La tec­no­lo­gía nos per­mi­te aho­rrar en el ho­gar.

Espacios - - En portada - Por Ro­dri­go Díaz rdiaz@la­re­pu­bli­ca.net

Te­ner una ca­sa in­te­li­gen­te ya no es un lu­jo que so­lo per­so­nas de muy al­to po­der ad­qui­si­ti­vo pue­dan dar­se.

Las nue­vas tec­no­lo­gías per­mi­ten te­ner ac­ce­so a elec­tro­do­més­ti­cos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y por me­dio de In­ter­net po­de­mos con­tro­lar a dis­tan­cia cier­tos dis­po­si­ti­vos del ho­gar, co­mo las lu­ces, las cor­ti­nas y al­gu­nos ar­te­fac­tos con co­ne­xión.

Es­to es una ven­ta­ja si se bus­ca el aho­rro de ener­gía. Ya no se­rá ne­ce­sa­rio te­ner las lu­ces en­cen­di­das to­do el día si se es­tá de via­je, pues pue­den pro­gra­mar­se pa­ra en­cen­der­se a de­ter­mi­na­da ho­ra. De la mis­ma for­ma, los sen­so­res de mo­vi­mien­to per­mi­ten apa­gar las lu­ces en las ha­bi­ta­cio­nes don­de no hay na­die. Tam­po­co se­rá ne­ce­sa­rio te­ner to­dos los equi­pos co­nec­ta­dos y gas­tan­do ener­gía, pues se po­dría “blo­quear” el pa­so de co­rrien­te ha­cia esos apa­ra­tos.

Se pue­den abrir las cor­ti­nas au­to­má­ti­ca­men­te pa­ra per­mi­tir el pa­so de la luz o man­te­ner el ai­re acon­di­cio­na­do a una tem­pe­ra­tu­ra agra­da­ble sin gas­tar en ex­ce­so. Y to­do ma­ne­ján­do­se a tra­vés del te­lé­fono mó­vil.

En la co­ci­na, los elec­tro­do­més­ti­cos son mu­cho más efi­cien­tes. Apar­te de las tec­no­lo­gías que per­mi­ten un aho­rro de ener­gía, en las co­ci­nas mo­der­nas se pue­de pro­gra­mar una re­ce­ta que per­mi­te ca­len­tar los ali­men­tos a la tem­pe­ra­tu­ra exac­ta sin gas­tar de más.

El fu­tu­ro ya to­có la puer­ta de su pro­pia ca­sa. Dé­je­lo en­trar y dis­fru­te de los be­ne­fi­cios de la al­ta tec­no­lo­gía en su ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.