LA CIU­DAD DE LOS SUE­ÑOS

ES­TE DES­TINO OFRE­CE HIS­TO­RIA, CUL­TU­RA, DE­POR­TE, VI­DA NOC­TUR­NA Y VA­RIE­DAD GAS­TRO­NÓ­MI­CA

Estilo Ejecutivo - - DESTINOS - ADRIA­NA CHA­VES ASE­SO­RA DE IMA­GEN

Em­pe­ce­mos con una vi­si­ta muy tem­pra­na a las mon­ta­ñas del Grif­fith Park, un lu­gar ideal pa­ra ver có­mo la ciu­dad de Los Ángeles des­pier­ta, con una vis­ta en pri­me­ra fi­la des­de sus co­li­nas, res­pi­ran­do ai­re fres­co en un en­torno per­fec­to pa­ra unir ejer­ci­cio, na­tu­ra­le­za y un pai­sa­je inigua­la­ble.

Des­pués de apre­ciar un ama­ne­cer, es ho­ra de un buen desa­yuno y el “down­town” se vuel­ve una ex­ce­len­te op­ción, es una zo­na que en los úl­ti­mos años ha te­ni­do mu­cho au­ge, su cre­ci­mien­to a ni­vel re­si­den­cial ha im­pul­sa­do la crea­ción de nue­vos y aco­ge­do­res lu­ga­res; en­tre ellos, ca­fe­te­rías, res­tau­ran­tes y pa­ra el dis­fru­te de la vi­da noc­tur­na.

Al caer la tar­de, la ciu­dad ro­dea­da de edi­fi­cios al­tos y an­ti­guos se em­pie­za a ilu­mi­nar, con fi­las de lu­ces que cru­zan sus ca­lles de la­do a la­do, crean­do un am­bien­te per­fec­to pa­ra ca­mi­nar, bas­tan unos mo­men­tos pa­ra dar­se cuen­ta de que la no­che co­bra vi­da.

Uno de los lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos es el Grand Cen­tral Mar­ket, fundado ha­ce 100 años, es­te es­pa­cio pro­me­te des­lum­brar a sus vi­si­tan­tes con los me­jo­res chefs de California, con una gran va­rie­dad de res­tau­ran­tes en don­de se ha­ce di­fí­cil es­co­ger.

Bas­ta ca­mi­nar por es­te mer­ca­do pa­ra dis­fru­tar de sus múl­ti­ples pues­tos de fru­tas, que­sos, vi­nos y mu­chos pro­duc­tos lo­ca­les, es per­fec­to si le gus­ta vi­vir una ex­pe­rien­cia de un día co­mo un ci­ta­dino.

Si quie­re se­guir dis­fru­tan­do de las ma­ra­vi­llo­sas vis­tas y de un her­mo­so atar­de­cer, el Oue Skys­pa­ce LA, en el edi­fi­cio U. S. Bank To­wer es el in­di­ca­do, ubi­ca­do tam­bién en Down­Town, es­te edi­fi­cio cuen­ta con la te­rra­za de ob­ser­va­ción más al­ta de California, se pue­de apre­ciar una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de 360 gra­dos.

Su prin­ci­pal atrac­ción es el Skys­li­de, un to­bo­gán de vi­drio al ai­re li­bre de 14 me­tros de lar­go, en don­de se des­li­zan des­de el pi­so 70 has­ta el 69.

Es­ta es la épo­ca per­fec­ta pa­ra dis­fru­tar de un es­pec­tácu­lo úni­co ba­jo la luz de las es­tre­llas en el Holly­wood Bowl, es el tea­tro al ai­re li­bre más gran­de de Es­ta­dos Uni­dos y en los me­ses de ve­rano la Fi­lar­mó­ni­ca de Los Ángeles se apo­de­ra de él, pre­sen­tan­do lo me­jor en jazz, mú­si­ca clá­si­ca, Broad­way y mú­si­ca in­ter­na­cio­nal.

Si su es­ta­día coin­ci­de con el se­gun­do jue­ves del mes, no du­de en asis­tir a es­te co­lo­ri­do re­co­rri­do: Down­town Los Ángeles Art Walk es una mues­tra de los me­jo­res ar­tis­tas, fo­tó­gra­fos, ga­le­rías, res­tau­ran­tes y ba­res del cen­tro.

Con­for­me va avan­zan­do la tar­de el am­bien­te va ca­len­tan­do y se vuel­ve real­men­te má­gi­co ca­mi­nar y dis­fru­tar de ca­da ga­le­ría. Siem­pre se ve­rán co­sas nue­vas y se tie­ne la opor­tu­ni­dad de ha­blar con los ar­tis­tas, dis­fru­tar de al­gún DJ y una co­pa de vino.

De­fi­ni­ti­va­men­te Los Ángeles nun­ca se ter­mi­na de co­no­cer, ya que pa­sa rein­ven­tán­do­se con­ti­nua­men­te, siem­pre ha­brá un nue­vo lu­gar que nos sor­pren­da en cual­quier ám­bi­to. Lo más im­por­tan­te es es­tar aten­to a dis­fru­tar y ex­plo­rar las nue­vas op­cio­nes que nos de­pa­ra tan be­lla ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.