NAYARA HO­TEL, SPA & GARDENS

LU­JO­SA JO­YA EN EL MAJESTUOSO VOL­CÁN ARE­NAL

Estilo Ejecutivo - - DESTINOS -

Tu­ve el pla­cer de vi­si­tar uno de los des­ti­nos más em­ble­má­ti­cos del país: La For­tu­na, en San Car­los, don­de se en­cuen­tra el vol­cán Are­nal. El tra­yec­to des­de San Jo­sé es de apro­xi­ma­da­men­te tres ho­ras en ca­rro, lo bueno es que es en­tre­te­ni­do, se apre­cia ex­ten­sa ve­ge­ta­ción, ríos y pai­sa­jes her­mo­sos. Me hos­pe­dé en Nayara Ho­tel en su nue­va área Nayara Springs, es un des­tino tan má­gi­co co­mo lo es el vol­cán, el per­so­nal es ge­nui­na­men­te ama­ble, en su mi­ra­da de­no­ta dis­po­si­ción y em­pa­tía. La pro­pie­dad cuen­ta con vis­ta di­rec­ta al vol­cán, jar­di­nes es­té­ti­ca­men­te cui­da­dos que se mez­clan y com­ple­men­tan con la ar­qui­tec­tu­ra, que destaca por sus to­ques ecléc­ti­cos y mo­der­nos. La ha­bi­ta­ción es un pla­cer a to­dos los sen­ti­dos, vi­sual­men­te her­mo­sa, amplia, in­mer­sa en un bos­que com­ple­ta­men­te pri­va­do, da la sen­sa­ción que uno es­tá so­lo en la sel­va con to­das las co­mo­di­da­des, un ja­cuz­zi en la te­rra­za, una ha­ma­ca col­gan­do co­mo una cla­ra in­vi­ta­ción a re­la­jar­se, ca­ma King Si­ze, y uno de mis de­ta­lles fa­vo­ri­tos: dos op­cio­nes de du­chas una den­tro de la ha­bi­ta­ción y otra en un jar­dín pri­va­do en el ex­te­rior. Hay sen­de­ros se­gu­ros, la ve­ge­ta­ción lu­cién­do­se en ca­da lu­gar a don­de se mi­re, puen­tes col­gan­tes y ja­cuz­zis es­con­di­dos en me­dio del bos­que y áreas de pis­ci­nas. La ofer­ta de ac­ti­vi­da­des pa­ra rea­li­zar es amplia, me fue di­fí­cil es­co­ger, me de­ci­dí por una cla­se de mi­xo­lo­gía. Lue­go al­mor­cé en el res­tau­ran­te Mis Amo­res, el me­nú es de co­mi­da in­ter­na­cio­nal con op­cio­nes ve­ge­ta­ria­nas. Or­de­né una fo­cac­cia y co­mo re­co­men­da­ción del chef un pes­ca­do con una guar­ni­ción de ve­ge­ta­les fres­cos y un arroz ver­de del cual pe­dí una por­ción ex­tra de lo de­li­cio­so que es­ta­ba. Pro­cu­ran­do ex­plo­rar al má­xi­mo las ofer­tas del lu­gar en la no­che ce­né en el res­tau­ran­te Lo­co Amor, pe­dí una com­bi­na­ción de pla­ti­llos pa­ra de­gus­tar. Ama­ne­cer en me­dio de la sel­va tie­ne su en­can­to, es un ener­gi­zan­te na­tu­ral pa­ra el cuer­po, la men­te y el es­pí­ri­tu. Otra de las ac­ti­vi­da­des que reali­cé fue una cla­se de yoga en un pa­be­llón in­mer­so en la na­tu­ra­le­za, se­gui­do por un desa­yuno es­ti­lo bu­fé con una ofer­ta com­ple­ta. Des­pués del desa­yuno ex­plo­ré más los al­re­de­do­res y des­can­sé en una de las áreas de la pis­ci­na, siem­pre ob­ser­van­do el majestuoso vol­cán, re­co­mien­do hos­pe­dar­se al me­nos dos no­ches. Es­te des­tino po­see el ba­lan­ce per­fec­to en­tre re­la­ja­ción y ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas, un re­ga­lo per­fec­to pa­ra uno mis­mo o pa­ra com­par­tir.

PA­RA LEER LA NO­TA COM­PLE­TA Y GA­LE­RÍA DE FO­TOS PUE­DE IN­GRE­SAR WWW. ESTILOEJECUTIVOCR. COM/ SECCION/ DES­TI­NOS

WILL MU­RI­LLO

IG TRA­VEL BLOGGER

@ WILL_ COSTARICA_ PURAVIDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.