Sa­que pro­ve­cho de la de­co­ra­ción asiá­ti­ca

Di­ver­si­dad de en­fo­ques pa­ra aca­ba­dos mo­der­nos

Espacios - - PORTADA -

La de­co­ra­ción orien­tal es una ten­den­cia que ha to­ma­do fuer­za en los úl­ti­mos tiem­pos, qui­zás por su ver­sa­ti­li­dad al ofre­cer múl­ti­ples al­ter­na­ti­vas pa­ra dar ar­mo­nía a di­ver­sos si­tios del ho­gar.

Las op­cio­nes abar­can des­de de­co­ra­cio­nes muy car­ga­das de ele­men­tos, co­lor y bri­llo ca­rac­te­rís­ti­co de re­gio­nes co­mo la In­dia y Chi­na has­ta ten­den­cias más con­tem­po­rá­neas que in­clu­yen más ar­te­fac­tos tec­no­ló­gi­cos y en las que des­ta­ca un sen­ti­do de ma­yor so­brie­dad en los con­cep­tos de­co­ra­ti­vos, ins­pi­ra­dos en la cul­tu­ra ja­po­ne­sa.

“En es­te ti­po de de­co­ra­ción los to­nos bri­llan­tes son in­dis­pen­sa­bles pues pa­ra las cul­tu­ras asiá­ti­cas se aso­cian con la pros- pe­ri­dad emo­cio­nal y eco­nó­mi­ca, son muy uti­li­za­dos en dor­mi­to­rios y en co­mer­cios u ofi­ci­nas de ne­go­cios. Tam­bién se sue­len uti­li­zar sim­bo­lis­mos li­ga­dos con los cua­tro ele­men­tos: tie­rra, agua, fue­go y ai­re ubi­ca­dos en pun­tos es­tra­té­gi­cos co­mo puer­ta de en­tra­da y con ba­se en los pun­tos car­di­na­les”, co­men­tó Mar­ce­la So­to, di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res.

Mien­tras, en la de­co­ra­ción chi­na se uti­li­za mu­cho el agua, al es­tar re­la­cio­na­da con la pros­pe­ri­dad jun­to con la plan­ta de ja­de ubi­ca­da en la en­tra­da; en la ins­pi­ra­da en la In­dia la mez­cla de co­lo­res se apli­ca sin re­ser­vas, in­cor­po­ran­do a la vez tex­tu­ras. Pa­ra So­to, es­ta es la ra­zón por la cual re­sul­tan tan fa­mo­sas las al­fom­bras de es­ta par­te del mun­do, cu­ya con­fec­ción es ar­te­sa­nal.

De ma­ne­ra ge­ne­ral, exis­te una se­rie de par­ti­cu­la­ri­da­des que cons­ti­tu­yen el estilo de de­co­ra­ción asiá­ti­ca, vin­cu­la­das con una se­rie de prin­ci­pios o as­pec­tos por con­si­de­rar, en­tre ellos:

El ele­men­to na­tu­ral

Los jar­di­nes son muy im­por­tan­tes en la de­co­ra­ción asiá­ti­ca, no so­lo por su es­ce­na­rio al ai­re li­bre, sino tam­bién por la vis­ta cuan­do se les ad­mi­ra des­de el in­te­rior. Pue­de ex­ten­der el jar­dín al in­te­rior co­lo­can­do bam­bú, plan­tas ver­des, flo­res en ja­rro­nes, ro­cas o una pe­que­ña fuen­te.

In­dis­pen­sa­ble el bam­bú

El bam­bú es un ele­men­to que no pue­de fal­tar, ya sea co­mo plan­ta o bien en mo­bi­lia­rio, y has­ta en pi­sos.

“El bam­bú no pa­sa de mo­da. Se le co­no­ce co­mo el ace­ro ve­ge­tal, es fle­xi­ble y re­sis­ten­te, muy fun­cio­nal en cual­quier ti­po de construcción, así se ha de­mos­tra­do por años en las cul­tu­ras asiá­ti­cas. In­clu­so fun­cio­na ex­ce­len­te­men­te en pi­sos tam­bién, des­pués de un tra­ta­mien­to idó­neo es posible ob­te­ner pi­sos tan­to en for­ma­to de cua­dros de di­fe­ren­te me­di­da co­mo en for­ma­to de ta­blas”, co­men­tó Jor­ge Mil­ton Nú­ñez, ar­qui­tec­to.

Sim­pli­ci­dad y ar­mo­nía

Los in­te­rio­res sue­len os­ten­tar una sim­pli­ci­dad ele­gan­te, evi­tan­do el des­or­den, con lí­neas lim­pias y es­ca­sa or­na­men­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.