Igle­sia de San Ra­fael de Es­ca­zú

Espacios - - Decoración -

En un en­can­ta­dor pue­bli­to ba­jo un man­to es­plen­do­ro­so de mís­ti­cas mon­ta­ñas que lo res­guar­dan y que cre­ció co­mo el se­gun­do dis­tri­to de la pro­vin­cia de San Jo­sé, se vis­lum­bra una pe­que­ña igle­sia ca­tó­li­ca de in­fluen­cia ba­rro­ca fran­cis­ca­na, cu­ya edi­fi­ca­ción se ba­sa en una gra­ve tra­ge­dia vi­vi­da por los ve­ci­nos del pue­blo de San Ra­fael de Es­ca­zú. Cuen­ta la his­to­ria que a me­dia­dos del si­glo an­te­pa­sa­do, una gran tor­men­ta desató una ca­be­za de agua en el río Agres, la cual fi­na­li­zó en el ca­mino vie­jo a Pa­ca­cua, lu­gar don­de se le­van­tó una es­ta­tua a di­cho san­to y que aún se man­tie­ne el mo­nu­men­to en el si­tio.

Ca­si 100 años des­pués, se le en­co­mien­da el pro­yec­to de eri­gir una er­mi­ta al gran ar­qui­tec­to y ar­tis­ta Teo­do­ri­co Qui­rós Alvarado, quien fue uno de los pio­ne­ros en in­ves­ti­ga­ción de la ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial, por lo cual desa­rro­lla en su fa­cha­da una pro­yec­ción úni­ca ba­sa­da pro­por­cio­nal­men­te en la igle­sia de Uja­rrás, di­cha fa­cha­da de la­dri­llo evo­ca una for­ma de con­torno muy si­mi­lar, pe­ro con di­fe­ren­cias su­ti­les. La al­tu­ra de ella es ma­yor, la ubi­ca­ción de las ven­ta­nas va­ría se­gún su eje, el cam­pa­na­rio pa­sa a te­ner tres ele­men­tos y cua­tro pe­que­ñas to­rres; to­do es­to ge­ne­ra una si­mi­li­tud.

En­ten­dien­do un po­co más su con­for­ma­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca, la plan­ta tie­ne un es­ti­lo ecle­sial tí­pi­co, con tres na­ves y un pe­que­ño pres­bi­te­rio el cual ha­ce cons­tar la in­fluen­cia del ba­rro­co tar­dío en es­ta es­truc­tu­ra. Su em­pla­za­mien­to atí­pi­co ubi­ca la pla­za, la es­cue­la y la igle­sia co­mo ca­be­ce­ra de dis­tri­to, pe­ro su pro­yec­ción es ha­cia el nor­te, no al oes­te co­mo la ma­yo­ría, lo cual ha­ce su­po­ner que la im­por­tan­cia de la an­ti­gua vía a Pa­ca­cua fue el ori­gen de la de­ci­sión de cam­biar la di­rec­cio­na­li­dad de la fa­cha­da.

En su in­te­rior se lo­gra vis­lum­brar una sen­ci­llez prag­má­ti­ca, con de­ta­lles im­por­tan­tes de ma­de­ra y un al­tar que real­za el va­lor con­cep­tual ba­rro­co. Cuan­do se ob­ser­va de fren­te, es­ta blanca es­truc­tu­ra se con­tra­rres­ta con el ver­dor de los ce­rros, lo cual man­tie­ne una pro­por­ción úni­ca, ya que en sus ini­cios era un pe­que­ño ran­chi­to de techo de pa­ja. Gra­cias a la do­na­ción de los te­rre­nos por la se­ño­ra Jo­se­fi­na Sa­bo­río de Flo­res se lo­gra en­ta­blar el sue­ño de los ve­ci­nos que feha­cien­te­men­te le die­ron vi­da, dan­do un nue­vo sen­ti­do al lu­gar. La igle­sia de San Ra­fael de Es­ca­zú guar­da mu­chos in­tere­san­tes se­cre­tos que son dig­nos de ad­mi­rar.

Fo­tos www.car­ta­gohoy.com Ma­pio.net

La igle­sia de San Ra­fael de Es­ca­zú es una re­pli­ca de la an­ti­gua Igle­sia de Uja­rrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.