Re­for­mar la Ley de Con­tra­ta­ción

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Es­te­ban Al­fa­ro Cal­de­rón

Son de aplau­dir las ini­cia­ti­vas que bus­can re­for­mar de ma­ne­ra in­te­gral la ac­tual Ley de Con­tra­ta­ción Ad­mi­nis­tra­ti­va, ya que es evi­den­te la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar un ins­tru­men­to que de for­ma ac­tua­li­za­da ven­ga a re­gu­lar las com­pras pú­bli­cas. Cla­ra­men­te den­tro del proceso de aná­li­sis de cual­quier reforma le­gal sur­gi­rán dis­cu­sio­nes so­bre la pro­ce­den­cia o no de cier­tos te­mas y en es­te sen­ti­do es cla­ve la par­ti­ci­pa­ción de la otra ca­ra de la mo­ne­da de una con­tra­ta­ción pú­bli­ca, a sa­ber, la em­pre­sa pri­va­da.

De ma­ne­ra con­cre­ta en el pro­yec­to de Ley Ge­ne­ral de Con­tra­ta­ción Ad­mi­nis­tra­ti­va (21.546) hay di­ver­sos pun­tos que pue­den ser ob­je­to de una sana dis­cu­sión y en es­pe­cial en don­de el sec­tor em­pre­sa­rial pue­de apor­tar in­su­mos pa­ra en­ri­que­cer el tex­to. Un as­pec­to, en­tre otros exis­ten­tes, se con­si­de­ra de­be ser re­vi­sa­do con de­te­ni­mien­to por los se­ño­res dipu­tados es el re­la­ti­vo a la sec­ción de “pre­sen­ta­ción de re­cur­sos te­me­ra­rios”.

Di­cha sec­ción per­mi­te a la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca o a la Ad­mi­nis­tra­ción, im­po­ner mul­tas del 0,5% o el 1% del mon­to del um­bral de la li­ci­ta­ción ma­yor o li­ci­ta­ción me­nor (se­gún sea el ca­so de re­cur­sos de ob­je­ción, re­vo­ca­to­ria o ape­la­ción) en con­tra del ad­mi­nis­tra­do que re­cu­rra en las si­guien­tes cau­sa­les: don­de ha ope­ra­do la pre­clu­sión, aquel ob­je­tan­te que no acre­di­ta su vin­cu­la­ción con el ob­je­to del con­cur­so, el que ac­túe con te­me­ri­dad, ma­la fe o abu­so de de­re­chos pro­ce­di­men­ta­les.

Li­ga­do a lo an­te­rior, la norma es­ta­ble­ce que con esas mul­tas se con­for­ma­rá par­te de un fon­do que ad­mi­nis­tra­rá el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, pa­ra el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to del Sis­te­ma Di­gi­tal Uni­fi­ca­do de Com­pras Pú­bli­cas, es­to quie­re de­cir, di­chas mul­tas son un me­dio de re­cau­da­ción.

Aho­ra bien, de una sim­ple re­vi­sión de los tér­mi­nos con­te­ni­dos en esa pro­yec­to de norma, se ve con cla­ri­dad que es­ta­mos an­te con­cep­tos ju­rí­di­cos in­de­ter­mi­na­dos, en­tién­da­se, fi­gu­ras to­tal­men­te abier­tas que per­mi­ten to­da cla­se de in­ter­pre­ta­cio­nes o usos por par­te de la las di­ver­sas ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. Por ejem­plo, ¿se­rá “te­me­ri­dad” o “ma­la fe” lo mis­mo pa­ra una ins­ti­tu­ción que pa­ra otra, o in­clu­so la pro­pia Con­tra­lo­ría su mo­men­to, to­do es­to pa­ra dispu­tas si­mi­la­res?

En es­te sen­ti­do, no se nie­ga que la­men­ta­ble­men­te pue­den exis­tir ad­mi­nis­tra­dos que pre­sen­ten re­cur­sos sin apa­rien­cia de buen de­re­cho, pe­ro atri­buir la len­ti­tud en la eje­cu­ción de obras o im­ple­men­ta­ción de ser­vi­cios a ni­vel na­cio­nal so­lo a esa cau­sal es im­pro­ce­den­te y en es­pe­cial ca­ren­te res­pal­do cien­tí­fi­co-es­ta­dís­ti­co.

Del mis­mo mo­do, po­dría ser in­cons­ti­tu­cio­nal el he­cho de que­rer car­gar con mul­tas a las em­pre­sas que vá­li­da­men­te desean dispu­tar ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te un pun­to en el cual se con­si­de­ran vul­ne­ra­das en sus de­re­chos, es­to por vio­la­ción al prin­ci­pio de ac­ce­so a la jus­ti­cia.

Ya en Cos­ta Ri­ca la car­ga im­po­si­ti­va es pe­sa­da, co­mo pa­ra que las em­pre­sas pri­va­das ten­gan que ha­cer fren­te a los cos­tos del Sis­te­ma Di­gi­tal Uni­fi­ca­do de Com­pras Pú­bli­cas, vía mul­tas.

Una li­mi­ta­ción de un de­re­cho no so­lo de­be te­ner una fi­na­li­dad, sino que ade­más, en­tre otras co­sas, di­cha li­mi­ta­ción de­be ser eje­cu­ta­da con el me­dio me­nos gra­vo­so pa­ra el ad­mi­nis­tra­do.

En es­te tan­to, la im­po­si­ción de mul­tas por su­pues­tos re­cur­sos te­me­ra­rios des­pier­ta in­quie­tu­des cons­ti­tu­cio­na­les, pe­ro si a es­to se le suma el he­cho de que las san­cio­nes se ba­san en con­cep­tos abier­tos y no pre­via­men­te ajus­ta­dos al prin­ci­pio de ti­pi­ci­dad, es no­to­ria la ne­ce­si­dad de que la norma en cues­tión de­ba ser re­va­lo­ra­da en bus­ca de con­cre­ción que do­te de equi­li­brio al pro­yec­to en es­te pun­to.

Al fin y al ca­bo la dua­li­dad ad­mi­nis­tra­ción – em­pre­sa pri­va­da, en ma­te­ria de con­tra­ta­ción ad­mi­nis­tra­ti­va es una fór­mu­la im­pres­cin­di­ble, por lo que po­ner el to­do el pe­so so­lo so­bre un la­do de la ba­lan­za de­vie­ne en in­jus­to.

“La norma es­ta­ble­ce que con esas mul­tas se con­for­ma­rá par­te de un fon­do que ad­mi­nis­tra­rá el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, pa­ra el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to del Sis­te­ma Di­gi­tal Uni­fi­ca­do de Com­pras Pú­bli­cas, es­to quie­re de­cir, di­chas mul­tas son un me­dio de re­cau­da­ción”.

ASAM­BLEA LE­GIS­LA­TI­VA PA­RA EF.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.