Cons­truc­ción se ha­ce ami­ga del am­bien­te

Apro­ve­cha­mien­to de es­pa­cios ver­des y re­duc­ción del con­su­mo de ener­gía y agua des­ta­can en los nue­vos desa­rro­llos

Espacios - - Portada -

No se tra­ta de una mo­da pa­sa­je­ra. Cons­truir en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za se ha con­ver­ti­do en una nor­ma pa­ra las em­pre­sas cons­truc­to­ras y ca­si una exi­gen­cia de mu­chos clien­tes.

Obras más efi­cien­tes, que per­mi­tan más en­tra­das de luz y de ai­re, ayu­da­rán a re­du­cir el con­su­mo de ener­gía. Ade­más, el apro­ve­cha­mien­to del agua de llu­via y la ins­ta­la­ción de sis­te­mas sa­ni­ta­rios se­cos per­mi­ten un im­por­tan­te aho­rro en agua.

No so­lo se cui­dan los re­cur­sos, sino que tam­bién se lo­gran im­por­tan­tes aho­rros en las fac­tu­ras de elec­tri­ci­dad y agua. En años an­te­rio­res, era co­mún lim­piar el te­rreno to­tal­men­te pa­ra ini­ciar la cons­truc­ción. Hoy en día, al­gu­nos desa­rro­lla­do­res apro­ve­chan el es­pa­cio na­tu­ral exis­ten­te y lo in­clu­yen den­tro de las ame­ni­da­des del con­do­mi­nio.

Adi­cio­nal­men­te, se plan­tea el uso de nue­vos sis­te­mas cons­truc­ti­vos, más li­via­nos y se­cos, con lo cual hay un aho­rro de re­cur­sos, hay me­nos des­per­di­cio y el tiem­po de cons­truc­ción, con per­so­nal de­bi­da­men­te en­tre­na­do, es mu­cho me­nor.

“Los ma­te­ria­les li­via­nos son más lim­pios y ami­ga­bles con el am­bien­te, la fa­bri­ca­ción es con­tro­la­da en la fá­bri­ca y su co­lo­ca­ción no de­man­da con­ta­mi­na­ción en si­tio. Ade­más, son más fle­xi­bles en ca­so de que hu­bie­ra que re­mo­ver­los en el fu­tu­ro”, ex­pli­có el ar­qui­tec­to Car­los Aven­da­ño, quien es­tá al fren­te del pro­yec­to del Cen­tro Na­cio­nal de Con­ven­cio- nes, una obra que se ca­rac­te­ri­za por las in­no­va­cio­nes en su di­se­ño.

En­tre es­tos ma­te­ria­les des­ta­ca el fi­bro­ce­men­to, que tie­ne en­tre sus ca­rac­te­rís­ti­cas la ver­sa­ti­li­dad de su uso, ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a cual­quier di­se­ño, la fa­ci­li­dad de ins­ta­la­ción y ma­ni­pu­la­ción, ade­más de de­jar me­nos ba­su­ra en las cons­truc­cio­nes o re­mo­de­la­cio­nes.

“El fi­bro­ce­men­to es fa­bri­ca­do en plan­tas ami­ga­bles con el am­bien­te que re­uti­li­zan los des­per­di­cios ge­ne­ra­dos en el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción pa­ra re­in­te­grar­los al pro­ce­so ini­cial y evi­tar desechos in­ne­ce­sa­rios. Pue­de con­si­de­rar­se la ma­de­ra del fu­tu­ro pues exis­ten pre­sen­ta­cio­nes que dan un aca­ba­do to­tal­men­te si­mi­lar a la ma­de­ra pe­ro son de fi­bro­ce­men­to, por lo tan­to, no se es­tán ta­lan­do ár­bo­les pa­ra cons­truir”, di­jo Ro­nald Thá­mez, ge­ren­te de Mer­ca­deo Cor­po­ra­ti­vo Re­gio­nal de Ply­cem.

Otro es­fuer­zo in­tere­san­te que rea­li­za la em­pre­sa pri­va­da son los jar­di­nes ecoe­fi­cien­tes. Ocho de ellos se cons­tru­ye­ron den­tro de la Zo­na Fran­ca Co­yol en las ins­ta­la­cio­nes de di­ver­sas em­pre­sas.

Es­tos jar­di­nes ecoe­fi­cien­tes fue­ron di­se­ña­dos y cons­trui­dos de ma­ne­ra que mi­ni­mi­cen el im­pac­to di­rec­to en el me­dioam­bien­te a lo lar­go de su ci­clo de vi­da. Se siem­bran plan­tas de po­co man­te­ni­mien­to, ca­si no re­quie­ren agro­quí­mi­cos y pa­ra su rie­go se em­plea agua tra­ta­da no po­ta­ble y se ha­ce en ho­ras de la no­che, pa­ra evi­tar la eva­po­ra­ción del lí­qui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.