Da­niel Var­gas el chef que le­van­ta pa­sio­nes

Él es apa­sio­na­do por la gas­tro­no­mía y sus se­gui­do­res lo ad­mi­ran por su fa­ma y ta­len­to en la co­ci­na

Estilo Ejecutivo - - # INFLUENCER - MELISSA GON­ZÁ­LEZ MGONZALEZT@ LA­RE­PU­BLI­CA. NET

EL CHEF DA­NIEL VAR­GAS HA LO­GRA­DO SA­CAR PRO­VE­CHO A LA FA­MA DE LA TE­LE­VI­SIÓN, PA­RA DAR PA­SO A SU GRAN PA­SIÓN: LA CO­CI­NA. AC­TUAL­MEN­TE TIE­NE MU­CHOS PRO­YEC­TOS PER­SO­NA­LES POR EM­PREN­DER, QUE NO DU­DA­MOS LO­GRA­RÁ MA­TE­RIA­LI­ZAR PO­NIEN­DO LOS IN­GRE­DIEN­TES CO­RREC­TOS A CA­DA RECETA PA­RA SU ÉXI­TO.

¿ A CUÁL CHEF AD­MI­RA EN EL MUN­DO Y POR QUÉ?

A Ja­mie Oli­ver, es un chef de una tra­yec­to­ria in­creí­ble, ha tra­ba­ja­do en res­tau­ran­tes bue­ní­si­mos; pe­ro lo que más me gus­ta es su for­ma de ser, su ca­ris­ma, có­mo rea­li­za sus re­ce­tas. Así co­mo su en­fo­que por la gas­tro­no­mía, ya que se dio cuen­ta de que la gente no tie­ne tiem­po pa­ra ha­cer una receta de ho­ras, sino que bus­ca co­sas prac­ti­cas, rá­pi­das y de­li­cio­sas, en 15, 30 o 45 mi­nu­tos con po­cos in­gre­dien­tes y su­per­fres­cos, eso me gus­ta mu­cho. Ade­más de su fun­da­ción Food Re­vo­lu­tion Day, sue­ño con te­ner una pa­re­ci­da, en la que edu­car a ni­ños sobre la im­por­tan­cia de te­ner una buena ali­men­ta­ción pa­ra su cre­ci­mien­to.

¿ SE PUE­DE VI­VIR DE LA GAS­TRO­NO­MÍA EN COSTA RICA?

Sí, cla­ro, la ali­men­ta­ción es una ne­ce­si­dad del ser hu­mano. Es un ne­go­cio con una in­ver­sión muy al­ta, pe­ro si uno tie­ne un con­cep­to di­fe­ren­te y cla­ro, hay mu­cho mer­ca­do pa­ra tra­ba­jar.

¿ ES UN BUEN NE­GO­CIO?

Sí, no so­lo un res­tau­ran­te, que es un sa­cri­fi­cio, por las jor­na­das de tra­ba­jo; tam­bién se pue­de ha­blar de pro­duc­tos, hay un au­ge de em­pren­de­do­res con gran pe­gue, que ofre­cen sal­sas, he­la­dos, en­tre otros. Los mer­ca­di­tos or­gá­ni­cos se lle­nan, lo im­por­tan­te es te­ner una buena ad­mi­nis­tra­ción, un con­cep­to bo­ni­to y que ha­ya innovación, eso es lo que la gente bus­ca.

¿ CÓ­MO CAM­BIÓ SU VI­SIÓN UNA VEZ QUE SE IN­COR­PO­RÓ AL MER­CA­DO?

Se es­tu­dia pa­ra es­tar pre­pa­ra­do, pe­ro cuan­do se abre un ne­go­cio es arran­car de ce­ro. Sí me pe­gué un sus­to cuan­do em­pe­cé el res­tau­ran­te, el ma­ne­jo de per­so­nal, el te­ma de pla­ni­llas y pro­vee­do­res es com­pli­ca­do, en la uni­ver­si­dad en­se­ñan a ser em­plea­do, pe­ro no em­pren­de­dor. Pe­ro con la ayu­da de la fa­mi­lia y la ex­pe­rien­cia, se lo­gra. Es can­sa­do, pe­ro po­der in­ter­ac­tuar con el clien­te me en­can­ta, cuan­do to­mé la de­ci­sión de ce­rrar­lo fue por que te­nía tres tra­ba­jos, y era lo que me qui­ta­ba más tiem­po y ener­gía.

