THE GRAND AT THE MOON CAN­CÚN

ES­TE HO­TEL LE DA UNA NUE­VA CA­TE­GO­RÍA A UN TO­DO IN­CLUI­DO DE LU­JO

Estilo Ejecutivo - - DESTINOS - ÓLGER SÁN­CHEZ QUI­RÓS OSANCHEZ@LA­RE­PU­BLI­CA.NET

Em­pe­za­mos nues­tra tra­ve­sía con un vue­lo su­per­con­ve­nien­te un sá­ba­do a la una de la tar­de con Vo­la­ris, sa­li­mos pun­tua­les y en tres ho­ras ya es­tá­ba­mos ate­rri­zan­do en Can­cún. A diez mi­nu­tos del ae­ro­puer­to es­tá­ba­mos lle­gan­do a la pro­pie­dad del com­ple­jo The Grand, el cual cuen­ta con tres secciones enor­mes, ho­nes­ta­men­te los cua­tro días que es­tu­ve ahí no me al­can­za­ron pa­ra real­men­te dis­fru­tar de to­das las atrac­cio­nes que brin­da el ho­tel. La pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca de­ja una an­sie­dad por­que cuen­ta con 25 res­tau­ran­tes in­ter­na­cio­na­les y to­dos de al­to ni­vel.

Aun­que el cor­te del ho­tel es fa­mi­liar, en la sec­ción At Moon don­de es­ta­ba hos­pe­da­do, tie­nen una pis­ci­na so­lo pa­ra adul­tos, la cual me en­can­tó por­que tie­ne mú­si­ca chi­llout y pue­de es­tar re­la­ján­do­se con sus ami­gos dis­fru­tan­do has­ta con un nar­gui­le.

Cuan­do se op­ta por vi­si­tar un ho­tel to­do in­clui­do se pien­sa que se de­be re­nun­ciar a cier­ta ca­li­dad, co­mo­di­dad o lu­jo, es­te no es el ca­so ya que se tie­nen to­das esas cua­li­da­des en un so­lo lu­gar y real­men­te sien­te que es­tá re­ci­bien­do más ca­li­dad en com­pa­ra­ción con el pre­cio.

Pa­ra una fa­mi­lia el lu­gar es in­creí­ble por­que cuen­ta con atrac­cio­nes y ac­ti­vi­da­des pa­ra to­das las eda­des, su par­que acuá­ti­co es im­pre­sio­nan­te y le sa­can al ni­ño in­terno a cual­quie­ra, las ha­bi­ta­cio­nes son enor­mes y có­mo­da­men­te ca­ben cua­tro per­so­nas, con la ven­ta­ja que no pa­gan los ni­ños has­ta los 17 años de edad, los cua­les tam­bién tie­nen un com­ple­jo de dos pi­sos con vi­deo­jue­gos don­de van a es­tar en­tre­te­ni­dos to­do el día sin que los pa­dres es­tén preo­cu­pa­dos. Es­to es muy bueno.

Den­tro de las ha­bi­ta­cio­nes nun­ca le va a fal­tar na­da por­que en su “mi­ni­bar” hay go­lo­si­nas y snacks, más cer­ve­zas y li­co­res que es­tán in­clui­dos, apar­te del ser­vi­cio a la ha­bi­ta­ción, así que pue­de pe­dir un desa­yuno en el cuar­to y de­di­car­se na­da más a re­la­jar­se, ya que den­tro de es­te cuen­ta con un ja­cuz­zi. Otro de los de­ta­lles que enamo­ran es su me­nú de al­moha­das, yo op­té por una de la­van­da por sus cua­li­da­des re­la­jan­tes. Hay mu­cha va­rie­dad.

Le­yen­do los re­views del ho­tel, mu­cha gen­te se que­ja de la pla­ya por­que no es azul tur­que­sa co­mo la que es­tá en la zo­na ho­te­le­ra de Can­cún, sin­ce­ra­men­te con el ti­po de ins­ta­la­cio­nes que cuen­ta el ho­tel, el tono del mar es lo me­nos re­le­van­te, ya que su co­lor más os­cu­ro se de­be a que se en­cuen­tra por la ba­rra de co­ral, ade­más, cuan­do uno va de va­ca­cio­nes la idea es re­la­jar­se y dis­fru­tar de las co­mo­di­da­des que un ho­tel de lu­jo le da.

Aun­que es­te cen­tro es­tá ale­ja­do de la zo­na ho­te­le­ra de Can­cún, tam­po­co es preo­cu­pan­te, ya que a me­nos de 30 mi­nu­tos en ta­xi se lle­ga a Co­co Bon­go, la dis­co más fa­mo­sa de la zo­na, en es­te lu­gar pre­sen­tan es­pec­tácu­los es­ti­lo Broad­way, pe­ro al­re­de­dor hay mu­chas op­cio­nes.

De las re­co­men­da­cio­nes, es im­por­tan­te lle­var efec­ti­vo en la mo­ne­da lo­cal si se va a sa­lir fue­ra del ho­tel, ya que es más prác­ti­co y con­ve­nien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.