LA­BIOS SE­DUC­TO­RES

EL ÁCIDO HIALURÓNICO LOGRA MÁS VO­LU­MEN Y ME­JOR DE­FI­NI­CIÓN

Estilo Ejecutivo - - BIENESTAR - DR. JUAN JO­SÉ RO­DRÍ­GUEZ DERMATÓLOGO MOMENTUM PI­NA­RES Y DAMARJO MEDICAL CEN­TER

La­bios me­jor de­fi­ni­dos y con ma­yor vo­lu­men es uno de los de­seos de mu­chos pa­cien­tes que acu­den a la ayuda de pro­fe­sio­na­les. Los im­plan­tes o re­lle­nos fa­cia­les pue­den ser la so­lu­ción, se tra­ta de sus­tan­cias que se in­tro­du­cen por de­ba­jo de la piel con la uti­li­za­ción de agu­jas o cá­nu­las, su fun­ción es res­tau­rar el vo­lu­men que se ha per­di­do con el pa­so del tiem­po. En­tre los más co­mu­nes es­tá el ácido hialurónico, la gra­sa au­tó­lo­ga ( pro­pia) y el co­lá­geno. El ácido hialurónico es una mo­lé­cu­la com­ple­ja de ori­gen na­tu­ral, que for­ma gran­des ma­tri­ces en el te­ji­do cor­po­ral, co­mo la piel y el car­tí­la­go. Al igual que una es­pon­ja, su fun­ción prin­ci­pal es li­gar y ab­sor­ber las mo­lé­cu­las de agua, lo que crea vo­lu­men en el ros­tro; es de los re­lle­nos más se­gu­ros, más uti­li­za­dos y tie­ne una du­ra­ción apro­xi­ma­da de año y me­dio. Las zo­nas más fre­cuen­te­men­te tra­ta­das son los sur­cos na­so­ge­nia­nos, pó­mu­los, las lla­ma­das lí­neas de ma­rio­ne­ta y los la­bios; con­si­guien­do con es­to el tra­ta­mien­to de arru­gas, re­mo­de­la­ción fa­cial y re­ju­ve­ne­ci­mien­to sin ci­ru­gía, sien­do un pro­ce­di­mien­to rá­pi­do y con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos pa­ra las per­so­nas.

EN LOS LA­BIOS

Res­pec­to a la bo­ca, se uti­li­za un re­lleno es­pe­cial pa­ra es­ta zo­na. Los usos y tra­ta­mien­tos más co­mu­nes en es­ta área son la co­mi­su­ra la­bial, arru­gas la­bia­les o pe­ri­bu­ca­les ( có­di­go de ba­rras del fu­ma­dor), res­ta­ble­cer el vo­lu­men que se ha per­di­do. La gran ven­ta­ja de es­te re­lleno es que es muy bien to­le­ra­do de­bi­do a que es un pro­duc­to que el cuer­po uti­li­za y ab­sor­be de for­ma na­tu­ral. Se de­be te­ner en cuen­ta que irá des­apa­re­cien­do po­co a po­co en un lap­so de año y me­dio. El pro­ce­di­mien­to es su­ma­men­te rá­pi­do e in­do­lo­ro y hay muy po­cos o nin­gún efec­to se­cun­da­rio que po­dría ser la equi­mo­sis ( pe­que­ños mo­re­tes). Los re­sul­ta­dos de es­te ti­po de tra­ta­mien­to son muy fa­vo­ra­bles, lo­gran­do un aca­ba­do muy na­tu­ral, ade­más el per­fi­la­do de los la­bios con for­mas fi­nas y a la vez vo­lup­tuo­sas, re­co­bran­do el vo­lu­men per­di­do o for­man­do uno nue­vo desea­do. Otro de los pi­la­res en el tra­ta­mien­to de re­lleno de la­bios, son las dos co­lum­nas que se en­cuen­tran in­me­dia­ta­men­te por de­ba­jo de la na­riz y es lo que co­no­ce­mos co­mo el arco de cu­pi­do, el cual se pue­de re­sal­tar o de­fi­nir si nun­ca se tu­vo. Es­te pro­ce­di­mien­to da un ai­re más se­duc­tor, de ma­ne­ra na­tu­ral. Es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que pa­ra dar un as­pec­to to­tal­men­te na­tu­ral al im­plan­te, es­te se ha­ce por de­trás de los la­bios y no por el fren­te, lo que re­sal­ta los te­ji­dos na­tu­ra­les de la piel con­si­guien­do un col­chón pos­te­rior que re­sul­ta im­per­cep­ti­ble y na­tu­ral a la vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.