CÓ­MO QUE­JAR­SE CO­RREC­TA­MEN­TE

Espacios - - Bienes Raíces - Fuen­te: Ig­na­cio Al­fa­ro, abogado ex­per­to en la ad­mi­nis­tra­ción de con­do­mi­nios

El pri­mer pa­so es te­ner cla­ro si la que­ja es a cau­sa de una de­fi­cien­cia en el ser­vi­cio de la ad­mi­nis­tra­ción, o por con­duc­tas de otra per­so­na re­si­den­te.

Si es por la con­duc­ta de un con­dó­mino la pri­me­ra re­fe­ren­cia de­be ser el artículo 15 de la Ley Re­gu­la­do­ra de la Pro­pie­dad en Con­do­mi­nio, que im­po­ne a los pro­pie­ta­rios, el de­ber de no eje­cu­tar nin­gún ac­to o in­cu­rrir en omi­sión, que “per­tur­be la tran­qui­li­dad de los de­más pro­pie­ta­rios o com­pro­me­ta la so­li­dez, se­gu­ri­dad, sa­lu­bri­dad o co­mo­di­dad del con­do­mi­nio”.

Cuan­do una per­so­na pro­pie­ta­ria es víc­ti­ma de al­gu­na si­tua­ción que oca­sio­ne al­guno de es­tos pro­ble­mas, de­be de in­me­dia­to ha­cer­lo sa­ber por es­cri­to a la ad­mi­nis­tra­ción, no es­pe­rar has­ta la asam­blea anual pa­ra men­cio­nar­lo.

La ad­mi­nis­tra­ción de­be re­co­pi­lar in­for­ma­ción e ir pre­pa­ran­do el de­bi­do pro­ce­so, por si fue­ra ne­ce­sa­rio im­po­ner una san­ción a quien es­tá in­cu­rrien­do en esas con­duc­tas.

Si pue­de pro­bar­se que­la ad­mi­nis­tra­ción no aten­dió la si­tua­ción de­nun­cia­da, po­dría bus­car­se que el asun­to sea de co­no­ci­mien­to de la Asam­blea de Pro­pie­ta­rios, sin ol­vi­dar que la po­si­ción de po­der en la que se en­cuen­tra la ad­mi­nis­tra­ción even­tual­men­te po­dría ha­cer­la su­je­to de un re­cur­so de am­pa­ro.

Si la Asam­blea no pu­die­ra re­sol­ver el te­ma con ra­pi­dez, la nor­ma­ti­va na­cio­nal tam­bién es de cum­pli­mien­to pa­ra las per­so­nas que re­si­den en el con­do­mi­nio, por lo que, si se tra­ta de si­tua­cio­nes de fu­ma­do, te­nen­cia de ani­ma­les de com­pa­ñía o in­ten­si­dad de so­ni­dos, po­dría ha­ber normas e ins­tan­cias ad­mi­nis­tra­ti­vas pú­bli­cas a las cua­les re­cu­rrir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.