APREN­DIEN­DO A VI­VIR EN CON­DO­MI­NIO

To­le­ran­cia y men­ta­li­dad abier­ta son ca­rac­te­rís­ti­cas cla­ves

Espacios - - Portada -

Un cam­bio de men­ta­li­dad, ser cons­cien­te de que hay áreas que no le son del to­do pro­pias y la pro­fun­da con­vic­ción de que se re­quie­re un acuer­do pa­ra que el con­do­mi­nio fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te son par­te de las ideas que de­ben es­tar cla­ras en la men­te de quie­nes desean ad­qui­rir una vi­vien­da o apar­ta­men­to en con­do­mi­nio.

Un con­do­mi­nio es un mo­de­lo de­mo­crá­ti­co, pues las de­ci­sio­nes o normas que lo ri­jan se­rán to­ma­das por lo que acuer­de la ma­yo­ría de los con­dó­mi­nos.

La pro­pie­dad en con­do­mi­nio es un de­re­cho que tie­ne dos di­men­sio­nes: una pri­va­da y una co­mún. Ca­da pro­pie­ta­rio es due­ño ex­clu­si­vo de su fi­lial, y a la vez es due­ño en co­mún de los es­pa­cios y bie­nes co­mu­nes, por­cen­tual­men­te se­gún el área que su fi­lial re­pre­sen­te den­tro del con­do­mi­nio. Es­ta reali­dad es la que mu­chas ve­ces ge­ne­ra pro­ble­mas de­bi­do a la fal­ta de com­pren­sión de quie­nes ad­quie­ren una vi­vien­da ba­jo es­te mo­de­lo.

“Ten­go clien­tes que han ad­qui­ri­do una ca­sa en con­do­mi­nio y ter­mi­nan yén­do­se por­que no so­por­tan la idea de res­pe­tar la de­ci­sión de la ma­yo­ría aun­que no es­tén de acuer­do, a otros en es­pe­cial ex­tran­je­ros les en­can­ta más bien pa­gar una cuo­ta y que otros de­ci­dan so­bre los ser­vi­cios que con­tra­tan. Se tra­ta de ser cons­cien­te y to­le­ran­te”, ex­pli­có An­drés Za­mo­ra, es­pe­cia­lis­ta en bie­nes raí­ces.

Se tra­ta tam­bién de un cam­bio de cul­tu­ra que ha re­pre­sen­ta­do to­do un pro­ce­so en los ca­sos de los ti­cos, pues los ex­tran­je­ros ya es­tán acos­tum­bra­dos.

Un asun­to im­por­tan­te por con­si­de­rar es que an­tes de que se cons­tru­ya un con­do­mi­nio ya de­be ha­ber un re­gla­men­to ba­se, el cual es pro­ba­ble que cam­bie cuan­do los con­dó­mi­nos ha­bi­ten en él y reali­cen sus asam­bleas pe­ro es­te do­cu­men­to ini­cial de­be ad­jun­tar­se con el con­tra­to, es im­por­tan­te re­vi­sar­lo y es­tar de acuer­do an­tes de la com­pra, des­ta­có Za­mo­ra.

La prin­ci­pal mo­ti­va­ción pa­ra vi­vir en un con­do­mi­nio ce­rra­do es la se­gu­ri­dad, mien­tras que el rui­do y los pro­ble­mas por mas­co­tas sue­len ser los ro­ces más co­mu­nes.

Otra re­co­men­da­ción es asis­tir siem­pre a las asam­bleas de con­dó­mi­nos pues es ahí don­de se to­man las de­ci­sio­nes, así co­mo ase­gu­ra­se de que se nom­bren las per­so­nas ade­cua­das en las jun­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.