¿ CUÁL CONSIDERA ES EL PRIN­CI­PAL ERROR CUAN­DO SE INI­CIA UN NE­GO­CIO EN LA IN­DUS­TRIA?

Pue­de ser ex­ce­so de con­fian­za, un mal es­tu­dio de mer­ca­do. Un día es­ta­ba le­yen­do una en­tre­vis­ta y pre­gun­ta­ban: ¿ Cuál es la cla­ve de éxi­to? La res­pues­ta fue “to­mar bue­nas de­ci­sio­nes”; lue­go con­sul­tan: ¿ Cuál es la cla­ve pa­ra to­mar bue­nas de­ci­sio­nes? La res­pues­ta fue “la ex­pe­rien­cia”, pa­ra fi­na­li­zar con: ¿ Có­mo se ga­na ex­pe­rien­cia? “To­man­do ma­las de­ci­sio­nes”. La prue­ba y error es in­dis­pen­sa­ble, cuan­do sa­len las co­sas mal es un apren­di­za­je, eso nos ha­ce me­jo­res y nos ayu­da a ma­du­rar co­mo pro­fe­sio­na­les.

¿ QUÉ LE HA EN­SE­ÑA­DO EL CROSS­FIT QUE SE PUE­DA APLI­CAR EN LOS NE­GO­CIOS HOY EN DÍA?

To­da la vi­da he he­cho de­ma­sia­do de­por­te, des­de los nue­ve años, me ha en­se­ña­do a te­ner dis­ci­pli­na, da con­fian­za en uno mis­mo, es­ta­bi­li­dad, salud men­tal y fí­si­ca.

¿ CUÁL ES SU ES­PE­CIA­LI­DAD A LA HO­RA DE CO­CI­NAR?

Es­tu­dié co­mi­da fran­ce­sa y me­di­te­rrá­nea, adop­té las téc­ni­cas, pe­ro uno tie­ne que adap­tar­se a lo que la gente bus­ca, que son re­ce­tas prác­ti­cas y sa­lu­da­bles, siem­pre es­toy bus­can­do pro­duc­tos nue­vos y pre­pa­ra­cio­nes, por ejem­plo li­bres de glu­ten, in­gre­dien­tes co­mo la chía o la qui­noa, ten­go que man­te­ner­me en es­ta­do es­tu­dian­te.

¿ CUÁL ES SU RES­TAU­RAN­TE PRE­FE­RI­DO Y POR QUÉ?

No ten­go, lo que me gus­ta de un res­tau­ran­te es que ha­ya un equi­li­brio en­tre precio y ca­li­dad, pe­ro lo que más me im­por­ta es el buen ser­vi­cio, que el me­se­ro me re­ci­ba con una son­ri­sa, soy ce­ro “picky” con la co­mi­da, pe­ro sí me gus­ta que ten­ga un buen am­bien­te.

¿ Y SU CO­MI­DA PRE­FE­RI­DA?

La car­ne, soy to­tal­men­te car­ní­vo­ro, no me pue­de fal­tar la en­tra­ña en­tre ro­jo y tér­mino me­dio.

¿ QUÉ IN­GRE­DIEN­TES NO PUE­DEN FAL­TAR EN SU CO­CI­NA?

En de­fi­ni­ti­va, pi­mien­ta ne­gra, cho­co­la­te amar­go y la ca­ne­la.

¿ EN QUÉ PAÍS SE CO­ME ME­JOR?

Es cuestión de gus­tos, al­gu­nos tie­ne un cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca gran­de co­mo Mé­xi­co, Pe­rú y España, pe­ro me fas­ci­na la de Tai­lan­dia, esa me ma­ta.

SAL­TÓ A LA FA­MA CON DAN­CING WITH THE STARS, ¿ CUÁ­LES HAN SI­DO LOS PROS Y LOS CON­TRAS?

Fue una ca­ta­pul­ta a don­de es­toy, me en­can­ta y era lo que es­ta­ba bus­can­do, no hay nin­gún con­tra, me ha ayu­da­do a tra­ba­jar en lo que real­men­te quie­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.