Per­so­nas + na­tu­ra­le­za + ar­qui­tec­tu­ra

Pro­yec­to neo­ur­ba­nís­ti­co Las Ca­ta­li­nas

Espacios - - ESPACIO COMERCIAL -

El neo­ur­ba­nis­mo es una pu­jan­te co­rrien­te, que tie­ne co­mo plano y pers­pec­ti­va, de­vol­ver la ciu­dad a las per­so­nas; por eso les per­mi­te de­jar de de­pen­der del au­to­mó­vil pa­ra que se des­pla­cen ca­mi­nan­do o en bi­ci­cle­ta a cual­quier es­pa­cio que re­quie­ran. “La so­cie­dad ha si­do ex­plo­ta­da geo­grá­fi­ca­men­te y los lu­ga­res de tra­ba­jo han si­do se­pa­ra­dos de los ho­ga­res, lo que ha cau­sa­do la de­cons­truc­ción de las ciu­da­des, y eso so­lo de­be ha­cer­se cuan­do las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ex­tre­mas lo ame­ri­ten o cuan­do hay al­gún ti­po de pe­li­gro so­cial”, in­di­ca uno de sus ex­po­nen­tes, el ar­qui­tec­to León Krier, de Lu­xem­bur­go. El neo­ur­ba­nis­mo es un con­cep­to que ha exis­ti­do por cien­tos de años en las cul­tu­ras ci­vi­li­za­das, in­te­gra co­mer­cios, tra­ba­jo, vi­vien­da, ser­vi­cios y dis­trac­ción en una so­la área geo­grá­fi­ca, con el ob­je­ti­vo de ar­mo­ni­zar el en­torno en que se cons­tru­ye, dar prio­ri­dad a los re­cur­sos na­tu­ra­les, sa­car un pro­ve­cho sos­te­ni­ble del am­bien­te, ex­plo­rar de ma­ne­ra aser­ti­va la mo­vi­li­dad y las con­di­cio­nes óp­ti­mas de ca­li­dad de vi­da de sus ha­bi­tan­tes. Es así co­mo sur­gen so­lu­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les co­mo Las Ca­ta­li­nas, “pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio ins­pi­ra­do y cons­trui­do con los cá­no­nes del neo­ur­ba­nis­mo, en el mar­co de la her­mo­sa Bahía Po­tre­ro de Gua­na­cas­te, don­de el ob­je­ti­vo es ha­cer una ciu­dad pa­ra las per­so­nas, cons­truir una ciu­dad tra­di­cio­nal sin mu­ros, in­vi­tar al pea­tón a ca­mi­nar y dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za, re­du­cir el uso de vehícu­los. Pe­ro ade­más, man­te­ner las puer­tas abier­tas a los ha­bi­tan­tes y a los ve­ci­nos”, se­ña­la Char­les Bre­wer, CEO del pro­yec­to. Las Ca­ta­li­nas as­pi­ra ser un mo­de­lo en Cos­ta Ri­ca. Ins­pi­ra­do en la ge­ne­ro­sa na­tu­ra­le­za de Bahía Po­tre­ro, en el nor­te de Gua­na­cas­te, y pro­mue­ve una vi­sión sos­te­ni­ble al com­bi­nar un de­sa­rro­llo ins­pi­ra­do en al­tos es­tán­da­res de la ar­qui­tec­tu­ra, el res­pe­to por la na­tu­ra­le­za, el con­fort de to­dos los vi­si­tan­tes y la vin­cu­la­ción con las co­mu­ni­da­des de su en­torno. Uno de los de­ta­lles que más se des­ta­can de es­te pro­yec­to es que de su te­rreno to­tal de 472 hec­tá­reas, el 20% se­rá el área má­xi­ma don­de ha­brá cons­truc­ción, de acuer­do con un plan maes­tro que se eje­cu­ta­rá a lo lar­go de los pró­xi­mos 25 años. To­dos es­tos ele­men­tos le dan un ca­rác­ter úni­co des­de su ini­cio y en las eta­pas de de­sa­rro­llo que ya son una reali­dad. “So­mos un es­pa­cio de con­vi­ven­cia des­de nues­tra con­cep­ción ori­gi­nal. Es­ta­mos to­tal­men­te abier­tos, con áreas na­tu­ra­les, de jue­go, ca­mi­nos pa­ra sen­de­ris­mo y otros deportes pa­ra el dis­fru­te e in­ter­ac­ción de to­dos los que quie­ran vi­si­tar­nos”, co­men­tó Ja­mes Berry, vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo y ge­ren­te ge­ne­ral de Las Ca­ta­li­nas. Ca­sas y áreas co­mu­nes col­ma­das de de­ta­lles pa­ra que los sen­ti­dos dis­fru­ten de ac­ce­so­rios que com­bi­nan ele­gan­cia, dis­fru­te e iden­ti­dad. Todo es­to es par­te de es­te in­no­va­dor pro­yec­to. Las Ca­ta­li­nas es un pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio que as­pi­ra a ser un mo­de­lo en Cos­ta Ri­ca, tan­to por ser un ejem­plo de neo­ur­ba­nis­mo, co­mo por ges­tio­nar una vi­sión de vi­da sos­te­ni­ble al com­bi­nar vi­da co­mu­nal, ar­qui­tec­tu­ra y na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.