­na que es­tá rea­li­zan­do la ven­ta.

Las mi­cro­em­pre­sas que co­mer­cia­li­zan pro­duc­tos y ser­vi­cios tam­bién po­drán va­li­dar los da­tos de al­gún cliente in­tere­sa­do usan­do la OTP y sin cos­to.

Pa­ra las em­pre­sas el cos­to es de $100 men­sua­les, pe­ro si re­quie­ren en­viar un do­cu­men­to a un gru­po de clien­tes en al­gu­na cam­pa­ña o pro­yec­to es­pe­cí­fi­co el cos­to va des­de los $200 en ade­lan­te pa­ra ese en­vío ma­si­vo par­ti­cu­lar.

La app tie­ne co­mo pro­pó­si­to ge­ne­rar cer­te­za so­bre quién se es­tá co­mu­ni­can­do con el usua­rio.

“De­be­mos in­sis­tir y re­cor­dar que nin­gu­na en­ti­dad le pi­de sus cuen­tas y claves ban­ca­rias”, re­cal­có He­rre­ra.

“Cree­mos que es una for­ma de dar­le ma­yor se­gu­ri­dad a las transac­cio­nes”.

Ri­car­do He­rre­ra.

Vo­ce­ro de ID Check.

COR­TE­SÍA ID CHECK PA­RA EF

Ri­car­do He­rre­ra, vo­ce­ro de la fir­ma ID Check, ex­pli­có que la app es­tá dis­po­ni­ble tan­to pa­ra em­pre­sas, ban­cos e ins­ti­tu­cio­nes co­mo pa­ra usua­rios, en es­te ca­so sin cos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.